print
 
POLÍTICA

Xavier Pericay deja la dirección de Cs pero no pactaría con Sánchez


Fue uno de los fundadores "naranjas" y responsable del área de Educación



EFE
07/07/2019

MADRID.- Xavier Pericay, uno de los fundadores de Ciudadanos, ha presentado su dimisión como miembro de la dirección nacional, aunque ha desligado su decisión de la negativa del partido a facilitar la investidura del presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, o de los contactos mantenidos con Vox en varios territorios.

Pericay, responsable del área de Educación de la ejecutiva de Cs y portavoz en el Parlamento balear en la pasada legislatura, achacó su marcha a "cuestiones de funcionamiento interno" del partido y "no tanto a la estrategia y a la política de pactos".

La del filólogo y escritor catalán es la cuarta dimisión de cargos de peso de la formación que lidera Albert Rivera en las últimas dos semanas, después de la marcha de Toni Roldán y Javier Nart, que también eran de la ejecutiva, y del cabeza de lista en Asturias, Juan Vázquez.

Roldán y Nart renunciaron después de que la dirección ratificara en una votación imprevista mantener el veto a negociar con Sánchez.

Pericay ha dicho discrepar de esta postura y ha puntualizado que su renuncia no guarda relación con el giro ideológico hacia la derecha del partido en los últimos meses. "En relación con que si hay o no que pactar con Sánchez, soy de los que creo que no y, por lo tanto, estoy en la línea mayoritaria del partido. En eso, no tengo ningún problema. Mis razones no están vinculadas con esto", ha explicado en declaraciones a Efe.

Según el ya exsecretario de Educación, el no a Sánchez está "perfectamente justificado" y su dimisión tiene que ver más con aspectos internos del partido y con una "pérdida de motivación e ilusión" después de cuatro años al frente del partido en Baleares, donde perdió las primarias en marzo.

A su juicio, Cs tiene unos principios desde su fundación que "en absoluto se han modificado en ningún momento" y que le impiden pactar con Sánchez cuando los socialistas van a gobernar con los nacionalistas de Geroa Bai en Navarra.

Respecto a Vox, Pericay respalda que Cs pueda mantener contactos siempre que no alcance acuerdos, ni gobierne "en ningún sitio" con la formación de extrema derecha, lo que, en su opinión, no se ha dado hasta ahora. Romper esta regla, advirtió, sería "un grave error" y un paso "profundamente contrario al ideario" de Cs.