print
 
NUESTRAS RAÍCES

Azlor: Villa somontana y sus infanzones (1)




Por Santiago BROTO APARICIO
18/01/2004

Entre Abiego y Peraltilla la carretera es una línea casi recta en busca de la Nacional 240 situándose junto a aquella las dos poblaciones de Azlor y Azara, ambas de alltiguo fortificadas, entre una sucesión de cerros y planicies, tierras pardas de olivar, almendro, cereales y vid. Su topónimo, de claro origen arábigo, a través de los tiempos tuvo las variaciones de Azohor, Azelor, Alcelor y Azllor y su primera cita documental se registra en 1095, tras su conquista a los musulmanes, y entre 1101 y 1137 mandó su castillo el Tenente masco Portuñones, todo ello bajo los reinados sucesivos de Pedro I, Alfonso I y Ramiro II de Aragón. La estructura de su fortaleza, -de la que sólo quedan algunos restos y el aljibe-, asentada sobre una base rocosa, consistía en una plataforma que servía de recinto, con una torre rectángular a la que se accedía por diversas gradas excavadas. En 8 de enero de 1200, el rey aragonés Pedro II permutó, a cambio de otros bienes, la villa de Azlor a Miguel de Resún; y en el siglo siguiente, en 16 de junio de 1326, el monarca Jaime II de Aragón procedió a su venta. En 1467, Jaime Cancer, hízo donación del señorio de Azlor que ostentaba su familia, a la ciudad de Barbastro, quedando como aldea de la misma, cuando contaba con 28 fuegos de población, situación en la que permaneció hasta finales del siglo XVIII.

A unos tres kilómetros al N.O. de Azlor, en terreno poblado de carrascas, se hallan las ruínas de lo que fue castillo de Femahuelo, consistentes en un torre desguazada, de planta rectangular y algunos muros aspillerados que parecen tratarse de una construcción del siglo XII. Y al E. de la carretera, en el monte de Alcalá, entre Azlor y Azara, se sitúan tambien los restos de lo que fue castro de Ador, que tuvo robusta torre, mansión, iglesia de San Gil y otras dependencias agrícolas, construídas en el siglo XVI y ampliadas o reformadas en el XVIII, que en 1681 fue vendido por Diego de Urries a Alejandro de Naya y Molina, de Adahuesca, que recibió luego el título de Barón de Alcalá, por el nombre de dicho monte.

El templo parroquial de Azlor es un bello ejemplar del gótico aragonés construído en principios del siglo XV; estaba en 1425 dedicado a Santa María y en 1620 ya se titulaba de la Purificación, con su Cofradía del Rosario y disponía de un Rector y cuatro racioneros y sus altares del Santo Cristo, -con la Cofradía de la Sangre-, San Pedro y Santa Ana. Su ábside es poligonal, su planta rectangular con galería de ladrillo sobre ella, portada barroca a los pies y original y singular torre independiente asentada en la peña, cuyo chapitel destruyó un rayo en 1783.

El día 8 de agosto de 1733, el Ayuntamiento de Azlor, reunido en las Casas de la Cofradía, compuesto por el Alcalde Martín-Juan Aturiac, los Regidores Joseph Colungo y Pedro Cancer y el Síndico Pascual Gros, daba cumplimiento, -según testimonio del Escribano de Abiego Joseph de Paul-, a las órdenes del Real Acuerdo, indicando que los hidalgos allí residentes eran: Bautista de los Arroyos, Miguel-Baltasar Cancer, Joseph Blecua, Joseph y Domingo Colungo, Joseph y Miguel de Rufas, Martín Blancas de Rodellar y Miguel de Mur, quienes figuraban en tal condición en los Libros Catastrales. Dicha lista, en sesión celebrada el 29 de julio de 1737, por la Corporación municipal entonces formada por el Alcalde Vicente de Bielsa, los Regidores Martín Cancer, Miguel de Mur y Lorenzo Lomero y el Síndico Pedro Cancer, fue ratificada, a excepción de Miguel de Blecua y Domingo Colungo que se omitían y Martín Cancer, Joaquín Salamero y Juan-Andrés y Vicente de Bielsa que se aumentaban. Además nos consta que en diferentes épocas, residieron tambien allí miembros de los linajes Abellana, Ayerbe, Samperiz y Urrraca. Las genealogías de todos ellos son las siguientes:

-ABELLANA.- A mediados del siglo XVIII. Josef Abellana y Ayerbe, de Radiquero, hijo de Miguel y Rosa, pasó a Azlor a convolar casando con Teresa Cancer, iniciando así nueva rama este linaje y obteniendo Ejecutoria de Infanzonía ante la Real Audiencia de Aragón en 1778, junto con sus descendientes Joaquin (Presbítero), José, Ambrosio, Pedro, Miguel y María Abellana y Cancer.

-ARROYOS.- Antiguo linaje asentado en Azlor y originado en Pertusa, en donde ya existían miembros documentados en 1540, como Antón de Arroyos, marido de María Anies, de quienes fue descendiente Jaime de Arroyos, quien, en calidad de Infanzón, asistió a las Cortes aragonesas celebradas en 1626. Margarita de Arroyos contrajo en ese tiempo matrimonio con Francisco Rufas. En 1699 Juan de Arroyos era Racionero de la Parroquial de Azlor, en la que la Casa Arroyos tenía fundado un beneficio. A las Cortes aragonesas celebradas en los aiios 1702-04 asistieron los infanzones de Azlor, Bautista, Josepb y Juan Arroyos: y en 1715, 1737 Y 1828 eran tambien Racioneros Bartolomé, Francisco y Claudio de Arroyos.

En 1733 se reconocía como hidalgo por el Concejo de Azlor a Juan-Bautista de Arroyos, que tuvo luego como sucesores a Juana, Bernardo y Mariano, éste casado con Damiana Ricafort de la que nació Bautista de Arroyos y Ricafort.

-AYERBE.- En la primera mitad del siglo XVIII se registraron los enlaces matrimoniales de Josefa y Felipa de Ayerbe con Francisco y Joaquin Rufas, de Azlor, por lo que ambos linajes unieron sus Armas. En los finales del mismo siglo y principios del XIX resideron en Azlor Miguel y Josef de Ayerbe y Lacoma y un hijo de éstos llamado Miguel de Ayerbe y Calvo.

-BIELSA.- En 1699 ejercía como Racionero de la Iglesia de la Purificación de Azlor, Patricio Bielsa. El Concejo de Azlor en 1737 hacía expreso reconocimiento de la Infanzonía de los vecinos Juan-Andrés y Vicente de Bielsa, descendientes de los de este linaje originado en los los lugares de Gistain, Serveto y Sagarillo que estaban ya en posesión de tal calidad desde los primeros años de la Reconquista. Tomasa de Bielsa, hermana de los anteriores contrajo nupcias con Juan-Gabriel Aturiac, de Abiego; y en 1780 era Racionero de la parroquial de Azlor, Pascual Bielsa.

-BLANCAS DE RODELLAR.- Todos los heraldistas señalan que su origen proviene de un caballero aragonés llamado Martín Martinez de Gombalde, afamado guerrero valeroso, a quien en el año 1390, el rey navarro Carlos el Noble, encomendó la reconquista de un castillo importante en la frontera con Castilla; y al disponerse a montar el asedio, el alcalde de dicha fortaleza le propuso dirimir la contienda en un lucha entre ambos, cuerpo a cuerpo, de manera que si vencía el atacante, se le rendiría el castillo de inmediato, y si el vencedor resultaba ser el alcalde, el cerco se levantaría abandonando todo intento de conquista. Aceptadas las condiciones, para distinguirse, el alcalde se presentó a luchar vestido y armado con armas negras y el aragonés con blancas, batiéndose denodadamente, hasta que con gran esfuerzo logró vencer Martinez de Gombalde, conocido por los espectadores de ambos bandos como el de las armas blancas, lema que adoptó para su escudo y apellido, llamándose posteriormente Martín de Blancas. Se ignora de donde era natural este caballero, pero el linaje de Blancas tuvo su casa solar primitiva en las montañas de Ribagorza, desde donde se extendió por el resto de Aragón. En 1733 el Concejo de Azlor reconoció que entre los Infanzones allí residentes figuraba Martín Blancas de Rodellar, sin que dispongamos de más datos sobre esta familia en esta localidad.

-BLECUA.- El casal solariego más antiguo de este linaje se hallaba en Pozán de Vero, de los que Juan y Antonio de Blecua, obtuvieron Ejecutoria de Infanzonía ante la Corte del Justicia de Aragón, en el año 1598; de allí dimanaron diversas ramas, como la encabezada por Martín-Pedro de Blecua, que pasó a establecerse en Abiego, cuyo primogénito Martín-Pedro de Blecua y Arnal, ganó Sentencia confirmatoria de su hidalguía en 1704; la iniciada por Ramón de Blecua y Paul, de Abiego, casando con Antonia Salas, de Lascellas, así como la formada por Juan-Francisco de Blecua y Millaruelo, tambien de Abiego, estableciéndose en Alberuela de Laliena, mediante matrimonio con Beatriz Bustos, cuyos descendientes José-Francisco y Juan de Blecua merecieron Salva de hidalguía en 1704 y 1803, respectivamente; y por último la que originó Pedro de Blecua e Isarre, que en 1868 hizo volato de Abiego a Fañanas, contrayendo nupcias con Josefa Pablo y Sancho.

En Azlor era Racionero de la iglesia de Santa María en 1673 Juan de Blecua. Suponemos que era igualmente procedente de Abiego Josef de Blecua, residente en Azlor en principios del siglo XVIII, cuya Infanzonía, a la vista de los documentos presentados, fue reconocida por el Concejo municipal en 8 de agosto de 1733.

-CANCER.- Se sitúa su origen en el Lugar de Cancer, del municipio de Barasona, cuyo nombre tomaron por apellido y de la casa solar alli levantada pasaron a establecerse a otros lugares. Por un documento expedido en 3 de julio de 1513, el Concejo de Barbastro deciaraba hijodalgo de sangre y naturaleza a Bernat y a sus hijos Jaime y Juan Cancer y Castan, Señores de Azlor y de Feneruelo, a los cuales sucedieron Anton, Gerónimo, Matías, Jaime y Federico Cancer, este último Señor temporal de Ador y Justicia de la honor de Santa Diaria. A las Cortes celebradas en 1626 acudieron como Infanzones Baltasar (marido de Isabel Allué), Bartolomé, Gaspar, Gerónimo, Martín, Miguel (casado con Isabel Maza de Lizana), Pedro y Ramón Cancer, todos vecinos de Azlor. Dicho Jaime de su matrimonio con María Cabero tuvo a Jaime, Baltasar (marido de Clara Castillón) y Fadrique; el tercero de ellos casado con Aldonza de Pomar fue padre de Gaspar Cancer y Pomar y abuelo de Antonio, Señor de Ador y del casal de Azlor y marido de Margarita Capa, ambos padrcs de Fadrique, Daniel, Simeón, Gaspar y Martín-Damasceno -Canónigo de Huesca y obispo electo de Barbastro, quien creó en Azlor un pio legado para casar doncellas pobres, de 100 libras jaquesas- todos ellos incluídos en la Ejecutoria de Infanzonía expedida en 24 de mayo de 1681. En 1773 comparecían ante el Fiscal de S.M, en solicitud de confim1ación de su Infanzonía Federico Cancer y López y sus hijos, de Azlor, y en 1806 lo hacían Antonio y Narciso Cancer y BieIsa. La capilla de la Magadalena de la iglesia de Azlor, pertenecía a los Cancer, que tenían en ella su propio enterramiento, desempeñando sus miembros en muchas ocasiones los empleos de Jurados de Infanzones.