print
 
CENTROS DE EDUCACIÓN INFANTIL

La socialización y el aprendizaje se potencian desde estos espacios


Las aulas de los cei acogen desde bebés hasta niños de 3 años



A. E.
15/06/2019

HUESCA.- La franja de edad entre los 0 y los 3 años es en la que se da el máximo potencial de aprendizaje físico, intelectual y moral, asumido de una manera rápida, natural y agradable por parte de los niños a través del juego. Por este motivo, la elección del espacio a donde van a acudir sus hijos es una decisión que ocupa mucho tiempo a los padres que buscan y se deciden por un centro de Educación Infantil.

En la comunidad de Aragón existe una normativa estricta para la apertura de los centros que imparten el primer ciclo de Educación Infantil y así lo reflejan las placas que lucen en sus fachadas, que acreditan que son centros homologados. A diferencia de guarderías, ludotecas o jardines de infancia, son los únicos autorizados para impartir educación.

Entre los aspectos positivos que pueden adquirir los niños que acuden a estos centros antes de su paso a los colegios, destaca principalmente la socialización, que se produce en este tipo de lugares ya que los niños se socializan cuando están con otros de la misma edad, y a su vez comparten materiales, espacio y diferentes actividades. De esta manera, cuando llegan a su futuro colegio, todos estos elementos ya los tienen adquiridos.

Del mismo modo, asumen los hábitos básicos, como la higiene, el sueño y la alimentación, de manera que los niños aprenden a comer solos, a lavarse las manos o a dormir por ellos mismos. Gracias a este aprendizaje, se ayuda en su autonomía antes de empezar la etapa escolar.

Entre las ventajas de estos centros están las propias instalaciones completamente adaptadas a las necesidades de los niños y que aparecen reflejadas también en la normativa aragonesa. Por ejemplo, todas las aulas deben disponer de baños en su interior, no puede haber radiadores sino que la calefacción debe ser radiada por el techo o suelo o incluso las puertas deben disponer de pequeños cepillos para evitar que los pequeños se pillen los dedos. Otro de los puntos positivos en estos centros son las ratios que, al no ser elevadas (8 en las aulas de bebés, 12 para los niños de 1 año y 18 para los que tienen 2), permiten trabajar de una manera muy cómoda.

Actualmente, en los centros de Educación Infantil también trabajan diferentes conceptos de gran relevancia y que pueden ayudarles en sus posteriores etapas educativas como son los idiomas. En "Kids Garden", desde los 4 meses de edad hablan a los alumnos en inglés, francés y castellano, por lo que muchos niños dicen sus primeras palabras en otros idiomas diferentes al materno, tal y como señala Myriam Sánchez, la directora del centro. Para trabajar el idioma utilizan la psicomotricidad, uno de sus puntos estrellas, realizada siempre en inglés, o el área del lenguaje que trabajan con la asamblea diaria, muy parecida a la de los colegios. Otra de las actividades que desarrollan son las matemáticas, con sus "estadísticas divertidas".

Del mismo modo, otro elemento que caracteriza a este tipo de centros en Huesca es la comida casera, como la que realizan en "Zimbel" donde ofrecen una alimentación sana y equilibrada. Además de las propias actividades, desde estos espacios también desarrollan salidas y pequeñas excursiones o incluso cultivan su propio huerto como en el centro "Albada".

Otra de las ventajas que ofrecen estos espacios es el amplio margen de horarios y los períodos de apertura que engloban todos los meses del año, no solamente el calendario escolar. Un ejemplo de ello es el centro "Minnie" que abre a las 7 y media de la mañana y extienden su horario hasta las 8 de la tarde, un aspecto que facilita mucho el día a día de los niños y sus padres.