print
 
JACETANIA - CIENCIA Y TECNOLOGÍA

El Laboratorio de Canfranc acometerá obras de corrección electromagnética


Acometerán también medidas correctoras necesarias para el desarrollo de sus proyectos y experimentos.



EFE
08/08/2019

HUESCA.- El Instituto Tecnológico de Aragón (Itainnova) acometerá los trabajos necesarios para el estudio de caracterización electromagnética del Laboratorio Subterráneo de Canfranc y de las medidas correctoras necesarias para el desarrollo de sus proyectos y experimentos.

Según informa el Gobierno de Aragón, el equipo de sistemas eléctricos de Itainnova, de reconocido prestigio internacional, ha sido elegido por el consorcio gestor del Laboratorio, que integra al Ministerio de Ciencia, Ejecutivo aragonés y Universidad de Zaragoza, ha sido elegido "tanto por su experiencia como por sus equipamientos".

El Laboratorio de Canfranc es una instalación científica subterránea situada en el municipio pirenaico de Canfranc dedicada a la investigación de la materia oscura del universo y a la detección de sucesos poco probables.

Por este motivo, el centro está instalado bajo las montañas, a unos 850 metros de profundidad.

Los experimentos y técnicas que se desarrollan "sólo pueden ser llevados a cabo bajo unas condiciones de bajo ruido radiactivo, por ello nos ubicamos a nivel subterráneo y rodeamos nuestros detectores con una variedad de blindajes de diferentes materiales (cobre, plomo, polietileno, agua borada, etcétera)", explican sus responsables en el documento de la licitación.

Sus instalaciones tienen un entorno de bajo fondo radiactivo ideal y permiten el aislamiento de los rayos cósmicos, condiciones indispensables para realizar experimentos acerca de la física de partículas y las astropartículas.

Los experimentos e instalaciones del LSC llevan asociados gran cantidad de dispositivos eléctricos y electrónicos que generan interferencias electromagnéticas radiadas y conducidas que se acoplan a partes sensibles de los detectores, disminuyendo su capacidad de funcionamiento.

Estas fuentes de ruido son de muy diversa naturaleza, desde el generado por la propia electrónica del experimento (fuentes de alimentación, tarjetas de amplificación, sistemas de lectura, readout chips, clocks, etc) hasta el proveniente de equipos auxiliares de la instalación situados en su proximidad como bombas, sistemas de ventilación y red eléctrica.

Según las fuentes citadas, la caracterización y el control de las interferencias electromagnéticas, tanto en los experimentos como en la instalación, resultan "cruciales" para definir elementos y áreas críticas del laboratorio que necesiten mejoras para asegurar el correcto desarrollo de los experimentos.

Para ello, añaden estas fuentes, se debe abordar esta problemática a nivel de instalación, pudiéndose mantener los umbrales de ruido siempre por debajo de unos niveles válidos para el correcto funcionamiento de los detectores y servicios de medida instalados.