print
 
LA HOYA - TRÁFICO

El límite de los radares baja por las obras de la autovía A-22 en el Estrecho Quinto


La velocidad está restringida a 60 kilómetros por hora entre semana



P. B.
11/06/2019

HUESCA.- El radar de la N-240 situado en el Estrecho Quinto, a la altura del cruce de Loporzano, ha reducido el límite de velocidad máxima a 60 kilómetros por hora entre semana con motivo de las obras en la autovía A-22, mientras que durante los fines de semana se restablecen los habituales 70 kilómetros por hora.

Así lo indicó en declaraciones a este periódico, la jefa provincial de tráfico, Margarita Padial, quien matizó que "la señalización de 60 kilómetros por hora estará visible entre semana mientras se realizan los trabajos de construcción del tramo de la autovía A-22 Siétamo-Huesca".

Al no haber trabajos en la autovía durante el fin de semana, "se tapa la señal de 60 kilómetros por hora y dejan la habitual de 70". En este sentido, recordó "que la velocidad de disparo del radar siempre va en función de la limitación de velocidad que presente la vía". En este tramo, "el titular de la calzada por motivo de las obras ha rebajado el límite de velocidad, así que debemos circular a la velocidad específica fijada y extremar la precaución porque es una situación excepcional", recalcó la jefa provincial de Tráfico.

La señal obligatoria para limitar la velocidad a 60 kilómetros por hora de momento está definida por el Ministerio de Fomento como titular de la vía durante las obras de la autovía. "No tenemos que estar pendientes de la velocidad del radar sino de la señal porque es un tramo en obras y de especial precaución", recomendó. Precisamente, Padial recordó que en este cruce "había un punto de negro por accidentes de tráfico". El radar fijo del Estrecho Quinto fue el cuarto que más multas generó en España en 2018 y registró 33.834 denuncias en 2017.