print
 
SOBRARBE - PESCA

Indignación en los pescadores de Sobrarbe por el cambio de normativa para 2019


El colectivo critica la supresión de los permisos de cotos a los ayuntamientos



D. A.
12/03/2019

HUESCA.- La Asociación de Pescadores de Sobrarbe manifiesta su "malestar e indignación" por el cambio de normativa para 2019, al considerar que "va en contra del pescador".

Asimismo, a través de una nota de prensa, denuncian los "atropellos constantes" que sufre el colectivo por parte de "ecologistas, animalistas y políticos".

Lamentan que la asociación, "con sesenta años de historia y un número de asociados de 140 personas, hasta hace 4 o 5 años", podría llegar a su fin debido a la actual normativa del Departamento de Desarrollo Rural y Sostenibilidad del Gobierno de Aragón.

Los dos principales ríos del Sobrarbe, el Cinca y el Ara, más sus afluentes, cuentan con un cauce superior a los 200 kilómetros, repartidos hasta hoy entre vedados, cotos de captura y suelta, y tramos libres, señalan en la nota, en la que apuntan que con la normativa de 2019 se "suprimen los permisos de cotos a los ayuntamientos (los que les correspondían)".

Así, de los kilómetros de pesca que tenían anteriormente, ahora se quedan con 15,5 del Ara, 7,3 del Cinca y 3,8 kilómetros del Cinqueta, indican, al tiempo que califican de "vergonzoso" que el tramo de 20 kilómetros comprendido entre Boltaña y Fiscal sea todo de captura y suelta.

"Que quede bien claro que el mayor deseo de esta asociación es que se reproduzca la trucha común, aunque nunca volverá a ser como antaño", manifiestan, y advierten de que si no se hacen depuradoras, no hay comida en el río. "La draga, principal alimento para la trucha, cada día escasea más, circunstancia que dificulta muchísimo su alimentación", denuncian.

Los alevines de la trucha, barbo y madrilla (casi exterminada) con los cormoranes (ave marina, no autóctona), en invierno campan a cientos y cada uno de ellos necesita comer unos 450 gramos de pescado al día.

"Aproximadamente cinco truchas de 18 centímetros al día por "pajarraco", sin olvidarnos de la garza, que si era poco en el río, ahora está haciendo estragos en los pequeños barrancos con el barbo Colirrojo, más la sal de las carreteras", denuncian.

 

"NO BASTA CON PROHIBIR"

 

Desde la asociación de pescadores piden que se hagan las cosas con sentido común. "No basta con prohibir -subrayan-, la prohibición siempre es el último recurso cuando no hay otras propuestas y lo más cómodo para los que regulan".

Proponen, como se hizo años atrás, que entre dos tramos de río, uno de ellos se vede por tres años y transcurrida esa fecha se alterne con el otro tramo. En concreto, plantean un coto social de Boltaña y otro de Fiscal para el río Ara, y uno de Labuerda y otro de Lafortunada en el Cinca.

Para muchas familias la pesca, así como la caza, ha sido y es una parte de subsistencia, ya que ayuda a incentivar la economía, indican, al tiempo que consideran que ir contra el colectivo favorece la despoblación.