print
 
ALTO ARAGÓN - JABALÍES

La búsqueda de comida motiva la llegada del jabalí a los pueblos de Huesca


12
El presidente de la Federación Aragonesa de Caza, Fernando Tello, calcula que hay un 30 % menos de ejemplares que el año pasado



V. ALLUÉ
18/04/2019

HUESCA.- El jabalí acostumbra a correr por el monte, aunque en los últimos meses más de uno haya escapado de su hábitat natural para acercarse a localidades como Graus, Barbastro o Monzón, donde han sido vistos por vecinos paseando por las calles, tal y como ha venido informando este periódico.

La búsqueda de comida y los cerca de dos meses que han pasado desde que terminó la temporada de caza son, según el presidente de la Federación Aragonesa de Caza, Fernando Tello, algunas de las causas que han podido motivar los acercamientos de estos animales a los cascos urbanos, algo que, en cualquier caso, puede resultar llamativo pero ocurre con periodicidad, asegura el cazador.

En la capital ribagorzana, la presencia de los jabalíes es tan reiterada que el Ayuntamiento ha promovido una batida de caza nocturna para acabar con estas visitas sorpresa.

Pero, aunque lo pueda parecer por la frecuencia con la que se están produciendo estos avistamientos, en la provincia de Huesca no hay una sobrepoblación de jabalí. De hecho, "este año hay menos que el pasado", afirma el presidente de la Federación Aragonesa de Caza.

Este animal es "prácticamente imposible de censar", dice el experto, pero se puede llevar un registro aproximado con los resultados de cada temporada de caza. En este sentido, indica que en la pasada campaña se mataron más de 40.000 jabalíes en la provincia, mientras que en la de este año se mató un treinta por ciento menos.

"Y la razón de este descenso no es que se haya cazado menos, sino que había menos jabalíes", asegura.

Que se hayan visto en los últimos meses estos animales merodeando por el casco urbano de Graus, Barbastro o Monzón "puede llamar la atención y sorprender, pero no es nada raro ni mucho menos alarmante", afirma Fernando Tello, quien insiste en que se trata de algo que "pasa periódicamente".

Según el cazador, la causa de estos movimientos podría ser que no tienen comida en el lugar donde están y van a buscarla a otro sitio.

Además, apunta, "llevan casi dos meses sin presión cinegética, sin que se les pueda cazar en batida, y se han ido confiando".

"El jabalí es omnívoro y un oportunista, lo aprovecha todo y a veces encuentra comida en los cubos de basura así que se acerca a los pueblos", comenta el profesional.

 

PELIGRO EN LA CARRETERA

 

También es frecuente ver a estos animales en los márgenes de la carretera o, lo que resulta todavía más peligroso, en la propia vía, que es cuando se producen accidentes como el del pasado lunes en la A-132, cerca de la localidad de Plasencia del Monte, donde un todoterreno colisionó con un jabalí sin que afortunadamente hubiera que lamentar daños personales.

Precisamente, los accidentes de carretera y los daños que provocan estos animales en la agricultura fueron dos de las principales razones que hicieron que se intensificara la presión cinegética en Aragón, señala el presidente de la Federación de Caza.

"El Gobierno de Aragón nos da todo tipo de facilidades para poder cazar", afirma Fernando Tello, y explica que "con perros en batida se puede cazar desde el tercer domingo de septiembre hasta el tercer domingo de febrero, pero con permisos extraordinarios o en espera se puede cazar todo el año".