print
 
EDITORIAL

Los mejores asesores para enriquecer la vida




Diario del Altoaragón
31/05/2019

María Tena lo describe de una forma exquisita: escribir es una manera de soñar, de tener dos vidas y llegar a otra realidad. El autor invita a un viaje imaginario y real para trasladarse al imaginario elegido y para enriquecer este mundo mediante la confluencia de la belleza, la imaginación y el conocimiento manifestados a través de letras, ilustraciones y los lenguajes universales.

Siendo certera la definición de la protagonista del discurso inaugural de la XXXVI Feria del Libro de Huesca, es rigurosamente atinado presuponer que, en nuestras limitaciones, hemos de apelar a diferentes fuentes con el objetivo de guiar la lectura hacia nuestros intereses y hacia la calidad, entendida ésta transversalmente en cualquiera de las virtudes y de los géneros. El desconcierto de muchas generaciones llega cuando el asesoramiento se fía a ese preludio de la robótica que es la web, las páginas específicas y el comercio electrónico de plataformas que, acríticamente, recomiendan con exactitud cuanto desea trasladar el autor, de tal guisa que se pierde la meticulosidad y, con ella, la oportunidad de cada incorporación al patrimonio fascinante de la literatura o, en general, del baúl personal del discernimiento.

Desde hoy, en la Plaza López Allué, donde se honra a la palabra y al ingenio de Juan del Triso, los altoaragoneses van a disfrutar de la década de días prodigiosos en los que, a su disposición, van a encontrar a los libreros, guardianes de la integridad en el buen consejo porque, no en vano, en su compromiso se incluye el prolijo esfuerzo para tener el mejor juicio sobre un enorme abanico de libros. La vida es demasiado corta para perder el tiempo en aventuras. En la elección, conviene ir sobre seguro, que es tanto como fiar el sueño, el viaje y las realidades paralelas al librero.