print
 
LA ENTREVISTA

Luis Piedrahita: "Las cosas pequeñas son las que hacen de la vida algo realmente grande"


El humorista presenta este sábado, a las 20:30 horas, en el Teatro Olimpia de Huesca su show "Las amígdalas de mis amígdalas son mis amígdalas"



S. D.
09/03/2019

HUESCA.- El humorista, cómico y mago Luis Piedrahita regresa este sábado al Teatro Olimpia, de Huesca, para presentar, a las 20:30 horas, su último show, Las amígdalas de mis amígdalas son mis amígdalas, "un espectáculo en el que no se habla de amígdalas en ningún momento. Ya lo aviso porque muchos asisten solo por si hay chistes sobre tejido linfoide y no quiero que se lleven a engaño". La razón del título, según confiesa, es sencilla. "Las amígdalas son la parte del cuerpo que uno enseña cuando se ríe. Cuando el público se ve poseído por las carcajadas, yo veo sus laringes desde el escenario. Veo un jardín florido de rosadas amígdalas que considero amigas".

El polifacético artista se sube este sábado por la noche a las tablas del Olimpia para demostrar que el humor es "un arma de construcción masiva" y, en este caso, mostrará a los oscenses que la vida es como un hotel, un sitio en el que vas a estar poco tiempo y tienes que llevarte todo lo que puedas.

Partiendo de que "las cosas pequeñas son las que hacen de la vida algo realmente grande", Luis Piedrahita hará un paralelismo entre las esponjas de baño, las polillas, los ascensores..., y el alma humana. "Cada objeto y cada comportamiento cotidiano esconde una reflexión sobre la condición humana", explica. "Es como un caballo de Troya en el que lo grande cabe dentro de lo pequeño".

Disfrutar, divertirse y tomarse la vida con humor es la máxima de este artista, que asegura que "no soluciona los problemas, no cura las heridas, ni hace que vuelva la persona amada. Seguirá doliéndonos la espalda, nuestros hijos continuarán suspendiendo alguna asignatura y los políticos seguirán robando, unas veces con la mano izquierda y otras veces con la mano derecha... Todo eso seguirá igual, pero el humor nos ayudará a que todo eso sea soportable".

Luis Piedrahita es un maestro en despertar sonrisas y risas y en conseguir que quienes le ven olviden por un rato los dolores de espalda o el desamor, pero también reconoce que no es fácil subirse solo a un escenario y conseguirlo. De hecho, "es muy difícil darlo todo un día y tener que superarse al día siguiente. Es muy fácil hacer un monólogo bueno o un buen juego de magia, lo difícil es sorprender al espectador con un contenido nuevo, más divertido cada vez. La carrera artística es una carrera en la que uno corre contra sí mismo".

Luis Piedrahita se reta cada día, y este sábado lo hará ante los oscenses, que se van a encontrar con un show de humor cotidiano e ingenioso. "Humor blanquito como las moscas polares. No es un espectáculo crítico ni corrosivo. Se trata de un humor más poético que político, que es el que más hace falta porque es el que menos abunda".

"Los oscenses tienen muy buen gusto, y no creo que haya que decirles nada", pero sí garantiza "que todo aquel que venga, saldrá mejor de lo que entró".