print
 
CICLISMO - VUELTA A ARAGÓN

Arcas y Barceló ponen el picante, Hivert logra la victoria


Los dos altoaragoneses se fugaron y tuvieron hasta un minuto de ventaja pero fueron cazados tras una segunda etapa en la que Ezquerra se colocó líder



JOSÉ LUIS SOROLLA
19/05/2019

CANFRANC ESTACIÓN.- El francés Jonathan Hivert (Total Direct Energie) fue el vencedor de la segunda etapa de la 44ª Vuelta a Aragón en la que el español Jesús Ezquerra (Burgos BH), al que le quedó un regusto amargo por no lograr el triunfo parcial, se ha convertido en el nuevo líder de la carrera.

Hivert fue el más rápido del grupo que disputó el esprint tras los 186,2 kilómetros de recorrido entre la localidad zaragozana de Sádaba y la oscense de Canfranc Estación con un tiempo de 4:48:53 a un promedio de 38,673 kilómetros por hora.

Tras Hivert se clasificaron Jesús Ezquerra y el ruso Evgeny Shalunov (Gazprom), con el líder Jules que llegó hasta los dos últimos kilómetros en el grupo delantero pero no pudo resistir el ritmo final en las rampas que dan acceso a Canfranc Estación para defender su maillot amarillo.

Al cántabro de Trejo pudo caerle una minutada mayor tras romper la cadena en la ascensión al segundo puerto de la etapa, el Monasterio Nuevo de San Juan de la Peña, pero su compañero Jetse Bol le dejó su bicicleta para continuar y, tras "mucho esfuerzo", según reconocía en meta, volver a meterse en el grupo delantero y así poder pelear por vestirse de amarillo. Pasó de las lágrimas de verse sin ninguna opción a la alegría, todavía incierta pero cercana, de tener al alcance de la mano la Vuelta a Aragón.

La exigente ascensión al Monasterio Nuevo de San Juan de la Peña y el tramo de enlace con el puerto de Oroel, con 50 kilómetros por delante, fue el punto elegido por los altoaragoneses Jorge Arcas (Movistar) y Fernando Barceló (Euskadi Murias) para lanzarse por el revirado y técnico descenso en busca de hacer saltar la sorpresa.

Arcas y Barceló conocían palmo a palmo la bajaba y apuraron en cada una de las curvas al límite porque sabían que era un terreno en el que de abrir hueco la más mínima duda en el seno del grupo perseguidor podía suponer una ventaja inalcanzable. Su único problema fue que ninguno de los otros componentes del pelotón principal fuese capaz de soldarse a su rueda, cuando la carretera se abrió y ensanchó y empezó a entrar el aire de cara, su ventaja se diluyó como un azucarillo.

Ambos fueron capaces de superar la barrera del minuto de diferencia y llegaron a soñar con todo en la carrera de casa, pero terminaron quedándose con el consuelo el premio menor de hacerse con el maillot negro de mejor aragonés.

Su apuesta, la del oscense y el sabiñaguense, había sido a todo o nada para hacerse con el jersey amarillo y volver a inscribir el nombre de un aragonés en el palmarés de la Vuelta a Aragón. Al final se quedaron sin cobrar la pieza mayor, que era la que realmente les interesaba.

Con Arcas y Barceló devueltos al seno del pelotón, el que lo intentó fue el gallego Álex Marque (Sporting Tavira) y durante casi 15 kilómetros fue capaz de mantenerse con medio minuto por delante del gran grupo.

Al contrario de lo que sucedió el día anterior en Andorra (Teruel) con el viento de frente, la salida de la cincovillesa Sádaba fue mucho más rápido, lo que impidió que la habitual fuga se consolidase en esos primeros compases.

Hubo que esperar hasta superar la primera hora y cuarto para que se formase un primer grupo con cinco unidades al que se unieron un par de kilómetros después otros dos ciclistas para formar el septeto que iba a ser el protagonista del día hasta la llegada de las tres ascensiones casi encadenadas a Santa Bárbara, Monasterio Nuevo de San Juan de la Peña y Oroel.

Entre los escapados estaba por segundo día consecutivo Txomin Juaristi (Fundación Euskadi) que podía tener alguna opción de pelear por la clasificación de la montaña, pero el ataque que lanzaron sus compañeros de fuga y no pudo seguir, Ángel Madrazo (Burgos BH), Jhonatan Restrepo (Manzana Postobon) y Jonathan Lastra (Caja Rural Seguros RGA), le dejó sin opciones.