print
 
NUESTRAS RAÍZES

Castigaleu, municipio ribagorzano (1)

Almuzara.



Por Santiago BROTO APARICIO
05/03/2006

En la cuenca del río Cajigar, a su orilla derecha, en un pequeño Valle y en la falda oriental del Tozal de San Isidro, el lugar de Castigaleu, a 836 metros de altitud, situado entre dos montañas es la capital de un término de 251 Has., lindante con los de Monesma y Cajigar, Isábena, Lascuarre y Tolva, que por el Norte llega hasta la Roca Topina y la Sierra de Cajigar, a Medio día con el Serrat de San Lorenzo; a Poniente con el Pico de San Jaime, Solana y la Barraca; y al Nordeste con la Planella de Vices, Cuadra de Trucafort y el Común de Estaña.

A través de los tiempos ha tenido los nombres de Castigalon, Castellilgo y Castro Galet, que posiblemente denominaron un fundo o propiedad de un señor llamado Galón, Galet o Ilgo. A finales del siglo X su castillo, levantado por los árabes, al ser conquistado pasó a formar parte de la línea de vanguardia ribagorzana ante la marca fronteriza del Al-Andalus; luego -según Francisco Castillón- fue posesión de los Señores de Raluy y Beranuy y durante el siglo XI dependió de los Condes de Pallars-Jussá y entre los años 1040-1083 lo mandaron los Tenentes Suñer Josfred y sus descendientes, para pasar, en 1090, a poder de Ramón Dac de Cornudella. En 1106 lo tenía Bernat Ramón, que lo entregó como dote a su esposa Oria de Entenza, y ya en 1190 el señorío fue incorporado a la Corona por el Rey Alfonso II de Aragón, quien ya se había hecho cargo, en 1176, del castro y lugar de San Lorenzo, agregado a Castigaleu y posesión familiar de los Eril.

En 10 de junio de 1257, Jaime I de Aragón otorgaba a Castigaleu un privilegio declarando a sus hombres y heredades francos y libres para siempre, salvo del pago del monetario, peita, cena u otros servicios propios del rey. En el siglo XIV había en Castigaleu cuatro castellanes: Bernardo y Guillamón de Espés y Guillén y Gombalt de Castelsent, quienes percibían allí sus derechos. El castillo de Castigaleu, en 1492, había perdido las tres torres que antes tenía y actualmente sólo queda de él una casa fortificada con torreón adosado, datados en el siglo XVI.

La iglesia parroquial, dedicada a San Martín, es edificio gótico con portada renacentista, ábside poligonal y bóveda de crucería y campanario de base cuadrada y dos cuerpos rematados por chapitel, con torreones en sus esquinas de cubierta circular. Existen seis Ermitas: de Santa María del Llenero, San Isidro y San Andrés, románicas de los siglos XI y XII, la primera sita en gran edificio amurallado y las otras en la cúspide de unos cerros al sur del caserío; la de San Miguel, fechada en 1687; la de San José -restos del que fue templo de San Martín del Castillo-; y la de San Pedro, Mártir, ruinosa, también denominada dels Forats de los Moros o Almordillada. Y en la arquitectura civil se conservan numerosos casales notables pertenecientes a los Castell, Subirana, Morilló-Santes Mases, Pucharcós, Estaña, Llebot, Marcantoni, Quinas de Joaniquet, La Almella, Perico, Raulera, Graells, Ribañé y Sallan.

Respecto a los caballeros Infanzones residentes en Castigaleu en documento expedido por el Concejo en 4 de abril de 1407, aparecían con tal condición Bernat de Sant Martí y Perico de las Heras; en 1492, además del último de los dos anteriores, Ramón de Almuzara, Juan de Las Heras y Antonio y Pere (mayor y menor) de Sant Aventí; y en 1495 los apellidados Murillo y Puycercós. El día 24 de octubre de 1787 el Ayuntamiento de San Llorens reconocía como hidalgo a Joseph Lloret y el 5 de noviembre siguiente, el Concejo de Castigaleu lo hacía a favor de Joseph Cemeli, Joaquín y Francisco Mongay, Joaquín Larruy de Puycontor, Francisco Miranda, Francisco Puyal, Antonio Mur y Francisco Castell.

Estos son los datos genealógicos de dichas familias hidalgas:

-ALMUZARA.- Este apellido tiene resonancias árabes, ya que parece proceder de la palabra Al-musara, cuyo significado es “lugar donde se doman los caballos” o “picadero”. En 1492 figuraba en Castigaleu como Infanzón Ramón Almuzara, quizá procedente de la Villa de Capella, en la que el linaje estaba radicado al menos desde principios del siglo XV. Posteriormente debió extinguirse pues ya no aparecen sus miembros entre los vecinos y sí ha residido una rama importante en la localidad de Binaced, donde el 22 de junio de 1947 fue nombrado Hijo adoptivo don José Almuzara Cereza, que fue Diputado a Cortes y Senador del Reino, quien murió en el mismo año.

-CASTELL.- La rama altoaragonesa de este apellido -también extendido como Castel y Castells- estuvo establecida en numerosas localidades situada especialmente en territorio ribagorzano. Tenía casas solares, desde los inicios del siglo XV en Aneto y Castanesa, en el municipio de Montanuy, en Arén, Benabarre (1677), Benasque, Bisaurri, Calvera, Castejón de Sos, Castillonrroy, Espés, San Feliu, Valle de Lierp y Casas de San Aventín (Torre La Ribera), considerando los genealogistas que su origen estuvo en los Señores de este último lugar, de donde procedía Francisco Castell, vecino de Castigaleu, quien fue reconocido como Infanzón por le Concejo en fecha 8 de abril de 1785 al exhibir una Firma posesoria a su favor expedida por la Real Audiencia de Aragón en 9 de diciembre de 1784, basada en la Ejecutoria de hidalguía ganada en el año 1527 por sus antecesores Ciprián, Juan, Adrián y Matías Castell, habitantes en dichas Casas de San Aventín, según certificaba el Fiel de Fechos del Ayuntamiento de Castigaleu en 5 de noviembre de 1787.

-CEMELI.- Son escasos los antecedentes que conocemos de este apellido, de tiempo inmemorial y antiquísimo -según testimonio del Ayuntamiento de Castigaleu- establecido en la localidad y siempre reputado como linaje Infanzón de sangre y naturaleza y así citado en documentos fechados en 1772, condición noble que se le reconocía por el Concejo a don Joseph Cemeli, titular de la casa solar en 1787.

-LARRUY DE PUYCONTOR.- Este linaje tuvo diversas ramas asentadas en las localidades ribagorzanas de Graus (con Firma expedida en 1673), Benabarre (Joaquín y Lucas Larruy de Puycontor eran vecinos en 1756 y 1797, el segundo licenciado en Cánones y Presbítero), Roda de Isábena (Juan Larruy era Infanzón en 1719). Fantova (Joaquín Larruy era Infanzón en 1694), Güel, Lascuarre (obtuvieron Ejecutoria en 1787), Capella (ganaron Salva en 1673 y 1800) y San Esteban de Mall (Joseph Larruy fue reconocido como hidalgo en 1662). En Castigaleu ya residían en 1381 y 1385 los vecinos llamados Domingo y Arnau de Puycontor, y después de 1737 pasó a contraer matrimonio allí, procedente de Lascuarre, Joaquín Larruy de Puycontor, presentando, para justificar su condición de Infanzón, que le fue reconocida, la Firma titular obtenida en sentencia definitiva de la Corte del Justicia de Aragón en juicio contradictorio contra el Fiscal de S.M., el Señor temporal y el Ayuntamiento de la Villa de Lascuarre, ejerciendo el citado el empleo de Regidor del Concejo de Castigaleu en 1787.

-LASHERAS.- Ya hemos hecho constar en la anterior reseña histórica de Castigaleu, que en documentos expedidos en los años 1407 y 1492, figuraban en este lugar como Infanzones los vecinos Perico y Juan Lasheras, sin que después vuelvan a nombrarse miembros de este apellido que debió extinguirse o trasladarse a otra población cercana, puesto que en 1788 se reconocía como hidalgo por el Concejo de Cajigar a Francisco de Lasheras y también los hubo en el mismo tiempo en la Villa de Benabarre.

-LLORET.- Desde años remotos tuvo este linaje casa solar en la Almunia de San Lorenzo, de la que en 1672 era dueño Mateo Lloret, marido de Teresa Montoliu. De dicho casal salieron ramas que residieron en Luzás, Tolva y San Esteban del Mall. En 24 de octubre de 1787, el Concejo de San Lorenzo daba verdadero testimonio de que el vecino Joseph Lloret estaba reconocido como Infanzón o Hijodalgo, el cual había presentado una Firma titular de Infanzonía con narrativa de una Sentencia en propiedad obtenida por su bisabuelo ante el Tribunal de Justicia de Aragón en el año de 1700.

-MIRANDA.- Los de este apellido figuraron como hidalgos desde siglos pasados en la localidad de La Puebla de Fantova, en la que levantaron casal solariego, del que salió en años posteriores a 1737, Francisco Miranda que pasó a convolar a Castigaleu, contrayendo allí matrimonio y presentando al Concejo del lugar los documentos justificativos de su hidalguía, por lo que fue reconocido en calidad de Infanzón en 5 de noviembre de 1787. También hubo casas solares de este apellido en Trillo y Palo y en 1626 asistió a las Cortes aragonesas el Infanzón Pedro Miranda, residente en Torre Labat y a las de 1677 el doctor Josef Miranda, de Barbastro. Ramón Miranda, de La Puebla de Fantova, ganó Ejecutoria de Infanzonía en la Real Audiencia de Aragón en 1804.