print
 
SOBRARBE - SUCESO

Katya Ríos, hija del desaparecido en el valle de Vió: "Allá donde esté, mi padre luchará por volver a casa"


Después de más de una semana, confía en hallarlo con vida gracias a su fortaleza



V. A.
10/08/2019

HUESCA.- Después de más de una semana de búsqueda, el paradero de Jesús Ríos González, desaparecido en el valle de Vió el pasado sábado, continúa siendo una incógnita. Y aunque las jornadas cada vez pesan más (este sábado ya se cumplen ocho días), nadie pierde la esperanza de encontrarlo con vida, especialmente su familia que confía en la fortaleza física y mental de Jesús.

"Mi padre es un hombre fuerte y no se va a rendir, allá donde esté luchará por volver a casa", afirma su hija, Katya Ríos, quien asegura que pese a sus 71 años, su padre estaba en plena forma. "Lleva corriendo y haciendo maratones desde que tenía cuarenta años, no es un profesional pero obtenía buenos resultados en sus carreras de veterano", afirma.

El día de su desaparición Jesús salió a andar como todas las jornadas, bien temprano, relata su hija. Al parecer, se había interesado por ir a visitar el puente de Morillo, así que es probable que fuera hacia allí, pero en algún momento se desorientó y acabó llegando hasta Morillo de San Pietro, que está a hora y media más de camino. "Aquí preguntó a un pastor por la ruta de vuelta a Vió más rápida, serían las 11:30 o las 12 del mediodía, y ya nunca más se supo", comenta Katya.

Desde entonces, la movilización para encontrar a Jesús por tierra y aire no ha cesado. Más de cuatrocientas personas, entre profesionales y voluntarios, veinte unidades caninas y drones especializados han peinado la zona y continuarán haciéndolo hasta dar con el paradero del desaparecido.

Katya se muestra muy agradecida por el esfuerzo que se está realizando. "Siento una profunda gratitud hacia todas las personas que nos están ayudando", expresa, al tiempo que destaca la generosidad de los voluntarios y la entrega de la Guardia Civil y de su capitán, que mantiene informada diariamente a la familia.

Desde México, país del que procede el desaparecido, también se están movilizando. "La familia que tenemos allí ha hablado con el cónsul, con la embajada y sé que hay equipos de alpinistas y rescatadores interesados en colaborar", dice Katya, quien confía en que todas estas muestras de solidaridad no se desvanezcan con el tiempo y se mantenga la intensidad de la búsqueda hasta encontrar a su padre.