print
 
NUESTRAS RAÍZES

Castigaleu, municipio ribagorzano (y 2)

Armas municipales - Castigaleu



Por Santiago BROTO APARICIO
12/03/2006

MONGAY.- Los de este linaje eran procedentes de la Villa de Benabarre, en la que fueron notables personajes Juan de Mongay, Archivero del Condado de Ribagorza en 1577 y su hijo Pedro Mongay y Espés, literato y poeta, así como Juan-Cipriano Mongay que, en calidad de Infanzón, asistió a las Cortes aragonesas celebradas en Barbastro y Calatayud en 1626. También hubo importante casal de este apellido en Castigaleu, del que procedía Ramón Mongay, casado con Jacinta Serrate, que se estableció en os años de 1650 en la Almunia de San Lorenzo, del que fueron sucesores Antonio y Juan-Antonio Mongay, el primero marido de Teresa Ferrer y el segundo que pasó a contraer nupcias a Tolva, en donde tuvo descendencia.

El Concejo de Castigaleu en sesión celebrada el 5 de noviembre de 1787, declaraba que antes del año 1737 y de tiempo inmemorial y antiquísimo se habían respetado como Infanzones los vecinos Joaquín y Francisco Mongay, en virtud de las Firmas titulares que sus predecesores obtuvieron en la Real Audiencia de este Reino, que los citados habían exhibido.

-MUR.- Es uno de los linajes más extendidos por el Alto Aragón con numerosos casales, especialmente en Sobrarbe, de donde se afirma procedieron todos, así como Ribagorza y los Somontanos de Huesca y Barbastro, con importante anticipación de algunos de sus componentes en la larga historia aragonesa.

En Erdao era la de los Mur una de las más importantes de las cinco Infanzonas allí existentes; de ella salió Antonio Mur, que con posterioridad a 1737 se trasladó a Castigaleu, contrayendo allí matrimonio, y mediante los documentos que presentó acreditativos de la hidalguía de sus antecesores, fue reconocido por el Concejo como verdadero hijodalgo en 5 de noviembre de 1787.

-MURILLO.- Las referencias que se poseen de este apellido provienen de la obra titulada Nobiliario de Aragón, de Pedro Garcés de Cariñena, en la que se cita a Juan de Murillo caballero habitante en la villa de Sariñena, quien estando en la ciudad de Zaragoza en 22 de enero de 1451 concertó capítulos matrimoniales para el casamiento de su hija María de Murillo con Leonardo de Alagón, Señor de los lugares de Torres y Barbués, a cuyo efecto aportaba éste el lugar de Almuniente que también le pertenecía y seis mil florines legados por su madre Béneta de Arborea.

El Censo de fogajes de 1495 se incluye como titular de uno de los fuegos en Castigaleu a Ramón Murillo, escudero. Más adelante, desde 1585 hubo en la villa de Naval un casal de este linaje, del cual otras ramas se asentaron en Belchite y Leciñena, según la documentación existente en la Real Audiencia de Aragón correspondiente al siglo XVIII.

-PUYAL.- Su origen se sitúa en la Villa de Benabarre, donde habitaba una rama importante del linaje, de la que Pedro Puyal fue admitido, como Infanzón, para tomar parte en las sesiones de las Cortes aragonesas celebradas en 1626, así como tuvieron casales en las localidades de Capella, Fantova, Benavente, Señiu y Monte de Roda, y de este último era Francisco Puyal, que después de 1737 pasó a convolar al lugar de Castigaleu, y a la vista de los documentos presentados, el Concejo, en 5 de noviembre de 1787, acordó su reconocimiento como verdadero Infanzón de sangre y naturaleza.

-PUYCERCÚS.- La mención más antigua de este apellido corresponde al titular de uno de los fuegos de Castigaleu en el censo de fogages de 1495, que se llamaba Pericot de Puxcerquos, al que se le daba la calidad de escudero o Infanzón. Diversas ramas se radicaron en las Villas de Boltaña y Naval de las que destacaron algunos miembros ilustres.

-SAN AVENTÍN.- Las únicas referencias que tenemos de este linaje se refieren a la existencia, en 1492, en el lugar de Castigaleu de los Infanzones Antonio y Pere de Sent Aventí y su hijo Pere. Así como en el siglo XVI un miembro de esta familia llamado Berenguer Sent Aventí residía en el cercano lugar de Cajigar.

-SAN MARTÍN.- La primera noticia que de este linaje se dispone se refiere a la concesión por Jaime II de Aragón, en febrero de 1325, de una Salva de Infanzonía a favor de Pedro-Ximeno de San Martín, posiblemente avecindado en San Martín de Veri, en el término de Bisaurri. En documento expedido en 1407 se cita, entre los Infanzones residentes en Castigaleu, a Bernat de San Martí. En 1549 Joan de San Martín era uno de los cinco Infanzones avecindados en Castejón de Sos. A las Cortes aragonesas celebradas en 1626 asistió en calidad de Infanzón el vecino de Bisaurri Jerónimo de San Martín y en el municipio de Sos y Sesué, fueron reconocidos como hidalgos en 1787, los allí residentes Francisco y Pedro San Martín. En 1862 era alcalde de Ramastué José San Martín. Hubo también miembros de este apellido en las ciudades de Huesca, Tarazona y Zaragoza.

Otros linajes nobles tuvieron, en algún momento histórico, participación en la vida social de Castigaleu o San Lorenzo. Por su importancia destacamos dos de ellos, que fueron:

-ESPÉS.- Era una de las familias consideradas de Caballeros Mesnaderos de Aragón. Su primer miembro conocido fue Berenguer de Espés, que en 1149 acompañó al Conde Ramón Berenguer en diversas conquistas en tierras aragonesas y catalanas, entre ellas las ciudades de Fraga y Lérida. Otro del mismo nombre asistió con las fuerzas de Pedro II de Aragón a la batalla de las Navas de Tolosa. Bernardo de Espés, en el siglo XIII participó, con otros nobles, en la donación de Santa María de Calvera y algunos censos de Castrocid, al Monasterio de Obarra y ejerció el señorío de Finestras y otros lugares de Ribagorza, siendo enterrado, a su muerte, en un rico mausoleo en el mismo templo de Obarra. Raimundo de Espés, Barón de este título, reintegró a la Corona por orden de Alfonso III el castillo de Castigaleu que tenía en feudo y administraba en 1290 el castillo de Llert. Entre otros miembros ilustres de este apellido destacó Antonio de Espés que, en el siglo XV ocupó la sede episcopal de Huesca, Jaca y Barbastro y fue Canciller de los Reyes aragoneses y Arcediano de las Santas Masas; engrandeció la Universidad Sertoriana y su palacio y publicó el Brebiario más antiguo que se conserva en la Catedral oscense.

Los Espés emparentaron con los Alagón, mediante el matrimonio, en 1511, de Ana de Espés y Fabra con Pedro de Alagón, I Conde de Sástago, quedando incorporado a este título, además del Señorío de Finestras, la Carlanía de Chiriveta y Mongay, que heredó su hijo Artal; su otra hija Ana celebró nupcias con Juan de Bardaxí.

ERIL.- Procede este antiguo linaje de uno de los nueve caballeros que, al servicio de Carlos Martel, entraron en Cataluña en año 737 y ganaron el territorio a los moros, fundando las Baronías que cada uno conquistó. El que se apoderó de las tierras de Eril o Erill, en Lérida, se llamaba Berenguer Roger y sus descendientes tomaron ya por apellido el nombre de su feudo, originándose así esta ilustre familia que luego llegó a entroncar con las más nobles casas catalanas, aragonesas, castellanas y valencianas. Fueron Señores también del castillo y lugar de Pilzán, Castelló de Plà, Pallerol y Soliva, y en el siglo XII lo era, asimismo, Poncio de Eril, del Castillo de San Lorenzo, todos ellos en Ribagorza.

Felipe Roger de Eril de Aragón y Aymerich, Caballero de la Orden de Calatrava y gobernador del Rosellón y Cerdeña, fue creado Conde de Eril por el Rey Felipe III en 13-VII-1599; y su biznieto Antonio-Vicente de Leza y Roger de Eril, IV Conde, recibió la Grandeza de España, de 2ª clase, por el Archiduque de Austria en 6-II-1708, por los servicios prestados al mismo en la guerra de Sucesión. La misma distinción, de 1ª clase, le otorgó Fernando VI a María Cayetana Roger de Eril y Moncayo, VII Condesa, en 5-X-1757.

HERÁLDICA MUNICIPAL.- Por acuerdo adoptado por el Ayuntamiento en 11 de septiembre de 2002, se realizó el oportuno estudio para la aprobación de un escudo y bandera representativos de esta comunidad municipal, que quedaron así formados: el primero, de base circular, partido y entado en punta, con primer cuartel de gules con un castillo de oro (alusivo al nombre del lugar); segundo, de oro, una parrilla de sable, cargada a la siniestra por una palma del mismo color (simboliza a la aldea de San Lorenzo). Entado de oro con cuatro palos gules (Aragón). Al timbre corona real abierta.

En cuanto a la bandera, es de paño de proporción 2/3, dividido diagonalmente del ángulo superior del asta al inferior al batiente, en dos triángulos, amarillo el superior y rojo el inferior, con un castillo amarillo en el centro de este.

DOCUMENTACIÓN:

Archivo Histórico Provincial de Zaragoza. Padrones de Infanzones.