print
 
ALTO ARAGÓN - AUTOVÍA A-23

Monrepós pasa la prueba en su primer fin de semana tras la apertura de nuevos tramos


La operación retorno de esquiadores no ocasionó retenciones en el puerto



R. G. / E. F. / V. A.
25/03/2019

HUESCA.- El puerto de Monrepós pasa la prueba en su primer fin de semana desde que se abrieran, el pasado jueves, 15 kilómetros nuevos de autovía entre ambos sentidos. Por primera vez en varias semanas, este domingo no se produjeron retenciones con motivo de la operación retorno de esquiadores y la circulación fue fluida, aunque abundante, a lo largo de la tarde, confirmaron fuentes de la Dirección General de Tráfico (DGT).

La puesta en servicio de dos nuevos tramos de la A-23, entre Alto de Monrepós y Lanave, así como la apertura al tráfico, temporalmente en modo bidireccional, de 2,3 kilómetros entre el Congosto de Isuela y Arguis, satisface a la mayoría de usuarios, pero también hay algunas opiniones críticas al considerar que se podría haber salvado más altura de la carretera o que se seguirán produciendo atascos en otros puntos.

Para María Rubio, una aficionada al esquí de Zaragoza, la inauguración de nuevos tramos de autovía "supone una gran mejora", porque le acerca a ella y a toda su familia a la nieve.

El viernes estrenaron los nuevos tramos al subir a Formigal para pasar el fin de semana esquiando, y el domingo hicieron el mismo recorrido en sentido contrario. "Se notan más cambios cuando subes al Pirineo que cuando bajas, pero en ambos casos merece la pena", afirmó.

José María Puértolas, en cambio, observó algunas carencias.

Él se dedica al transporte de animales y forraje, y el mismo día de la inauguración de los tramos entre Alto de Monrepós y Lanave realizó por esta carretera dos viajes de ida y dos de vuelta.

Admitió que los cambios, en este caso, "siempre son para ir a mejor. Eso faltaría, por mal que lo hagan siempre vas a mejor, pero al fin y al cabo cuando bajas la altura es la misma".

Cree que "se hubiera podido bajar más la altura con un túnel a baja cota".

No obstante, destacó que "no es lo mismo circular todos los vehículos por una vía de doble dirección que por una vía de dirección única para bajar y otra para subir", así que al final siempre hay una mejora.

"Todos los avances son buenos, solo que pienso que se hubiera podido aprovechar para bajar la altura de la carretera", recalcó.

Pedro Juanin, taxista en Jaca desde 1982 y conductor por la carretera de Monrepós desde 1975, también considera que se podrían haber realizado más mejoras.

"Llevo cerca de cuarenta años circulando por el puerto conforme se han ido arreglando distintos tramos y sigue sin estar completa la autovía. Con la última apertura, en el primer túnel dirección Sabiñánigo, se crea un cuello de botella y cuando hay masificaciones de vehículos, como la tarde de los viernes, el sábado y el domingo, se seguirán generando atascos importantes", aseguró el taxista.

"Una vez terminada ya la bajada de la autovía dirección Sabiñánigo, sí es cierto que los vehículos que son más lentos se quedan atrás, mientras que los demás pasan más rápido por Hostal de Ipiés, con lo que ya no se generan esas colas kilométricas", continuó el jaqués.

Sin embargo, "en dirección Jaca-Huesca se seguirán generando esos atascos en Hostal de Ipiés durante los domingos por la tarde; no así en los túneles de Caldearenas a Huesca". En su opinión, "en dirección Huesca, esto pasará mientras no se solucione el problema de conexión con la autovía a Sabiñánigo y Jaca en ambas direcciones".

Otra viajera frecuente de la Jacetania es la estudiante jaquesa Victoria Serrano, que inició este curso sus estudios de Medicina en el campus de Huesca. "Poco a poco, se van abriendo nuevos tramos que nos permiten realizar el trayecto de Jaca a Huesca de una manera más cómoda, rápida y segura a los viajeros que nos tenemos que desplazar por estudios, trabajo o vacaciones". A juicio de la joven, "es de agradecer que unos tramos tan difíciles de renovar, por ser de montaña, se vayan realizando, aunque sea de una forma lenta y costosa".

También se mostró feliz con las obras Juanjo Gracia, un escultor que trabaja desde hace algún tiempo en Correos de Sabiñánigo.

Vive en Huesca y cada día se desplaza a su trabajo en la capital del Alto Gállego pasando el puerto de Monrepós. "A mí la apertura de los nuevos tramos me parece algo estupendo. Yo que lo disfruto todos los días me parece un éxito".

Juanjo Gracia pasa por Monrepós muy temprano todos los días con lluvia, nieve o viento, "y el que vayan abriendo nuevos tramos de esta autovía es una verdadera maravilla, ahora llegas al Pirineo muy rápido, yo estoy contento", aseguró.

Apuntó que esta autovía y la apertura de la carretera de Fiscal y su conexión con Sabiñánigo "ha sido un éxito, además un buen acceso al Pirineo trae consigo mas turismo, más gente, y esto es bueno, hay que saber aprovecharlo".