print
 
EXTINCIÓN INCENDIO

Logran contener el incendio que afecta a Gran Canaria


El fuego se extiende por un millar de hectáreas y obliga a evacuar a mil personas



EFE
12/08/2019

LAS PALMAS DE GRAN CANARIA.- El dispositivo que trabaja en la extinción del incendio forestal que desde este sábado afecta a la cumbre de Gran Canaria, y que forman entre 500 y 600 personas entre medios aéreos y terrestres, intentó durante la jornada de este domingo atacar por todos sus flancos a un fuego todavía activo, pero ya contenido.

Un millar de hectáreas afectadas de los municipios de Artenara, Tejeda y Gáldar y unas mil personas evacuadas son, por ahora, las consecuencias de un incendio que comenzó, al parecer, por los trabajos de soldadura que un hombre, que fue detenido este domingo por la Guardia Civil, realizaba en la zona de Juncalillo (Artenara).

Aunque el fuego inicialmente parecía controlado en un 85 por ciento de su perímetro, durante la noche del sábado y la madrugada de este domingo se fue extendiendo, lo que provocó a su vez la evacuación de una veintena de núcleos poblacionales.

El Gobierno de Canarias se hizo cargo durante la madrugada de la dirección de las labores de extinción en la que durante el día de este domingo participaron diez medios aéreos procedentes de todas las administraciones, brigadas forestales, personal de Medio Ambiente, Policía Local, bomberos del Consorcio de Gran Canaria y efectivos de la Unidad Militar de Emergencia, tanto de sus base en Canarias como procedente de Andalucía.

Asimismo está previsto que llegue a la isla un hidroavión desde Málaga para que se una a los medios aéreos ya disponible. El presidente de Canarias, Ángel Víctor Torres, manifestó a su vez que el incendio está contenido en su perímetro de 23 kilómetros, si bien advirtió de que las próximas horas son cruciales ya que, a pesar de una bajada de temperaturas, se espera un aumento del viento, lo que podría dificultar aún más las labores de extinción.

Por otra parte, el presidente canario pidió cautela porque, a pesar de que los técnicos son optimistas con la evolución del fuego, cualquier cambio meteorológico pueda afectar a su control y extinción.

"El fuego está contenido, pero no extinguido y podría evolucionar", adelantó Torres, por lo que fueron activados, de esta forma, "todos los mecanismos para atender cualquiera de las situaciones posibles".