print
 
EMPRENDIMIENTO

La cultura del sifón se revive en Barbastro con la Vermutería La Lonja del Vino


12
Adrián Beroz y Sara Bautista han abierto un negocio innovador en la capial del Somontano



ÁNGEL HUGUET
14/04/2019

BARBASTRO.- Adrián Beroz figura en la lista de jóvenes emprendedores locales de Barbastro que han puesto en marcha su proyecto, en este caso en el sector de restauración con una inversión de 300.000 euros y financiación del Centro de Desarrollo del Somontano, cuya ayuda, comenta, "ha sido decisiva para sacar adelante este proyecto de características innovadoras".

La apertura de Vermutería La Lonja del Vino, en calle Oncinellas, ha llevado consigo la creación de siete puestos de trabajo, entre ellos el propio por ahora a tiempo parcial. El establecimiento tiene 70 plazas con asiento, pero la capacidad se adapta hasta cien.

Culmina un largo proceso con numerosas gestiones para abrir el nuevo establecimiento donde se recupera la antigua maquinaria de Espumosos Angelín -empresa fundada en 1922-, restaurada para elaboración de bebidas propias, características en la vermutería. En cierto modo, se configura un sello de identidad pero no el único. Adrián aporta experiencia profesional en Bodega Batán de Salas de Beroz, en la D.O. Somontano y la esencia propia de una familia donde su padre Mariano -fue presidente del Consejo Regulador- ha trabajado durante décadas.

"La puesta en marcha del proyecto requirió de un previo análisis detallado sobre el sector, y nos dimos cuenta que había un nicho de mercado con posibilidades para sacar adelante nuestra idea, que incluye la recuperación de maquinaria de Espumosos Angelín, el último fabricante que hubo en la provincia hasta que Ernesto Agraz cerró por jubilación profesional en el año 2015", explica Adrián.

Comparte la experiencia con Sara Bautista. Ambos disfrutan de mucho pedigrí entre los jóvenes de Barbastro, porque Adrián ha sido presidente de la Peña Ferranca y también del Interpeñas. "Somos de Barbastro y en el análisis sobre el sector observamos que había demanda y aportamos una experiencia diferente que hemos estudiado mucho tiempo", explica.

En esencia, "es un espacio para degustaciones definidas en una propuesta propia basada en vermú y otros productos. Nos dimos cuenta que podríamos recuperar una parte de la historia de Barbastro, en este caso concreto mediante la elaboración de sifones propios. Así que hablamos con Ernesto Agraz para que cediera su maquinaria para restaurar y también la formación adecuada, ha colaborado mucho porque tiene su complejidad para quienes venimos de otro sector".

Una vez abierto el establecimiento -hace quince días- tenemos la intención de aportar bebidas nuevas incluso con marca registrada, "Anfitriona", en sifones, gaseosas, naranja y limón. En definitiva, bebidas propias que identifiquen, también, el encanto del establecimiento".

Dispone de una estancia exclusiva para elaborar sifones y otras bebidas, con independencia del espacio para el público. Las cajas apiladas de envases característicos reflejan las intenciones de Adrián y Sara, "es parte del proyecto de una empresa tradicional en Barbastro de la que aprovechamos la maquinaria con todo registrado y en condiciones".

En torno a sifones y otras posibles bebidas, "la vermutería se centra en degustación de productos de elaboración propia y en la carta característica basada en la creatividad del jefe de cocina, Ángel Amat, quien aporta su propia filosofía. Además, el gastro-bar cuenta con una selección de vinos de la D.O. Somontano y la sección gastronómica en jamones y quesos a precios asequibles".

 

"BUENAS SENSACIONES"

 

En quince días que lleva abierto el establecimiento, "la aceptación inicial ha sido buena pero es muy pronto para valoraciones definidas. Con antelación, hemos hablado mucho con profesionales del sector y por ejemplo, en el tema de los sifones y similares, hemos percibido buenas sensaciones pero no queremos que se centre aquí la puesta en marcha de la vermutería porque hay otros conceptos que la definen. En esencia, se ha hecho con intención de recuperar parte del patrimonio local".

En este aspecto, "aquí no habrá envases de plásticos sino de vidrio como ha sido siempre". Por otra parte, Adrián aporta su experiencia, ideas propias y comparte la línea de trabajo de su jefe de cocina aunque señala que "en cuestión de fogones la responsabilidad es suya".