print
 
VERANO 2029

Las piscinas de Huesca recuperan sus cifras habituales tras abrir la Ciudad Deportiva


Los primeros días de julio, coincidiendo también con la ola de calor, San Jorge y Ruiseñores acabaron masificadas



O. ISARRE
21/07/2019

HUESCA.- La apertura de las piscinas de la Ciudad Deportiva Municipal ha conllevado el fin de la masificación que hubo los primeros días de mes en las de San Jorge y Ruiseñores. Los datos de la última semana -desde el 12 de julio, fecha de apertura de la Ciudad Deportiva, hasta el 19- reflejan niveles similares a los de otros años, con San Jorge y Ciudad Deportiva sumando tres cuartas partes de los bañistas y Ruiseñores el 25 por ciento restante.

El concejal del Patronato Municipal de Deportes, José María Romance, cifró en 3.523 los usuarios de San Jorge en ese periodo, en 3.421 los de la Ciudad Deportiva y en 2.426 los de Ruiseñores. "Son prácticamente los mismos datos de todos los años -afirmó Romance-. Los números han vuelto a sus niveles habituales" en cuanto a distribución de los bañistas se refiere, porque la cifra de afluencia total ha bajado esta semana "porque no ha sido especialmente buena por la climatología".

 

RESBALONES

 

El responsable del Patronato también aseguró que los informes solicitados a Urbanismo sobre los resbalones en las nuevas baldosas de la Ciudad Deportiva confirman que el baldosado actual "está homologado, cumple todos los requisitos y ha superado todos los ensayos previos a la recepción de las obras".

Usuarios de la Ciudad Deportiva se han quejado de que estas nuevas baldosas generan muchos resbalones y alguna caída. Romance indicó que "por escrito" no hay ninguna queja y apuntó que, según los informes citados, al colocar nuevas baldosas, "al principio, hay una capa que desaparecerá con el tiempo y con el uso", lo que hará que ya no haya tantos resbalones.

Otras de las quejas que expresaron los usuarios hacía referencia al estado del césped del recinto. El Ayuntamiento espera acabar la reforma de la Ciudad Deportiva con una futura actuación en la zona de césped más cercana a la calle Balsas de Chirín, en la parte sur del complejo.

Tras las obras en las playas de estas instalaciones, el Patronato Municipal de Deportes consideró "imprescindible" la reposición sobre todo en dos puntos, la zona por la que accedían los vehículos a la obra y junto al muro soterrado próximo al nuevo vaso de chapoteo. Por el momento, el contrato ha quedado desierto al no haberse presentado ofertas.

En la última obra se ha invertido unos 300.000 euros para renovar las playas de los vasos grande y mediano, así como para la renovación total de la piscina infantil, de unas instalaciones con 30 años de antigüedad.