print
 
COMARCAS - JACETANIA

Aragüés del Puerto y Jasa recuperarán el domingo el refugio montañero de Lizara

Dormitorio del nuevo refugio de Lizara.
Al acto han sido invitados altos cargos institucionales



M.M.
17/06/2003

HUESCA.- El próximo domingo, el valle de Aragüés del Puerto recuperará el refugio de Lizara, que ha sido totalmente reconstruido después de que un incendio registrado a principios del año 1999 devastara por completo la antigua instalación montañera.

Los presidentes de la Mancomunidad Forestal de Aragüés del Puerto-Jasa y de la Federación Aragonesa de Montañismo (FAM) han invitado a la inauguración del nuevo edificio a numerosas autoridades, entre ellas el presidente del Gobierno aragonés, Marcelino Iglesias, y al de la Diputación Provincial de Huesca, Antonio Cosculluela, así como a altos cargos del Consejo Superior de Deportes, de otras instituciones, vecinos de la zona y clubes de montaña.

Para celebrar este acontecimiento, la organización fletará dos autobuses y ha previsto un programa de actos que incluye varios recorridos senderistas. Para realizar el itinerario más largo, se partirá a las seis de la mañana desde Zaragoza (Plaza Paraíso, ante la Facultad de Medicina) y se efectuarán paradas en Huesca, Sabiñánigo y Jaca, en función de la demanda. La excursión elegida discurrirá entre Aísa y el refugio de Lizara.

Para participar en la segunda opción propuesta, por la ruta de los Sarrios hasta el Puerto de Tacheras, se saldrá desde el mismo punto de la capital aragonesa a las siete de la mañana y de nuevo se llevarán a cabo paradas en los puntos donde se solicite. En ambos casos, el precio del billete es de diez euros y el número de plazas es limitada, por lo que es preciso realizar reserva.

A las dos de la tarde, según el esquema previsto, se inaugurará el refugio y se visitarán las instalaciones y, una hora más tarde, se celebrará una comida, a la que está previsto que acudan entre 150 y 200 personas.

El refugio de Lizara se sitúa a pie de carretera, a una altitud de 1.500 metros, en las faldas del pico Bisaurín, la cumbre más alta del Pirineo aragonés occidental. Hasta que fue asolado por el incendio, Lizara era un punto muy utilizado por los montañeros, sobre todo de origen navarro y vasco, debido a la proximidad geográfica de estas comunidades.

El nuevo edificio cumple la normativa de Albergues y Refugios del Gobierno de Aragón. Para ello, se han ampliado las instalaciones, se ha incorporado un aula polivalente para impartir cursos y charlas, habitaciones pequeñas con baño y ducha, tratamiento de aguas residuales y medidas contra incendios que lo van a situar como unos de los edificios más seguros en esta materia.

La climatología ha provocado que las obras se dilataran en el tiempo, ya que las precipitaciones son muy cuantiosas en esta zona pirenaica.

Ahora mismo, el refugio de Lizara es el más moderno de toda la cordillera.