print
 
SOMONTANO - SUCESOS

Las tareas de desescombro dejan en Barbastro un nuevo espacio junto al solar contiguo


Aún se desconocen las causas técnicas y se especula con un corrimiento en la cimentación



Á. HUGUET
24/04/2019

BARBASTRO.- Las tareas de desescombro de la casa desplomada este domingo por la tarde en Avenida del Ejército Español 15 se han realizado este miércoles con normalidad para dejar un nuevo espacio junto al solar contiguo propiedad de una empresa constructora local con quien la familia Solano negoció hace años la venta de la casa deshabitada, sin llegar a acuerdos. La intención es ofrecer el solar a la misma empresa propietaria de la casa adyacente según informó un miembro de la familia Solano que asumirá los gastos ocasionados por el derrumbe y efectos posteriores, aunque reiteró que hay seguro de responsabilidad civil. De momento, se vallará el solar en espera de posibles acuerdos.

El derrumbe de la casa construida hace 70 años y deshabitada desde hace diez, se saldó sin daños personales pero con notables perjuicios para los propietarios de tres vehículos aparcados en la acera próxima que sufrieron los efectos propios de la caída del inmueble, casi irrecuperables. Las tareas iniciales de limpieza finalizaron cerca de las doce de la noche cuando se reanudó el tráfico en la zona.

El alcalde Antonio Cosculluela ha informado de que "aún se desconocen las causas técnicas y se especula con un corrimiento en la cimentación, aunque no hay informes concretos, la casa no estaba en ruina ni tampoco en situación de que se cayera. Lo correcto, por ahora, es no especular sobre algo que no se sabe a ciencia cierta". En la misma línea ha señalado que en el Ayuntamiento no hay constancia de "ningún expediente sobre la casa ni requerimiento de vecinos. A diferencia de otras situaciones concretas, no había constancia de ruina inminente".

Por otra parte, "la tramitación de expedientes es bastante compleja en muchos casos conforme a pasos que exige la Ley respecto a propiedades privadas. Aquí no se daban las circunstancias propias del derribo inmediato aconsejable". En este aspecto, "los propietarios informaron sobre su intención de derribo lo antes posible porque estaba deshabitada hace años y por razones de seguridad".

En cuanto a otras casas antiguas en situaciones de riesgo, "los técnicos municipales realizan informes previos a marcar plazos y requerimientos a los propietarios. En estos momentos, no hay constancia de situaciones de cierta emergencia aunque se revisan algunas casas e inmuebles".

La calle Añisclo sigue cortada desde hace un año por problemas que afectan a una casa de propiedad municipal, "la problemática es propia de casa antiguas unidas y cuando una se derriba se corre el riesgo del efecto dominó. Se ha optado por consolidar la de propiedad municipal en espera de que no haya afecciones con las siguientes. Se consolidará la propiedad para evitar riesgos".

La intención inicial pasó por el derribo de la casa, "se ha optado por una solución técnica de consolidarla". En la política municipal hay constancia de adquisición de "casas viejas y en el barrio San Hipólito hay seis o siete cerradas entre varias calles pero no podemos adquirirlas por sistema sino por afecciones urbanísticas concretas. Se plantea una modificación del Plan General de Ordenación Urbana para nuevos espacios". En cuanto a solares y casas viejas reiteró que "estaremos vigilantes y si es necesario se adoptarán medidas adecuadas para cada situación".