print
 
ECOS / ¿QUIÉN SOY?

Mª José Casas, una mujer reivindicativa y libre


Es maestra, integrante del Observatorio Feminista Monegros Elisa García



MARGA BRETOS
15/06/2019

María José Casas Sanz echa la mirada a su infancia y descubre, como si de un espejo se tratara, que sigue siendo aquella niña reivindicativa, trabajadora, luchadora, comprometida, comunicativa y libre.

Esa niña, que ya cuenta con un poco más de medio siglo, narra que se ve jugando por todos los rincones de Sariñena, siempre haciendo carreras con los chicos, quizá porque tiene dos hermanos y ella es "la del medio", disfrutando de la libertad de vivir su infancia en un pueblo, "salir de la escuela, tirar la cartera y echar a correr con los chicos me encantaba, me hacía sentir libre".

María José es maestra, integrante del Observatorio Feminista Monegros Elisa García, de las que proponen acciones y las hace, "siempre he sido algo reivindicativa, recuerdo una vez en la escuela que hicimos una huelga", explica riendo. "Fuimos toda la clase a las montañetas que hay frente al colegio para protestar porque no habíamos tenido ninguna excursión en todo el curso y, a la vuelta al colegio, don Francisco me dijo que a mí me ponía dos ceros en lugar de uno como a los demás, aquello fue muy difícil de remontar".

La maestra igualmente fue alumna y hubo un curso y una materia que le produjo un especial malestar, "la maestra me decía que era tonta porque no comprendía las matemáticas. Al siguiente curso comprendí que la tonta no era yo, era ella que no sabía explicarlas".

Como tradición familiar, rememora la comida del día de la fiesta. "Nos juntábamos todos, tíos, primos, que venían de Cataluña, pues habían emigrado por trabajo y lo seguimos haciendo". También evoca a su abuela, "de adolescente me escapaba de casa cuando estaba a su cargo y como no podía conmigo me tiraba la zapatilla", carcajea recordando aquellos episodios.

Así, entre carreras por las calles y huertos de Sariñena, organizando huelgas, jugando a balón prisionero, polis y cacos, pitos, chapas o al escondite creció la mujer que hoy es María José, una mujer valiente que afronta adversidades, su mirada es limpia y bondadosa, sus abrazos reconfortan, sus manos ayudan, dan calor y sus palabras alientan, ella es hogar, ella es una mujer que representa un amplio abanico de cualidades y es el vivo reflejo de situaciones en las que, cada mujer puede sentirse identificada.