print
 
CONSTITUCIÓN DE LOS AYUNTAMIENTOS

Javier Maroto propone una moción de censura en el Ayuntamiento de Huesca que es acogida con escepticismo


12
Alós pide un tiempo de reflexión, Cadena apunta que es una hipótesis y Vox adelanta que apoyará



O. ISARRE
16/06/2019

HUESCA.- La Alcaldía de Luis Felipe puede ser extraordinariamente breve por la moción de censura que se está valorando presentar. O no. Porque las aguas están muy revueltas en la derecha local tras el varapalo de ver cómo se esfumaba la Alcaldía en el momento de verdad y porque la desconfianza se ha apoderado totalmente de las relaciones entre PP y Cs: el primero acusó al segundo del voto en blanco, algo que los naranjas negaron. Y por si esto fuera poco, hay que tener en cuenta la nula relación que ya había entre Ciudadanos y Vox, con la negativa de los naranjas a negociar con Vox y las críticas de estos a Cs por "menospreciarles".

El anuncio de la moción de censura ni siquiera salió de Huesca, sino que fue el vicesecretario nacional de Organización del PP, Javier Maroto, quien acusó en Twitter a Cs de haber "incumplido su compromiso en Huesca, permitiendo un alcalde del PSOE", por lo que abogó por presentar una moción de censura para hacer "cumplir el acuerdo". Eso sí, horas después Maroto borró este "tuit" de su cuenta.

El anuncio de Maroto tuvo una acogida más bien fría en la derecha local. La que iba a ser alcaldesa merced a ese pacto entre PP, Cs y Vox, la popular Ana Alós, señaló que se toma "un tiempo de reflexión tras estos días tan intensos". "No voy a anticipar nada hoy (por ayer)", agregó Alós, aunque afirmó que valorará la posibilidad.

El portavoz de Cs, José Luis Cadena, calificó de "hipótesis" la moción de censura, aunque afirmó que si se plantea, "habrá que tomarla en consideración". "Es un momento triste para Cs porque habíamos llegado a un acuerdo de gobernabilidad con el PP", apostilló.

Tras el pleno, Antonio Laborda, portavoz de Vox, juzgó de "demasiado precipitado" valorar la propuesta. Eso sí, insistió en que su partido había votado a Alós y que su objetivo, "que se mantiene desde un principio, es quitar al PSOE del gobierno".

Por la tarde, la gestora provincial de Vox se reunió "bajo la presidencia de Laborda" y acordó estar dispuesto a apoyar la moción de censura, reiterando que Vox "cumple sus compromisos, no como otros". Tras calificar de "sainete" lo ocurrido, Vox criticó la "cobardía" de Cs, en el que "no se puede confiar".