print
 
SAN LORENZO 2019

La hostelería de Huesca, satisfecha con el resultado final de la fiesta laurentina


12
Bosque resalta el esfuerzo por mantener "la calidad y el trato" que se da el resto del año



O. ISARRE
18/08/2019

HUESCA.- La hostelería hace un balance positivo de las fiestas laurentinas, una semana de mucho movimiento y trabajo -algunos días "sin parar"- a la que le sigue, en general, unos pocos días de parón antes de volver a abrir los negocios.

Carmelo Bosque, presidente de la Asociación de Hostelería, declaró que el San Lorenzo hubiera sido "magnífico" de no ser por la muerte del hombre agredido en la calle Padre Huesca. La fiesta se ha visto "empañada" por el luctuoso suceso, respecto al cual trasladó el pésame de la Asociación a la familia.

Volviendo al balance hostelero en puridad, del 9 al 11 fueron días de "locura", seguidos de unas jornadas más suaves para acabar con una recta final también "sin parar". El sector ha intentado atender "con la misma calidad que el resto del año" porque los clientes son, en su mayoría, "clientes todo el año".

Las esperas, sobre todo los días más fuertes -en los que se triplican los clientes, precisó-, son entendibles y pidió paciencia.

 

PRECIOS

 

Bosque aseguró que la mayoría de establecimientos no se han pasado de precios, aunque reconoció casos como cañas a 4 euros y otros que se han hecho virales en las redes. Emplazó a tratar al cliente "con rigor", porque "la hostelería debe basarse en 365 días, no en 7. Si engañas a la gente en San Lorenzo, el resto del año no tienes a nadie". También pidió "revisar" el sistema de los vasos reutilizables para ver "si alguien ha hecho negocio".

Como contraparte, elogió la "honestidad" de bares y restaurantes que han cerrado esta semana "porque pensaban que no iban a poder atender con la misma calidad que el resto del año".

 

UNA PLAZA ENFOCADA A MAYORES DE 45 AÑOS

 

Aunque la Asociación hace una "magnífica" valoración global, Bosque resalta que ello no es óbice hacer ciertas "reflexiones a futuro". Una de ellas es que no se pueden dedicar todas las plazas a la juventud, porque el segmento de mayores de 45 años "no se cubre". "Tiene que haber plazas con un ambiente para ellos, es importante que haya sitio para todos", argumentó. Una posibilidad sería estudiar la viabilidad de un nuevo jardín de verano.

Otras reflexiones son la de estudiar el poner seguridad privada en las calles más festivas -"como se hace en los toros y conciertos"-, dotar de transparencia a las cuentas de las peñas y las barras y, sobre todo, "empezar a trabajar el próximo San Lorenzo entre todos y desde septiembre".