print
 
ALTO ARAGÓN - AIRE LIBRE

Los escolares disfrutan del "oro blanco" del Pirineo de Huesca

Unos 3.000 jóvenes de 40 centros participan en la campaña de esquí de la DPH hasta el próximo 5 de abril



MERCEDES PORTELLA
24/03/2019

Tres mil jóvenes de 40 centros educativos de la provincia de Huesca disfrutan este año de la nieve en la Campaña de esquí escolar que viene promoviendo la Diputación Provincial desde los años 90. Esta temporada, por primera vez, llega a estudiantes de todas las comarcas altoaragonesas. Para el desarrollo de la misma, la DPH firma convenios con los ayuntamientos de Canfranc y Panticosa y la Comarca de la Ribagorza.

Los participantes sustituyen el aprendizaje en las aulas por otro en el medio natural mientras reciben clases de esquí, lo que les permite iniciarse en este deporte o perfeccionar su técnica.

Hasta el día 5 de abril, el esquí y la convivencia se convierten en una cita para muchos estudiantes que disfrutan de esta Campaña en el albergue de Canfranc y las estaciones de Astún-Candanchú, en el de El Pueyo de Jaca y el centro invernal de Aramón Formigal-Panticosa, y en el albergue de Villanova y estación de Cerler.

Para los centros invernales como los del grupo Aramón, este evento "es muy positivo porque les acerca al esquí, y a un modo de vida al que pueden dedicarse en un futuro, y si no, hacer que se aficionen al esquí, además, de todos los valores que tiene una actividad como esta, con beneficios para todos los implicados", comenta el director general de Aramón Antonio Gericó.

Los chavales tienen entre 10 y 18 años, de localidades como Alcolea, Fraga, Albelda, Sariñena, Monzón, Zaidín, Torrente de Cinca, Barbastro, Chimillas, Ayerbe, Broto, Tamarite de Litera, Adahuesca o de la capital altoaragonesa, que de esta forma tienen la oportunidad de pasar cinco días en el Pirineo. "Es una oportunidad especial para acercarles al esquí, y a unos precios muy económicos. Y para los centros educativos es una actividad más que podemos ofrecer a los alumnos vinculada con el deporte, con el ocio activo", explica el director del CEIP La Laguna de Sariñena José Luis Azagra.

Indica que "es una oportunidad para que se inicien en el esquí, pero sobre todo para la convivencia y autonomía personal. Para muchos es la primera vez que salen de casa, y superar miedos e inseguridades les hace madurar, crecer como persona, y descubrir apoyos entre compañeros afianzando entre ellos relaciones de amistad y confianza".

La actividad principal es el esquí que realiza desde las 9:30 horas y hasta las 16 horas. Pero estas jornadas tienen su parte de ocio porque en los propios albergues se realiza una programación que les permite divertirse y aprender sobre el territorio.

Desde el albergue de Canfranc, el coordinador José Luis Oliva detalla que organizan actividades que gustan como patinaje, yincanas o las veladas y el karaoke, así como visitas al centro Alurte donde conocen todo lo que tiene que ver con riesgos naturales y aludes o la historia que encierra la estación internacional. "Para muchos de estos escolares esta experiencia no solo supone ponerse por primera vez los esquís, para muchos es la primera vez que pasan tanto tiempo fuera de casa".

Antonio Quintanilla del albergue de El Pueyo, explica que a los chavales les gusta "hacer iglús, es muy divertido", y organizan, entre otros, talleres de reciclaje. "Las cajas de leche o de zumo que utilizamos por la mañana, por la tarde, las reutilizamos para hacer carteras, con lo cual, algo que acaba en el contenedor lo pueden tener en el bolso". No faltan los recorridos medioambientales para aprender la geología del valle, los glaciares, la vegetación, "y sean conscientes de la importancia de conservar el medio ambiente", yincanas y juegos de grupo completan el programa.

Desde el albergue de Velarta, en Villanova, Javier Moscoso, destaca los talleres "que hacemos en el centro de interpretación de Eriste donde hay un museo de glaciares y una nivóloga les explica todo lo que a ello le rodea. Otro lo organizamos en Castejón de Sos, en el club de scalextric, y hacemos juegos como el de la búsqueda del tesoro, malabares, y en un rocódromo se inician en la escalada". No falta el karaoke ni las charlas donde les cuentan cómo se preparan las estaciones para una jornada de esquí. Las semanas acaban con sus fiestas de despedida.

Pero no todos los escolares pernoctan en los albergues. El año pasado se puso en marcha de forma experimental, el programa de fomento del Esquí Escolar para aquellos que querían desplazarse diariamente desde sus lugares de origen para la práctica de este deporte. Esta iniciativa surgió de la demanda de alguna de las comarcas que tenían un programa similar, como las del Alto Gállego y La Jacetania, a las que este año se ha sumando la del Bajo Cinca.