print
 
NOMBRAMIENTO

Ardanuy presidirá Amigos del Museo de Barbastro-Monzón


123
Ángel Noguero, que ocupaba el cargo, es el nuevo director del museo



ÁNGEL HUGUET
10/11/2019

BARBASTRO.- La junta directiva de la Asociación de Amigos del Museo Diocesano de Barbastro-Monzón ha aprobado por unanimidad la propuesta para elegir a Miguel Ardanuy como nuevo presidente en la asamblea general extraordinaria que se celebrará el próximo 13 de diciembre. Ardanuy relevará a Ángel Noguero, que ha presidido la asociación desde el 15 de marzo de 2011, pero su reciente nombramiento como director del museo hace incompatibles ambas responsabilidades. Por otra parte, Noguero es vicario general del obispado y responsable de la Unidad Pastoral desde octubre de 2018.

El barbastrense Miguel Ardanuy ha sido profesor-tutor en el Centro de la Uned en los grados de Historia del Arte, Geografía e Historia y durante el curso 2018-19 participó en la Universidad de la Experiencia con la asignatura Un viaje por el pasado a través de fuentes históricas. Al mismo tiempo, ha formado parte del equipo organizador de los Cursos de Verano sobre Prehistoria con diversas ponencias.

Tiene experiencia y trayectoria suficientes para centrarse en el legado de los hermanos Santisteve, a quienes se recuerda en el Museo Diocesano por su gran labor. La colección en la sala dedicada a la Arqueología La Diócesis en el pasado destaca entre la propuesta expositiva que se completa con otras piezas sobre la historia de Barbastro en el pasado.

 

CUATROCIENTOS SOCIOS

 

Por su parte, Ángel Noguero ha sido testigo directo de la trayectoria y el auge cobrados por la Asociación de Amigos del Museo, que se fundó tras su apertura el 15 de diciembre de 2010 y tiene un censo de 400 socios, entre patrocinadores, protectores y "normales". La labor realizada ha sido acreedora de reconocimientos y se consolida entre los apoyos principales del museo, al que destina recursos y organiza actividades.

Noguero se ha referido al Museo Diocesano como "una de las cosas más hermosas que se han hecho en Barbastro por diferentes razones" y entre otras obras, destaca la recuperación del retablo de Santa Elena durante tres años de trabajo en el taller que dirige María Puértolas. La restauración realizada con ayudas institucionales fue posible por su interés e insistencia reiterada en su etapa de ocho años de párroco en Benabarre y su grupo, antes de incorporarse a sus nuevas responsabilidades pastorales en Barbastro.