print
 
SENDERISMO

MAB y CER mantienen la tradición


Proyecto Camino del destierro del obispo San Ramón



CARLOS BRAVO
18/04/2019

GRAUS.- Por cuarto año consecutivo, los clubes Montañeros de Aragón de Barbastro y Centro Excursionista Ribagorza de Graus realizaron el pasado domingo, 14 de abril, una excursión conjunta dentro del proyecto común del Camino del destierro del obispo San Ramón, que incluye la conexión andando entre las poblaciones históricas de Roda de Isábena y Saint Bertrand de Comminges. El club barbastrense inició su andadura hace unos años con las etapas Estada-Aguinalíu y Aguinalíu-Capella y, en últimos tres años, MAB y CER han realizado juntos los trayectos Capella-Roda de Isábena, Roda de Isábena-Obarra y Obarra-Casa Arro de Montanuy. El pasado domingo, 39 excursionistas de ambos clubes fueron desde la Central de Bono, entre las poblaciones riibagorzanas de Viñal y Forcat, hasta el Hospital de Viella, en la boca sur del actual túnel y al inicio del puerto de montaña que históricamente permitía el acceso al Valle de Arán desde el sur.

Los participantes en la actividad nos desplazamos hasta el punto de inicio de la excursión en un autobús que salió de Barbastro a las 7.30 horas y recogió en Graus a los excursionistas ribagorzanos a las 8 horas. A las 9.15, iniciamos la caminata en la Central de Bono, cruzando por una pasarela su pequeña presa desde la carretera N-230 hasta la margen izquierda del río Noguera Ribagorzana, en la linde que separa las comunidades de Aragón y Cataluña. Enseguida nos sorprendió encontrar las señales del nuevo GR-17, que seguimos durante un tramo. Ya siempre por el lado izquierdo del río, en zona catalana, fuimos remontando hacia el norte en dirección al Hospital de Viella. Al otro lado del río, y frente a nosotros, vimos las pequeñas localidades aragonesas de Viñal, Forcat y Estet, pertenecientes al municipio de Montanuy. El tiempo era algo frío y se estaba nublando; además, esta primera parte del recorrido era bastante umbría. Al cabo de poco más de media hora, pasamos por Cierco, una aldea con una gran casa torreada y algunos edificios anexos.

Continuamos por camino ancho y, tras pasar junto a una bonita cascada, nos dirigimos al estrechamiento del Salto de Bono, un aprovechamiento hidroeléctrico procedente del pantano de Baserca. Lo dejamos a nuestra izquierda y seguimos hasta Senet, localidad con una espléndida iglesia románica dedicada a Santa Cecilia y en cuyo parque infantil hicimos la parada para el desayuno. Eran las 11.30 horas y comenzaba a llover.

Tras el receso, proseguimos la marcha con los chubasqueros puestos para protegernos de la lluvia intermitente. Después de una subida, llegamos al pantano de Baserca o de Senet. Al final del pantano, el sendero conecta con el GR-11 que viene del puente de Salenques y transita por un hermoso bosque de hayas y abetos. Con el tiempo cada vez más lluvioso, poco antes de las 15 horas alcanzamos el antiguo Hospital de Viella, también conocido como Sant Nicolau dels Pontells, situado a 1620 m. de altitud. En la ermita de Santa Quiteria nos hicimos la foto de grupo y dimos por terminada la excursión. Habían sido 18,5 km, recorridos en algo menos de seis horas, de las que cuatro horas y veinte minutos estuvimos en movimiento. El desnivel positivo acumulado fue de 800 m.