print
 
DESEMBARCO HUMANITARIO

Permiten desembarcar a tres migrantes del Open Arms


Se trata de dos mujeres y un hombre que presentan problemas de salud



EFE
12/08/2019

BARCELONA/ROMA/PARÍS.- El buque de rescate de inmigrantes Open Arms, que aguarda frente a la isla de Lampedusa (al sur de Italia) con 160 migrantes a bordo a la espera de un puerto para que puedan desembarcar y ser atendidos, recibió la tarde de este domingo permiso para que tres de los rescatados desciendan por motivos de salud.

La autorización, pero solo para tres de los inmigrantes, llegó por parte de las autoridades maltesas e italianas. Según fuentes de la ONG Open Arms, radicada en Cataluña, se trata de una mujer con una posible neumonía, un hombre con tuberculosis y otra mujer con un historial de tumor cerebral.

Las dos mujeres serán evacuadas en helicóptero hacia Malta, mientras que el hombre será trasladado a Italia en otra embarcación, que enviarán las autoridades italianas, según las mismas fuentes. Un responsable de Open Arms había señalado este domingo que la posibilidad de que su barco atracara en un puerto sin permiso por motivos humanitarios es "el último recurso" por el que optarían en una situación de emergencia extrema.

El barco de la ONG española ha cumplido ya once días con 160 personas a bordo frente a la isla de Lampedusa, a la espera de que se le permita desembarcar, después de las negativas de los gobiernos italiano y maltés.

 

FRENTE A LAS COSTAS LIBIAS

 

Mientras, en el Mediterráneo Central, Médicos Sin Fronteras (MSF) y SOS Mediterráneo rescataron con el Ocean Viking a otras 81 personas frente a las costas de Libia. Esta fue la tercera operación de salvamento en tres días, que eleva a 251 la cifra de rescatados. MSF indicó a su vez en un comunicado que el grupo se encontraba en una barca de goma poco apta para la navegación. Por otra parte, el fundador de la ONG Open Arms, Óscar Camps, señaló a la RAC1 que "la estabilidad emocional a bordo del Open Arms empieza a ser difícil. Nos veremos obligados a entrar a puerto por motivos humanitarios, con todas las trabas administrativas y judiciales que puede comportar".

Desde la propia ONG matizaron después estas declaraciones y aseguraron que "nuestra obligación es cuidar a los inmigrantes rescatados y resistir, entrar en un puerto sin permiso por motivos humanitarios sería el último cartucho, jamás pondremos en peligro la vida de las personas a bordo".