print
 
ALTO ARAGÓN - CAMPAÑA MONTAÑA SEGURA

El 75 % de los grupos de barranquistas que realizaron actividades en Huesca el verano pasado llevaba un guía


El porcentaje ha aumentado un 25 % en Guara desde el periodo 2006-2010



M. J. LACASTA
08/06/2019

HUESCA.- El 20 por ciento de los encuestados el verano pasado en el Pirineo altoaragonés y el Parque de Guara dentro de la campaña Montaña Segura eran menores de edad; una cifra que a juicio de esta iniciativa pone de relieve que "hay una buena cantera de montañeros para el día de mañana" y ante la que se pregunta, en redes sociales, si estos jóvenes están aprendiendo a practicar senderismo con seguridad. Aunque son muchos los datos extraídos de las encuestas, en el ámbito del barranquismo es destacable que un 75 % de los grupos de barranquistas encuestados en el Parque de Guara iba con guía, lo que representa un 25% más que en el perioo de encuestas de 2006-2010.

Y es que Montaña Segura, la campaña que viene realizándose en Aragón desde hace 30 años bajo distintas denominaciones como "Montañas Para Vivirlas Seguro" o "Montañas Seguras, Objetivo 0 accidentes", sigue trabajando para en la prevención de accidentes en el medio natural.

Para diseñar con "coherencia y efectividad" acciones dirigidas a mejorar la seguridad de los practicantes, los responsables de la campaña apuntan a la necesidad de conocer el perfil de las personas que practican senderismo, alta montaña o barranquismo, ya que -añaden- se conoce el perfil de las personas rescatadas gracias a los datos de los Grupos de Rescate e Intervención en Montaña de la Guardia Civil pero no se sabe qué fracción de los practicantes están requiriendo esos rescates, y si esa fracción tiene un perfil determinado o alguna característica que permita realizar acciones de prevención dirigidas a ellos explícitamente.

Por ello, durante el verano de 2018, Montaña Segura realizó encuestas presenciales en el Pirineo aragonés y la Sierra de Guara a los practicantes de actividades en el medio natural. Fue entre el 20 de julio y el 20 de agosto cuando se llevaron a cabo 59 jornadas de encuestas (42 en el Pirineo y 17 en la Sierra de Guara) en 10 ubicaciones distintas, buscando siempre lugares y rutas de alta frecuentación.

De los barranquistas entrevistados, el 16 % era menor de edad, el 77% tenía entre 18 y 50 años, el 7% más de 50 años y "apenas" se encuestaron a barranquistas de más de 60 años.

El 68 % eran hombres y el 32 % mujeres y, en conjunto, el 48 % eran franceses, otro 19 % catalanes, mientras que un 10 % eran aragoneses y extranjeros no franceses. En total se entrevistara a 305 grupos y 2.345 personas.

Respecto a la actividad de senderismo (recorridos por caminos balizados o de evidente trazado hasta 2.500 metros de altitud) se entrevistó a 1.306 grupos y 3.853 personas.

En el 89 % de los casos dijeron estar acostumbrados a practicar actividades senderistas, mayoritariamente (un 49 %) iban en grupos de dos personas, un 9 % practicaba la actividad en solitario y otro 28 % en grupos de más de 3 personas.

Practicaban la actividad sin guía profesional, todos llevaban teléfono móvil, pero un 36 por ciento no portaba mapa, un 39 % no disponía ni de brújula ni de GPS y un 59 % no llevaba botiquín.

En cuanto al perfil de las personas, el 54 % de los encuestados eran hombres y un 46 %, mujeres, llegados de Aragón, Cataluña, País Vasco, Valencia, Madrid Francia, y un 82 % eran no federados con una presencia alta de grupos familiares. Un 18 % de los entrevistados iba con calzado poco adecuado y sin mochila. Los menores de edad suponen el 20 % de los encuestados, el 58 % tienen entre 19 y 50 años y un 6 % tienen más de 60 años.

La campaña de Montaña Segura del verano de 2018 también encuestó a 674 grupos y 1.855 personas que estaban practicando alta montaña (rutas por encima de los 2.500 metros o aquellas que se realizan por terreno abrupto).

En este ámbito, el porcentaje de hombres se disparó al 70 % de los encuestados, que mayoritariamente (45 %) iban en pareja o en grupo de más de tres personas (21 %), mientras que un 18 % practicaba la actividad en solitario. El 75 % tenía entre 19 y 50 años; los menores de edad suponían el 7 % y los mayores de 60 años, el 4 %.

Dentro del ámbito de alta montaña, la campaña se detiene en dos picos emblemáticos: el Aneto (el "tresmil" más alto del Pirineo con 3.404 metros de altura) y Monte Perdido (el "tresmil" más emblemático del Parque Nacional de Ordesa, con 3.355 metros).

Durante 12 días se realizó la encuesta a 343 grupos y 948 personas que acometían uno y otro pico. Un 20 % de los encuestados no había ascendido nunca ningún pico de 3.000 metros y otro 21 % sólo 1 ó 2; mientras que un 22 % había escalado más de 10 cimas de estas características. Además, un 9 % no había practicado este tipo de actividad y un 8 por ciento la llevaba realizando 2 años o menos. En el otro extremo, un 49 % llevaba más de 10 años en la práctica.

Un 44 % de los encuestados iba en grupo de dos y un 19 % de más de tres personas; mientras que un 17 % iba solo.

 

SE MANTIENE LA NIEVE EN ALTURA, PERO MENOS QUE EN 2018

 

En estos momentos hay menos nieve en el Pirineo que el año pasado, pero sigue quedando en altura, ya que a la capa que aún se mantiene del invierno se han unido las últimas precipitaciones en forma de nieve que, por ejemplo, se registraron el pasado miércoles en las cotas altas.

El teniente Santiago Gómez, responsable de los Grupos de Rescate e Intervención en Montaña de la Guardia Civil en Aragón y Navarra, no se aventura a dar una altitud a partir de la cual los montañeros pueden encontrar neveros, ya que depende de la orientación, pero incide en que "sobre todo en cotas altas sigue quedando mucha nieve y esto puede provocar que haya más accidentes", aunque reconoce que hay menos que en la anterior campaña estival.

Junto a la montaña, los barrancos son, a partir de ahora, otro punto de atención importante. En este caso, Santiago Gómez explica que cada día presentan condiciones distintas, por lo que "siempre hay que tener mucha precaución" e informarse de cómo bajan. Ahora, en primavera, es cuando llevan más caudal, por lo que insiste en consultar las condiciones de los barrancos cuando se vaya a realizar.

De manera genérica, recuerda las recomendaciones básicas cuando se hace un deporte al aire libre, como dejar siempre dicho la actividad que se hace y dónde, planificar bien la ruta, llevar una equipación adecuada (portar ropa de abrigo aunque sea verano), elegir el material adecuado y saber usarlo, y saber renunciar a la actividad si las fuerzas fallan.