print
 
LA ENTREVISTA

José María Enguita: "Santiago Gastón se hizo importante en Argentina"


El docente de la Universidad de Zaragoza repasó en los Cursos de Español de Jaca la trayectoria del ilustre emigrante de Ansó



RICARDO GRASA
08/08/2019

JACA.- Venturas y desventuras de un ansotano en el Río de la Plata y su reflejo lingüístico es el título de la conferencia impartida este miércoles en Jaca por el profesor de la Universidad de Zaragoza José María Enguita acerca de Santiago Gastón Añaños, que nació en Ansó en 1886 y se trasladó a Argentina en 1906, muriendo en la ciudad de Corrientes en 1975.

Su historia aborda el mundo de la inmigración durante una época de grandes cambios demográficos. "Desde las últimas décadas del siglo XIX a 1930, el Río de la Plata acoge una cantidad enorme de inmigrantes", como explicó el ponente. "En la época pudieron llegar 3,5 millones de italianos y ya en 1914, el 12% de la población argentina era de procedencia italiana".

Por fortuna, "Santiago Gastón tenía las pilas bien puestas y consiguió hacerse un puesto importante en Corrientes, donde estuvo de pastelero desde 1930 y fue muy bien considerado, por lo que dicen sus memorias", que se publicaron bajo el título "La vida de un emigrante".

Como lingüista, José María Enguita considera "muy interesante" la vida de Santiago Gastón, "porque con seguridad tenía una lengua distinta al castellano". Entonces, "esto podría ser razón de una confrontación", que cayó del lado del castellano. "Él no emplea ningún enunciado en ansotano, pero sí muchas palabras de Ansó y otras que hoy son genéricas del Pirineo y Aragón".

De familia comerciante y ánimo poeta, Santiago Gastón escapó al sur de Francia, donde muchos altoaragoneses se ganaron la vida como alpargateros. "Allí donde estuvo, observó mucho el contacto entre lenguas", según el profesor de la UZ. "Desde muy jovencito, trabajó en la línea del tren a París (en la zona de Orthez) y se fijó en cómo los franceses hablaban de otra manera".

Antes de viajar a Buenos Aires, el buque que transportó al ansotano atracó en Santos (Brasil), donde una serie de personas "se ofrecían para acompañar a los pasajeros a la hora de comer o visitar el municipio". Gracias a ello, "descubrió un castellano aportuguesado", ya que su acompañante aprendió español, pero su lengua materna era el portugués.

Según Enguita, "también observó testimonios de mezclas de lenguas con el guaraní". Hay que tener en cuenta que el ansotano se estableció en Corrientes, una ciudad situada en el norte de Argentina, donde hoy el guaraní es una lengua habitual. "El castellano está muy influenciado allí por el guaraní" y otro tanto le sucede al italiano.

"Todo lo vivido por Santiago Gastón es muy curioso, porque viene de un pueblito", dijo el docente, al que le resulta "emocionante" conocer la vida del ansotano, del que destacó su "increíble afecto" por un docente que tuvo en Ansó, Pascual Altemir. "Desde Corrientes, solicitó al Ayuntamiento que le dedicara una calle a este buen maestro", algo que se cumplió y que le sirvió para poder mostrar "su devoción" por una persona a la que cita "muchísimas veces" en sus memorias, escritas en prosa y en verso a la vez.