print
 
NUESTRAS RAÍZES

La Heráldica de los Justicias de Aragón (2)




Por Santiago BROTO APARICIO
31/12/2005

-Pedro-Martín Pérez de Artasona, primogénito del anterior, que debió ejercer estas funciones en 1264.

-Pedro Sánchez, que ejerció entre los años 1266 y 1268, muriendo en este último. El apellido de este Justicia se halla muy extendido en las tierras aragonesas enraizado concretamente en las localidades de Abiego, Aineto, Borja, Cariñena, Castejón de Sobrarbe, Junzano, Luna, Monzón, Piedratajada, Plampalacios, Santa Eulalia la Mayor y Trasobares. En el transcurso de su actuación y concretamente en 1266, otorgó facultades el Rey Jaime I para el Justicia, dentro del territorio aragonés, a fin de que pudiese conocer y juzgar todas las causas en primera instancia.

-Rodrigo de Castellezuelo, pertenecía a una familia altoaragonesa de ricos hombres, documentada ya en los inicios del siglo XII. Designado el 8 de julio de 1269, las disensiones del Rey Jaime I con su hijo primogénito Pedro, le produjeron la enemistad de éste que se tradujo en numerosos actos hostiles. Estuvo presente en las Cortes celebradas en Ejea de los Caballeros en 1272, en las que dicho monarca quitó a su hijo la procuración general del reino, lo que aumentó su resentimiento. Fue este Justicia asesinado en Játiva el 14 de junio de 1274 por Beltrán de Canellas, agente del Vizconde de Cardona. Miembros famosos de esta ilustre familia fueron Pelegrín de Castellezuelo, que intervino favorablemente en la designación de Ramiro II el Monje como Rey de Aragón en 1134; Ponce de Castellezuelo, Señor de Calatayud, que sirvió a Ramón Berenguer, Príncipe de Aragón en 1149; Pedro y Pelegrín de Castellezuelo, que en 1166 eran señores de Calatayud el primero y de Barbastro y Alquézar, el segundo; y Guillén de Castellezuelo que, en 1999, era Señor de Huesca.

-Fortunio D’Ahe, titular del cargo desde 19 de marzo de 1273 hasta 1276. Pertenecía a la noble familia de su apellido establecida en la Villa de Tauste. Intervino activamente en la defensa de Sicilia y actuó con rigor en la condena de los autores del asesinato del noble zaragozano Gil Tarin. En la fecha de su posesión firmó, con otros testigos, un documento en el que Jaime I se dirigía a su hijo Jaime y a Teresa Jiménez de Vidaure, ordenándoles que prepararan los soldados, caballos y armas que tenían asignados para realizar cierto servicio al monarca. En 1276 le dio el Rey Jaime I la honor de la villa de Ull, que permutó en 1284 con Pedro III por una pensión vitalicia.

-Martín Segarra, del que existen escasas noticias e incluso se niega su existencia. Algunos historiadores afirman que fue el compilador de las Observancias, respecto a las cuales escribió diversos trabajos.

-Pedro Martínez de Artasona, hijo de Pedro Martínez y Sancha, anteriormente citado, parece que inició sus tareas en 14 de febrero de 1277, en cuyo nombramiento se le asigna un salario de tres mil sueldos sobre los novenos y otros derechos de oficio, así como otra cantidad igual sobre las salinas de Naval. Como por ese tiempo estaba vacante el arzobispado de Zaragoza y el Rey usufructuaba las rentas, este Justicia fue designado administrador de aquél. Asistió a las Cortes convocadas en la ciudad de Zaragoza en 1283 y compró al monarca Pedro III todas las salinas del Reino por la cantidad de setenta mil sueldos. Fue destituido por dicho rey, quien le embargó el castillo de Estadilla y todos sus bienes, por ser remiso en la presentación de cuentas y considerarle autor del llamado Privilegio General que se impuso al mismo rey por los nobles agrupados en la Unión -a efectos de reprimir el indomable y enérgico carácter de aquel monarca y los males y peligros que su conducta pudiera desencadenar- y vivió exiliado de Aragón hasta la muerte del soberano en 1285.

-Juan-Gil Tarín, Señor de Mozota, fue consejero de Jaime I y Zalmedina de Zaragoza en 1274. Recibió de Pedro III en 9 de mayo de 1284 el nombramiento de Justicia, asistiendo en tal calidad a las Cortes celebradas en aquel año en las que se publicaron los Fueros y en las de 1287, en las que se sancionaron por Alfonso III los Privilegios de la Unión. Falleció en 1290.

-Martín Pérez de Huesca.- Ocupó el cargo de Zalmedina en 1269 y obtuvo a su favor Ejecutoria de Infanzonía en 1281, demostrando la hidalguía de todos sus antecesores conocidos, radicados en la ciudad oscense. Fue nombrado por Pedro III Justicia de Aragón en 1287 y ostentó el cargo hasta marzo de 1288.

-Juan Zapata de Cadret. Pertenecía a una ilustre y noble familia residente de antiguo en Calatayud y destacó, en principio, en el ejercicio de los empleos de Juez de Curia y Embajador en Francia e Inglaterra. Designado Justicia en 28 de abril de 1288 tuvo que interceder numerosas veces para resolver las diferencias surgidas entre el monarca Alfonso III y los nobles aragoneses y este rey le hizo donación de los lugares de Juslibol y Cadrete. Por su fidelidad a dicho rey, los Unionistas le quemaron el primero de aquellos pueblos, recibiendo en recompensa el de San Mateo de Gállego, situado, como los anteriores, en las cercanías de Zaragoza. Presidió las Cortes de 1290 en las que se tomaron algunas providencias para sancionar algunos negocios de ciertos magnates. Ceñida la corona por Jaime II en 1291 le prestó su consejo en muchas ocasiones y especialmente en sus altercados con Artal de Alagón, casado con la Infanta Teresa, hermana del monarca. Murió en enero de 1295.

-Ximen Pérez de Salanova. Realizó en 1268 estudios en la Universidad de Tudela, fundada por Teobaldo, Rey de Navarra, y a su final trabajó como Juez de Curia. Inició sus funciones como Justicia el 4 de marzo de 1295 y era un gran experto en derecho aragonés, realizando una recopilación de los Fueros y Observancias, en latín. Casó con Martina Pérez de Tarba y ejerció, bajo los reinados de Jaime II y Alfonso IV, hasta diciembre de 1330, en que se produjo su muerte a sus 77 años. Presidió las Cortes reunidas en 1300, 1301, 1307 y 1311 en Zaragoza, Alagón y Daroca. Fue autor de dos colecciones de Observancia.

-Sancho Jiménez de Ayerbe, cuya designación se indica en 9 de diciembre de 1330. Se le considera miembro de la casa solar del apellido Ayerbe situada en la Villa de Tauste, y se le atribuye la autoría de unas Observancias de obligado cumplimiento sobre los usos y costumbres de los tribunales nacionales y Fueros aragoneses. Tuvo señalada trascendencia su costumbres de los tribunales nacionales y Fueros aragoneses. Tuvo señalada trascendencia su sentencia, en el reinado de Alfonso IV, sobre los límites de Horta. Se consigna su fallecimiento en octubre de 1333.

-Esteban Gil Tarín, emparentado con los Corneles y los Urreas y descendiente del anterior Justicia de este apellido, desempeñó funciones de consejero de Alfonso IV y Justicia entre el 6 de enero y el 2 de agosto de 1334, fecha esta última en que murió. Logró de Alfonso IV autorización para tener en su Corte dos Notarios públicos y valerse de ellos en todas las funciones de su ministerio, medida que contribuyó mucho a la eficacia de sus funciones. Estuvo casado con Elvira López de Bergua, de la que tuvo un hijo llamado Esteban y una hija que contrajo matrimonio con Gombal de Tramacet.

-Pelegrín de Anzano. Nació en el castillo de Anzano, cerca de la ciudad de Huesca y fue docto jurisperito, obteniendo su Ejecutoria de Infanzonía en 1321. Se incorporó al cargo en 30 de septiembre de 1334, designado por Alfonso IV, permaneciendo en él hasta primeros de julio de 1337, en que fue nombrado por el Rey Pedro IV como su Embajador ante el Papa Benedicto XII, hasta su muerte el 23 de mayo de 1338. Escribió una obra titulada Comentarios sobre los Fueros, Usos y Observancias en Aragón. Contrajo nupcias con Martina de Aísa, fallecida en 1335, madre de Martín (que murió sin sucesión) y María.

-Pelegrín de Oblitas, nacido en Tauste, donde se hallaba la casa solar de su apellido originario de Navarra, declarándole el propio Rey Alfonso IV como Infanzón en 6 de abril de 1325, siendo, posteriormente, armado caballero. Era Merino de Zaragoza y accedió al cargo de Justicia el 22 de julio de 1338 y falleció el 6 de julio de 1339, reinando Pedro IV.

-García Fernández de Castro. Antes de ser nombrado Justicia actuó como consejero del príncipe Pedro y a la subida al trono de éste, le designó en 1336 como su Embajador cerda de la Santa Sede y luego Sobrejuntero de Sobarbe. Desempeñó las funciones de Justicia desde el 8 de enero de 1340 hasta junio de 1348, buscando siempre la concordia entre los integrantes de la Unión, con dudosos resultados.

-Lope de Aísa. Señor de Salas, tuvo un mandato breve, en el que se le denominaba regenti officium Justiciatus Aragonum, que duró desde el 18 de julio hasta el 17 de septiembre de 1348. Era la suya una familia noble procedente de la Villa del mismo nombre en la provincia de Huesca, de la que uno de sus miembros más antiguos era Martín de Aísa, participante en la batalla de las Navas, en 1212. De la rama originaria se desprendieron otras que tuvieron su solar en la ciudad de Huesca y localidades de Uncastillo, Sinués, Sesa, Ola, Poleñino, Farasdués y otras.

-Galacián de Tarba, que sólo ejerció, a partir de 17 de septiembre de 1348, durante unos meses, pues cesó en el mismo mes de 1349. Aumentó con nuevos capítulos, por encargo del Rey Pedro IV, los Fueros de Aragón; y presidió las Cortes celebradas en Zaragoza en 1348, en las que entre otras importantes decisiones se adoptó la que trataba de las cosas que el Rey y sus sucesores, el Gobernador de Aragón y sus vicegerentes, el Justicia y los demás jueces y oficiales, estaban obligados a guardar y hacer para conservar los Fueros de Aragón. Era descendiente de un linaje infanzón oriundo de Jaca, con una rama asentada en Zaragoza, de la que este Justicia procedía, quien sirvió a Jaime I como Capitán de la Guardia Real en la conquista de Valencia, así como Embajador del Reino en Inglaterra. Tuvo por esposa a Isabel Alós, de la que nacieron su hijo Ramón y tres hijas que casaron con miembros de las familias Lanuza, Cerdán y Francia.

-Juan López de Sesé, nacido en Albalate del Arzobispo en 1320, era hijo de Juan y Elvira, Señores de Fabara. Elegido el 9 de octubre de 1349, participó en las Cortes celebradas en Zaragoza en ese año y actuó en esta ciudad como general cuando Pedro de Castilla intentó invadirla, dejando buena muestra de sus dotes militares. En 8 de octubre de 1355 recibía un requerimiento del Rey Pedro IV para que hiciera cumplir y observar las Ordinaciones promulgadas por los Jurados de Huesca, destinadas a mantener y conservar el Estudio General en Teología, Derecho Canónico y Civil, Medicina y otras ciencias. Casó con Sancha Romeo de Monteagudo de la que tuvo dos hijos llamados Fernán y García, el segundo, marido de Catalina de Biota. Falleció este Justicia en 1360 y fue enterrado en Albalate del Arzobispo, de donde, según Cerdán, era oriundo su linaje. Según un ilustre genealogista, los Sesé tuvieron grandes propiedades y señoríos en Fabara, Binaceite, Oliete, La Codoñera, Alcaine y otras localidades, teniendo su casa matriz en Albalate, donde hicieron, a sus expensas, una capilla dedicada a San Juan Bautista, en la que tenían su propio enterramiento.

-Blasco Fernández de Heredia, nacido en Munébrega, en la Comunidad de Calatayud, hijo de García Fernández de Heredia, Señor de Aguilón. Fue portero mayor de la Reina Leonor, esposa de Alfonso IV y se distinguió mucho como capitán en la conquista de Cerdeña y ejerció el señorío temporal de Botorrita y Aguilón. Por sus cualidades y aptitudes se le nombró Justicia el 15 de septiembre de 1360 y murió en 10 de octubre de 1362. Su hijo Juan fue Gran Maestre de la Orden de Malta, iniciador del Condado de Fuentes y Cardenal y fundador del convento de San Juan, de Caspe.