print
 
ALTO ARAGÓN - COLABORAN: CAJA RURAL DE ARAGÓN Y DIPUTACIÓN DE HUESCA

La conquista política de la "España vaciada"


#CONTRALADESPOBLACIÓN



ELENA PUÉRTOLAS
04/05/2019

HUESCA.- A Albert Rivera subirse al tractor en Guadalajara le costó algunas críticas pero le ha salido muy rentable. No solo consiguió romper allí el bipartidismo en el reparto de los tres escaños sino en otras muchas provincias de la llamada "España vaciada". Sin embargo, a Pablo Casado le sirvieron de poco las caricias a un ternero en Ávila, donde el PP perdió el 20 % de los votos en la cita del 28A con respecto a las anteriores elecciones y en muchas otras provincias se quedó sin su segundo escaño en el Congreso de los Diputados.

La "España vaciada" fue clave en una campaña en la que esos escaños en liza, el tercero, por ejemplo, en provincias como la de Huesca, podían alterar la suma total y condicionar el gobierno. Sin embargo, al margen de esos gestos simpáticos se habló mucho más de lo que se visitaron las provincias más despobladas. A Aragón no llegó ninguno de los líderes de los partidos, ni siquiera a Zaragoza. Tampoco a muchas de esas provincias donde por primera vez se rompió el bipartidismo. Huesca ya había acabado con esa tónica en los últimos comicios de 2016.

Sin duda, la formación más beneficiada de este cambio ha sido Ciudadanos, ya que en las 28 provincias que reparten cinco o menos escaños ha conseguido pasar de 3 en 2016 a los 18 de ahora, de forma que en 15 circunscripciones se ha convertido en la tercera fuerza. Ni siquiera el PSOE, el partido ganador, le ha sacado tanto rédito, ya que ha logrado sumar 13 a un total de 36, por lo que la proporción no es la misma.

Las fuerzas que peor paradas han salido en conjunto son el PP, que suma 25 escaños, tras perder 22, y Unidos Podemos, que se queda con 2 de los diez que tenía. De esta España Vaciada, Vox también llevará representantes a Madrid, ya que consiguen el último de los cinco escaños en Valladolid y en Ciudad Real.

Siempre se habla de que las provincias menos pobladas, con menos de 5 escaños, están sobrerepresentadas en el Congreso, ya que la Ley d"Hondt concede dos por circunscripción, uno para Ceuta y otro para Melilla. Descontados de los 350 del total, los 248 restantes se reparten de forma proporcional a la población. Las 28 circunscripciones más pequeñas -menos de 5 escaños- se reparten 103, el 21,8 % del censo. Por su parte, las 24 provincias más pobladas, que suponen el 78,8 % del censo, se disputan el 70, 6 % de los escaños. De este modo, las terceras y cuartas fuerzas del país se quejaban del sistema y de la dificultad de tener representación en Madrid.

 

ADIÓS AL BIPARTIDISMO

 

Huesca fue la primera y única provincia en 2016 en romper con el famoso 2-1 a favor del PSOE o del PP según la marcha de los tiempos. En esa ocasión, fue Unidos Podemos-Alto Aragón en Común la que se hizo con este tercer representante. En estos últimos comicios, las quinielas eran muy variadas: 1 PSOE-1 PP-1 Vox; 2 PSOE-1 PP; o 1 PSOE-1 PP-1 Ciudadanos, que es la que finalmente ha salido. Las opciones por las que las porras no apostaban era que Podemos lo mantuviera o que los populares lograran el segundo.

Si antes se hablaba de la dificultad de conseguir representación por el bipartidismo y la pérdida de votos sin voz en Madrid, ahora la realidad es que el escaño de la tercera fuerza es el más barato, el que menos votos necesita. De hecho, el PSOE tiene un escaño con 41.073 votos (el 32,95 % del electorado) mientras que Ciudadanos lo ha conseguido con 24.449 y el PP con un poco más, ya que en la provincia no superó en votos a los populares.

Con menos sufragios todavía, porque tiene menos población, en Teruel, Ciudadanos ha conseguido ese tercer sillón en Madrid. Se lo ha arrebatado al PP, igual que ha sucedido en la mayoría de las provincias de la "España Vaciada". En Guadalajara, donde Rivera se subió al tractor, el 2 PP-1 PSOE se ha convertido en: 1 PSOE, 1 PP y 1 CS. Lo mismo sucede en Zamora, en Ávila, en Palencia y en Segovia. Son todas en las que se reparten solo tres escaños.

Si Huesca fue la primera en romper el bipartidismo en 2016 entre las provincias que repartían tres escaños, ahora es Cuenca la única que lo mantiene, solo que también refleja el vuelco que se ha dado en todo el país. En este caso, se pasa del 2-1 PP-PSOE al 1-2.

En Soria, la única que solo reparte dos escaños, no existen muchas opciones y se mantiene el 1-1, solo que el PSOE ha aventajado a un PP que ha perdido un buen porcentaje de votos. Ciudadanos ha recogido todo eso y el tractor de Guadalajara llegará a Madrid.