print
 
RIBAGORZA - INFRAESTRUCTURAS

El "rescate" del proyecto de ampliación de la estación de Cerler ilusiona al territorio


Los municipios más beneficiados creen que sería un freno a la despoblación



ELENA FORTUÑO
06/03/2019

GRAUS.- El anuncio del "inmediato" impulso a la ampliación de Aramón Cerler por Castanesa, realizado el pasado lunes por la consejera de Economía, Industria y Empleo del Gobierno de Aragón, Marta Gastón, fue recibido con euforia en el municipio de Montanuy, donde estaría el acceso, pero también en el resto de poblaciones de los valles de Baliera, Noguera-Ribagorzana e Isábena, las zonas más directamente beneficiadas por este acceso desde la N-230. Precisamente, el Consejo de Administración de Aramón aborda este asunto en la reunión que mantiene este miércoles.

El recurso de la nieve supondría "un balón de oxígeno" para unos municipios despoblados y envejecidos. Aunque la alcaldesa de Montanuy, Esther Cereza, se enteró "por la prensa", reconoció que ha sido una de sus prioridades este mandato. "Hemos tenido bastantes reuniones de trabajo analizando las posibles soluciones para reactivar el proyecto y sobre todo, para trasladar la situación que vivimos en la zona. Lo importante es que desde el Gobierno de Aragón han visto que esta zona está despoblada y que hay que hacer algo ya", comentó.

Respecto al proyecto, "en fase de estudio", dijo que podría ser una segregación de la ampliación inicial prevista. "Hasta 2020 hay un solo proyecto, que es el de Norman Foster, que tiene el tema de impacto ambiental aprobado hasta entonces. Entendemos por las reuniones que hemos mantenido, que de ese gran proyecto se puede segregar la conexión de la estación con nuestro municipio".

La alcaldesa detalló que este proyecto que supondría ejecutar alguna parte del inicial, que rondaba los 300 millones de euros, contemplaría adecuar un acceso hasta la montaña de Castanesa, desde donde se cogerían uno o varios telesillas que conectarían con el collado de Basibé. "Se trata de que sea viable, que es lo que va a determinar el estudio, y empezar a trabajar cuanto antes para que no caduquen los permisos", insistió aludiendo a esa declaración de Proyecto de Interés General de Aragón (Piga), en vigor hasta 2020.

Esther Cereza avanzó que esperan reunirse con el Gobierno de Aragón "para ver el estudio técnico, aunque creemos que contempla solo la conectividad por telesilla y el acceso con lanzaderas hasta allí", reiteró, en cualquier caso, muy satisfecha. Insistió en la importancia de conectar con Cerler para su municipio donde se han perdido un centenar de habitantes el último lustro. Con un censo de 218 personas, la escuela de Montanuy tiene solo 12 alumnos, pero para la alcaldesa el proyecto beneficia a toda la zona.

Laspaúles también ha perdido un centenar de habitantes en los últimos años. "Éramos 310 y ahora rondamos los 220 habitantes", lamentó el alcalde, Ignacio Espot, sorprendido por la noticia, pero esperanzado. "Hubo algún contacto con Aramón hace tiempo. Ojalá se mueva porque si no esto está muerto. Nosotros, Montanuy. A toda esta zona le queda muy poca vida", aseguró deseando que este anuncio no sea "propaganda electoral", dijo sobre este acceso por la N-230, a unos 15 kilómetros de su municipio.

Bonansa mantiene los 90 habitantes de hace ocho años, aunque su alcalde y vicepresidente de la Comarca de la Ribagorza, Marcel Iglesias, no es optimista. "La tendencia es a perder población", aseguró, ilusionado con la ampliación.

"Acercar la estación es una solución para esta zona. Es una buena noticia y es necesario, sería utilizar un recurso que tenemos aquí y que hay que aprovechar", consideró aludiendo al desarrollo que conllevaría. "El esquí genera economía y puestos de trabajo y a esta zona le hace falta un revulsivo económico".

A su juicio, también para el Valle de Benasque y para Cerler la ampliación es necesaria. "Al final, supone tener una estación más grande. Baqueira se ha abierto al Pallars y lejos de perder, tiene más tirón. Cerler también necesita crecimiento para estar a la altura de otras como Formigal", detalló.

En las últimas elecciones, el Ayuntamiento de Isábena pasó de 7 a 5 concejales al bajar el censo. "Rondamos los 250 habitantes y eso que nos vamos manteniendo mejor que nuestros vecinos de Beranuy y Torre la Ribera", detalló el alcalde, Joaquín Montanuy, contento con la noticia. "Para el Valle del Isábena, acercar el acceso a Cerler -a unos 30 kilómetros del municipio- sería un empujón muy importante, sobre todo en invierno".

Desde el Valle del Noguera Ribagorzana, poblaciones como Sopeira se mostraron encantadas con el nuevo acceso de Cerler. "Todo lo que se haga es positivo porque vamos bajando de población. Estas elecciones pasamos de 5 a 3 concejales. Hay que hacer algo urgente", consideró el alcalde, José María Ariño.

 

"SI QUEREMOS UNA BUENA ESTACIÓN HAY QUE DAR SERVICIOS"

 

Desde el Valle de Benasque, el anuncio de ampliación de Aramón Cerler fue recibido con prudencia, ya que se desconoce el proyecto, dijeron, mientras pedían amplitud de miras para abordarlo porque aumentar el volumen de la estación, tanto por Castanesa como por Ardonés, reivindicación fundamental del valle, exige redimensionar servicios e infraestructuras y, sobre todo, ejecutar el telecabina Benasque-Cerler. Así lo afirmó el alcalde benasqués, José Ignacio Abadías, con quien coincidió el presidente de la Asociación Turística y Empresarial Valle de Benasque (ATEVB), José María Ciria.

"No conocemos el proyecto de ampliación. Solo conocimos el de Norman Foster. Así que no podemos opinar sobre algo que desconocemos. Sin embargo -agregó- nuestro Ayuntamiento apoya la ampliación por Castanesa, siempre que se estudie la ampliación de Ardonés y se ejecute el telecabina Benasque-Cerler". Ardonés es una reivindicación antigua y fundamental, a juicio de José María Ciria. "Nosotros apoyamos cualquier ampliación y modernización de Cerler, pero recordamos que el acceso por Ardonés marcaría la diferencia como lo hizo Gallinero", consideró.

Coincidieron en que el telecabina Benasque-Cerler, que se pide desde hace 50 años, recordó el alcalde, sería ahora imprescindible. José Ignacio Abadías abogó por una visión global de la ampliación. "No es solo ganar kilómetros sino generar las infraestructuras que el turismo necesita. Si queremos una buena estación, hay que dar servicios al esquiador, no solo hacer un telesilla. Aunque confío en que los técnicos lo tengan en cuenta", concluyó el primer edil.