print
 
ALTO ARAGÓN - COLABORAN: BANTIERRA Y DIPUTACIÓN DE HUESCA

Rosa Roca: "Hay opciones de futuro en los pueblos con colaboración público-privada"


#CONTRALADESPOBLACIÓN



ELENA PUÉRTOLAS
30/03/2019

La soledad. Este es el principal problema que la psicóloga mallorquina Rosa Roca detectó entre los mayores de la localidad jacetana de Artieda y al que quiere dar solución con un programa, que bajo el nombre "Envejece en tu pueblo", no solo permite la continuidad de los habitantes del medio rural sino el asentamiento de jóvenes que, como ella, apuestan por vivir en un pueblo. Su proyecto, puesto en marcha por el equipo de Senderos de Teja, acaba de recibir el Premio Aragonés al Emprendimiento Social.

Senderos de Teja está formado por un grupo de jóvenes que quieren vivir y mantener vivos los pueblos y Rosa es una de ellas. Después de vivir en Berdejo y Calcena (Zaragoza), junto al Moncayo, donde gestionaron el albergue municipal, fueron a instalarse a Artieda, gracias al programa Empenta Artieda (Impulsa Artieda, en aragonés), en el que colaboran y participan activamente.

 

EN ESTE ENLACE, LA RONDA DE BOLTAÑA Y EL "HIMNO" DE LA REVUELTA DE LA ESPAÑA VACIADA

 

 

Este proyecto trata de dar soluciones, desde el municipalismo y la autogestión -con la participación del Ayuntamiento, que lo impulsó, y la Comarca de la Jacetania- , al problema de la despoblación, según su propia definición, en un pueblo afectado además por el proyecto del recrecimiento de Yesa. Empenta Artieda se ha adherido a la manifestación de mañana en Madrid de La Revuelta de la España Vaciada. "Es necesario mostrar que estamos aquí, en el pueblo, que es donde queremos vivir", indica Rosa Roca, que lamenta no poder ir a Madrid.

"Hay posibilidades de futuro siempre y cuando se decida qué se quiere hacer desde el pueblo, nos tienen que dejar desde el municipalismo", asegura Roca. Entiende que puede haber pueblos que quieran convertirse en un resort, pero si quieren que haya vida, las iniciativas deben partir de sus vecinos. Apuesta por el desarrollo desde lo local pero también por la importancia de "crear alianzas entre territorios" y, por supuesto, por la "colaboración público-privada".

Senderos de Teja ha puesto en marcha el albergue y restaurante municipal, un huerto ecológico o el proyecto Cascabillo para recuperar una ciruela autóctona y transformarla en mermelada; además, de "Envejece en tu pueblo", que surgió a partir de una necesidad y que "ve la longevidad como una oportunidad".

 

EL MIEDO A TENER QUE MARCHAR

 

Este último comenzó por realizar una evaluación de la situación, entre junio y de septiembre de 2018, a partir de entrevistas individuales a los mayores, sus familiares y vecinos del pueblo. La soledad, especialmente en mujeres mayores de 80 años sin familiares directos próximos y, en algunos casos, vinculada a síntomas depresivos, fue uno de los problemas detectados; y especialmente en invierno, cuando da más pereza salir a la calle y es más difícil relacionarse. Otra de las necesidades detectadas fue la adecuación de las viviendas, el tenerlo todo en una sola planta. A veces, apunta Rosa Roca, no es difícil de resolver pero una persona mayor y sola no puede. Y, sobre todo, detectó "el miedo a tener que abandonar su casa y el territorio". "Me decían que las personas son como los árboles, que a determinada edad no se pueden trasplantar. No es solo abandonar tu casa, sino tus vecinos y tu cultura", apunta Rosa.

Por ello, en octubre comenzó con las principales líneas de actuación: el acompañamiento individual, en el que participan 16 usuarios; y el acompañamiento externo, para realizar algún papeleo o simplemente para interpretarles las cartas que les llegan a casa. Además, han realizado un taller para romper la brecha digital, para usuarios de 40 a 85 años, que solo se ha realizado en Artieda porque en el resto de los núcleos del municipio -Salvatierra de Escá, Sigüés y Mianos-, donde sí se desarrolla el programa de acompañamiento, no salió un grupo. Con todo, se les enseña de forma individual.

Por último, se ha impulsado el comedor intergeneracional, en el que vecinos de todas las edades quedan a comer los martes y los jueves por 5 euros, ya que el Ayuntamiento aporta una parte. "Hay 12 usuarios y están muy contentos; y además los jóvenes aprendemos mucho de ellos", resalta Rosa.

En Artieda hay 73 vecinos censados aunque en el día a día no llegan a 60. De ellos, hay unos 15 o 16 de menos de 40 años, entre los nuevos pobladores -los que han llegado gracias a Empenta Artieda- y los que tienen raíces en el pueblo. Solo hay 3 niños, que van al colegio de Berdún, pero este proyecto no solo permite envejecer en el pueblo sino revitalizarlo. Por ello, apoyan la manifestación de mañana.

"¡Ojalá hubiera un antes y un después de la manifestación!", indica Rosa, al tiempo que señala que es importante que se den cuenta de que el medio rural es "diferente" y que "no sirven las mismas normas". "Si para hacer quesos, hay que montar la misma fábrica que El Caserío...", reflexiona. Este es uno de los cambios, dice, que deben producirse si el día de mañana es un punto de inflexión.