print
 
PATRIMONIO

Fallece José Antonio Santolaria, 35 años guarda del Castillo de Loarre


Ha dejado una honda huella y algunas piezas maestras fruto de su virtuosismo cincelando piedra



J.G.A.
13/01/2020

HUESCA.- José Antonio Santolaria Castrillo, guarda del Castillo de Loarre durante 35 años tras suceder a su padre (que cuidó de la fortaleza durante otros 33), ha fallecido este lunes en Huesca después de una penosa y rápida enfermedad. Ha dejado una honda huella tanto por su sabiduría como por su afabilidad, y para la eternidad quedan algunas piezas memorables como el guerrero, el caracol o la mesa de piedra, incluso la pila de santiguar de la iglesia.

José Antonio Santolaria había cumplido 70 años y era uno de los socios de honor de la Asociación de Amigos del Castillo de Loarre, que reconoció en él una dedicación sin límites desde su condición de guarda de monumentos.

A lo largo de los siete lustros, esta enciclopedia viviente del castillo románico mejor conservado de Europa conoció a no pocos ilustres, entre ellos Ridley Scott, Anthony Quinn y Charlton Heston, con superproducciones como "El reino de los cielos".

Hombre renacentista, un recorrido con él permitía no sólo descubrir hasta los más mínimos detalles de la enhiesta fortaleza, sino todas las peculiaridades de su entorno, de su flora y de su fauna.

Persona extraordinariamente leída, en 2017 se estrenó como autor literario con el libro "El primer amor de Santiago Ramón y Cajal, Cajalé, en Loarre", una novela en la que trenzó realidad y ficción sobre la curiosidad de quien luego fue Premio Nobel de Medicina, que se subía a la torre de la Iglesia de Ayerbe para ver mejor el castillo, y su padre le envió de aprendiz de pastor a Loarre.

Indagando, encontró archivos interesantes como una foto de 1893 en la que aparece el científico con toda su familia, y en la que se apunta que se encontraban en el Monasterio de Piedra. En el relato, aparecen personajes reales como el Padre Huesca, Lucas Mallada, el organista Diego Pontac y el dibujante Francisco Parcerisa.

José Antonio Santolaria ha legado, por tanto, su conocimiento y sus inquietudes, su obra escultórica de la que pueden sentirse orgullosos su mujer, Nieves Teresa Jaime Paúl, sus hijos Raúl y Rebeca –actual presidenta de la Asociación de Amigos del Castillo de Loarre- y sus dos nietos.

Reposa José Antonio Santolaria en el Tanatorio Hermanos Santander, en el polígono Magantina de Huesca, y el funeral será en la Iglesia de Loarre este martes 14 de enero a las 16 horas.