print
 
ACTUACIONES MUNICIPALES

Retirados dos pinos que invadían la Calle San Jorge de Huesca


12
El riesgo de caída "era importante en un tramo transitado de la calle"



ADRIÁN MORA
04/07/2019

HUESCA.- La pronunciada inclinación de dos pinos situados en el parque Miguel Servet ha obligado a talados. Estos ejemplares, de gran porte, "se habían arqueado y la copa quedaba justo encima de la calle San Jorge", afirma Ana Pérez, técnica de Infraestructura Verde del Ayuntamiento.

La retirada de estos ejemplares se llevó a cabo este miércoles, entre las 7 y las 12 horas, enmarcada en lostrabajos de seguridad y limpieza del pinar viejo del parque Miguel Servet. Según el informe emitido por el Ayuntamiento de Huesca, estos pinos "suponen un importante riesgo para los peatones" pues "este tramo es uno de los más transitados", por la cercanía, entre otros servicios, del centro de salud. Según el estudio, "no se observan engrosamientos naturales en la base de los troncos que indiquen la formación de madera de reacción que sujete estos crecimientos desviados de la verticalidad". El informe se cierra afirmando que "el terreno en el que se hallan está pavimentado en uno de los casos y en ambos ha sido objeto de una elevada compactación, con la dificultad que esto supone para el correcto desarrollo de los sistemas radiculares".

Los trabajos en el pinar viejo del parque comenzaron hace ya dos meses, y se ha actuado en "casi 70 pinos; se van a podar un total de 190 y se van a talar alrededor de 10", aclara Ana Pérez. Aunque "son cosas que desde abajo no se ven", cuando hay viento o tormentas fuertes el riesgo es importante por la gran envergadura de los pinos, que "llegan a tener hasta 26 metros de altura en algunos casos". Los profesionales que realizan las tareas de podada "se suben a la copa y se mueven con cuerdas por dentro, observando qué es lo que hay en cada uno de los árboles", concluye Pérez.

El riesgo que presentaban algunos de los árboles fue el motivo por el que una zona del pinar fuera cerrada durante varias semanas, entre el invierno y la primavera del año pasado. En aquellas fechas, se realizaron 15 talas por riesgo de caída: 9 pinos carrascos, 4 cipreses y 2 cedros atlánticos. La gran densidad de árboles de la zona desaconseja sustituir estos ejemplares.