print
 
RECONOCIMIENTO

"Cum laude" a los alumnos de la Escuela Taller Diservice de Atades Huesca


12
La iniciativa, realizada con el Inaem y la Escuela de Hostelería, exhibió su valor



J.G.A.
17/06/2019

HUESCA.- Un exquisito menú sirvió para constatar la pericia adquirida en cocina y servicio por los nueve jóvenes con discapacidad intelectual que han participado en la Escuela Taller Diservice de Atades Huesca, que han combinado la formación teórica y práctica gracias a la concurrencia de la voluntad de los organizadores, Instituto Aragonés de Empleo y la propia Fundación Atades Huesca, de la Escuela de Hostelería y de los restaurantes donde han aprendido en el escenario donde se sustancia la experiencia gastronómica.

El objetivo se había cumplido y la puesta de largo fue realmente espléndida, "cum laude". Con un servicio esmerado, con un entusiasmo desbordante y grandes deseos de agradar, de la cocina de la Escuela de Hostelería emergieron unos ricos aperitivos y, como entrante, una ensalada de la huerta de Atades Huesca digna de aplauso, fantástica en sabor, frugal y colorida.

En un ambiente de celebración, brotó de los fogones el segundo, unos chipirones rellenos en su tinta con guarnición de arroz, jugosos y potentes, muy bien equilibrados. A todo esto, vino Enate (el Vino Amigo de Atades, obviamente) y agua acompañaban el desempeño de los jóvenes convertidos en profesionales en potencia en sala. Dignos para la contratación.

Un ternasco de los que recuerdan a las abuelas, con acompañamiento racial de las patatas a lo pobre, todo muy bien sazonado, con refinamiento y una gran potencia aromática y de sabor.

Lógicamente, el colofón tenía que ser dulce, con unas finas delicias de chocolate que precedieron a un cálido y aromático café.

Toda escuela termina con los reconocimientos, y los nueve jóvenes fueron agasajados con la ovación más sonora y merecida que se hayan escuchado en los salones de la Escuela de Hostelería, donde de por sí se han sucedido en su historia grandes eventos.

Naturalmente, los protagonistas están ya perfectamente capacitados para prestar sus servicios y demostrar sus buenos oficios en el mercado laboral. En un sector tan necesitado de personal, no hay barreras posibles para este objetivo.