print
 

Blanca Orúe: "El trabajo conjunto entre los pescadores y los científicos es básico"


La oceanógrafa oscense ha presentado recientemente su tesis doctoral sobre los atunes tropicales en el océano Índico



A. E.
21/07/2019

HUESCA.- El primer dato curioso sobre Blanca Orué es su profesión y su lugar de nacimiento. Esta joven oscense de 29 años es oceanógrafa y estudió Ciencias del Mar en la Universidad de Cádiz. A pesar de proceder de las montañas, su pasión por el mar viene de lejos, ya que su familia, concretamente su padre, que es bombero y también buceador, le enseñaron desde muy pequeña "el amor por el mar y el respeto por el océano". Desde entonces, tal y como explica, "empezó a crecer esa curiosidad para entender cómo ocurrían las cosas en el océano, por qué los peces iban a un lugar y no a otro".

Tras licenciarse, se decantó por el máster en oceanografía, "basado en entender las cuestiones físicas y biológicas del océano para comprender todos sus procesos". Durante ese año, comenzó su inquietud por la oceanografía biológica, así como por la investigación y el mundo que rodea al atún. "Es un tema que se estudia mucho, tanto por los pescadores para saber dónde tienen que ir como por los científicos para saber que áreas tienen que proteger", detalla.

Al poco tiempo de acabar el máster, le ofrecieron una beca de doctorado en la fundación "Azti Tecnalia" de San Sebastián, donde ha pasado los últimos 4 años realizando su tesis doctoral sobre la ecología y el comportamiento de los atunes tropicales en el océano Índico. Para todo ello, partía de los datos acústicos proporcionados por los propios pescadores. Por este motivo, además de todo el trabajo de programación e investigación, Blanca Orué dedicó 63 días a vivir en un barco atunero en Costa de Marfil para aprender y sumergirse de lleno en la pesca del atún. "Es muy fácil leerlo todo sobre el papel y los papers científicos, pero realmente no sabes lo que es hasta que estás allí. Fue toda una experiencia", afirma sobre su aventura.

La joven oceanógrafa explica que los datos utilizados para su tesis, los obtenían los pescadores a través de Biofads, unos dispositivos concentradores de peces biodegradables, utilizados por ellos mismos para hacerse con los atunes y que a su vez generaban estos datos para la investigación. De esta manera, Blanca Orué subraya que "el trabajo conjunto entre pescadores y científicos es básico" y se refiere a la investigación como pieza clave para que esa especie en concreto de atún pueda seguir siendo explotada de forma sostenible.

Con su investigación pionera en España (es la primera vez que se trabaja con esos datos acústicos), han dado salida a varias cuestiones como la ubicación de los atunes según el período del monzón tropical o incluso del mes. "Estoy muy contenta, han sido 4 años muy duros pero muy bonitos, dedicados en cuerpo y alma a una investigación que comienzas a crear desde cero", explica.

Orué afirma que su deseo es continuar en el mundo de la ciencia y la investigación a pesar de las dificultades. "Ahora mismo en España está bastante complicado y lo que recomiendan irse fuera. De momento voy a tomarme un tiempo para pensar en el futuro", concluye.