print
 
EXPOSICIÓN

La obra de Julio Romero de Torres llega a Zaragoza


La exposición de la Fundación Ibercaja se puede visitar en el Patio de la Infanta



EFE
11/06/2019

ZARAGOZA.- Un cronista gráfico pero también un pintor profundo, literario y narrativo que a finales del siglo XIX y principios del XX retrató las innumerables almas que anidaban en las mujeres es lo que ofrece la nueva exposición de la Fundación Ibercaja en el Patio de la Infanta, Julio Romero de Torres. Pintor de almas.

El pintor cordobés (1874-1930) reflejó con sus pinceles la aristocracia y los ministros de una época, pero también mujeres de diferentes oficios a las que en muchos casos impulsó en sus carreras, dado que algunas de ellas terminaron viviendo de haber sido sus modelos habituales en diferentes obras.

José Luis Rodrigo, director general de Fundación Ibercaja; Mercedes Valverde, directora del Museo Julio Romero de Torres de Córdoba; y Marisa Oropesa, comisaria de la exposición, presentaron esta muestra de 30 cuadros que representan las distintas feminidades que interpretó e inmortalizó Julio Romero de Torres a través de su obra.

De hecho, en toda la exposición, que recorre la práctica totalidad de su trayectoria desde los primero patios y huertas cordobesas que pintó hasta uno de sus últimos retratos, tan solo aparece un niño en el cuadro "Señora de Taramona e hijo".

Todas las obras expuestas en la capital aragonesa proceden de colecciones particulares de España y Europa aunque muchas de ella deshicieron el camino de su primera venta en América y solo tres son propiedad de la Fundación Maxam.

Julio Romero de Torres quedó definitivamente inmortalizado en el acervo popular cuando su imagen junto al cuadro Fuensanta apareció desde el 7 de abril de 1953 en los billetes de 100 pesetas de los que se realizaron hasta su retirada 9820 millones de copias, pero también tuvo algunas musas como Amarantina, a la que pintó en más de veinte ocasiones.

Entre las obras que se pueden contemplar también destacan el retrato de Pastora Imperio, Jugando al monte, Retrato de niña, dedicado a Carmen Otero, La mantilla, Escopeta de caza o La niña de los limones, entre otros.

También los músicos de su época reflejaron el trabajo de Romero de Torres en 57 composiciones que se realizaron con el artista todavía vivo.