print
 
POLIDEPORTIVO - CLUB LITERA MONTAÑA

El Club Litera de Montaña no para tampoco en agosto


12
Realizó una doble actividad durante el fin de semana en la provincia



D.A.
09/08/2019

HUESCA.- El Club Litera de Montaña no para en agosto y el pasado fin de semana realizó dos actividades, de montañismo y senderismo, que se explican a continuación..

A la tercera va la vencida, esta vez hemos hecho bueno el tópico y a la tercera vez que hemos programado el pico Palas hemos conseguido llegar hasta su cumbre. Los montañeros del Club Litera de Binéfar nos dimos cita el domingo junto al lago de la Sarra para comenzar la ascensión al pico Palas, de 2.973 metros, una de esas magníficas cumbres que permanecen en segundo plano por no alcanzar los 3.000 metros de altitud. El amanecer nos alcanzó caminando por la hermosa senda que bordea el barranco de Aguas Limpias, y conseguimos llegar hasta los ibones de Arriel sin padecer el castigo del implacable sol de este verano.

Con la esbelta pirámide del Palas frente a nosotros, bordeamos los ibones y comenzamos a ascender por la angosta pedrera que nos conduce al pie de la pared, donde unos mojones estratégicamente colocados nos guían en la trepada hacia la chimenea Ledormeur. Vencida la principal dificultad de la ascensión continuamos imparables hacia la cima, disfrutando de los magníficos paisajes que nos rodean, en un día en que las nubes brillan por su ausencia y el universo montañero se extiende mucho más allá de donde alcanza nuestra vista. El descenso lo hacemos destrepando con el máximo cuidado y montando un rapel en la chimenea para llegar al pie de la pared sin ningún incidente reseñable.

 

SENDERISMO

 

Clásica excursión pseudobarranquista del club, que esta vez retrasamos a agosto, con lo que nos encontramos menos agua en el cauce y más gente en el barranco. Empezamos la excursión caminando desde la zona de parquin de Morrano que desciende hasta las fuentes de Tamara en una media hora por sendero señalizado. Allí en la Fuente de Tamara toca el primer baño, que cuesta un poco, no por lo caluroso del día si no por la fría temperatura del agua, sobre todo la que sale de la propia fuente, aunque más vale acostumbrarse porque pronto seguiremos el cauce y tendremos que mojarnos... Así pues vamos siguiendo el cauce unas veces por el propio curso de agua, otras por algún sendero que evita las dificultades barranquistas, que no son nuestras pretensiones. Paramos en las badinas y aprovechamos alguna cascada para algún salto pero siempre con seguridad y respetando a los barranquistas. Entre saltos, baños, pocetas y demás tardamos más de 4 horas en llegar al Salto de Bierge, donde hemos dejado los coches y la comida. Después de comer los peques aprovechan para un último baño (ya nadie respeta las 2 horas de la digestión ) y acabamos echando cafés y cervezas en el camping, que para eso está, digo yo.