print
 
HISTORIA

Historia de la Plaza de Navarra de Huesca

La fuente de las Musas en la Plaza de Navarra.



Asociación de Antiguos Alumnos de la Universidad de la Experiencia en Huesca
22/10/2006

La Asociación de AA. AA. de la Universidad de la Experiencia de Huesca ofrece a los lectores oscenses este primer trabajo de investigación, dada su actualidad, sobre el entorno de la Plaza de Navarra. Es nuestra intención abordar el estudio de diferentes espacios urbanos.

Según la historiadora María José Salillas, en su libro “Arte y sociedad, actuaciones urbanísticas en Huesca 1833/1936” y que citaremos más adelante, dice así: “El ambiente urbano -el espacio de la Plaza de Navarra y su entorno- se deriva de una concentración de diversas realizaciones humanas, hechas con proyectos independientes y en diversas épocas, y cuyo proceso de formación todavía no ha terminado, resalta una calidad urbana infinitamente más rica que en cualquier plaza moderna proyectada. En el siglo y medio que ha durado su realización, no sólo fue cambiando la forma y la dimensión planimétrica, sino también lo que delimita el espacio: los edificios”. Esta plaza cambia de nombre en el tiempo. Se denomina, para los forasteros, Plaza de Zaragoza o del Casino. Fue Plaza de San Francisco en 1850, enseguida Plaza de Zaragoza hasta 1905, que pasa a llamarse de Camo con motivo de su nombramiento como senador vitalicio. Con la proclamación de la II República, Plaza de la República. El nombre de Navarra se le adjudica con la liberación de Huesca, siendo esta región la que manda refuerzos a la sublevación militar.

EL ENTORNO

Convento de las Carmelitas Descalzas: el único que se conserva del siglo XVIII. Este edificio fue mermado por los trazados de las calles Zaragoza y Alcoraz.

Aero Club: a iniciativa de Vicente Galindo se construye en Huesca el primer hotel en 1877. El proyecto es de 1876 firmado por el maestro de obras Mariano Anselmo Blasco.

Edificio conocido como imprenta Aguarón, hoy Bankinter y en restauración. Construido en 1883 por el arquitecto Federico Villasante, por iniciativa de José Lacasa, en el solar que ocupaba el convento de Carmelitas Descalzas.

Edificio Banco Santander-Central-Hispano: Con planos de 1858, Pedro Pablo, propietario del solar, pide permiso al Ayuntamiento para edificar, después de varios litigios se construye en 1878.

Edificio Banesto: Proyectado por Vicente Filló en 1888 por encargo de Mariana Bruce, es Leopoldo Navarro quien los construye.

Edificio Caja Rural: Con licencia de 1883, construido por el arquitecto Ignacio Velasco a iniciativa de Antonio Franco.

Edificio de Hacienda: Julio Brioso nos cuenta que el edificio de Hacienda: “sobre el solar que ocupaba la iglesia de San Francisco, se construyó un edificio de forma palaciega que fue derribado en 1906 por amenaza de ruina”. No se ocupa el solar hasta 1927 que se levanta el edificio de Hacienda, proyectado por Bruno Farina, inspirado en los palacios aragoneses del Renacimiento. Se edifica en piedra la planta baja y en ladrillo caravista en las superiores.

Edificios 2 y 4 de la calle del Parque: En 1933 se concede licencia de obras a Adela Polo para edificiar en el nº 2. Perval recurrirá en alzada. El señor Avellanas retrasa hasta 1935 la construcción del edificio proyectado por José Beltrán Navarro.

El nº 4, proyectado por el mismo arquitecto, tiene licencia el 6 de agosto de 1935.

El Círculo Oscense: En 1877, por iniciativa de Camo, se adquiere una huerta para construir el elegante edificio que se conserva. Se inaugura en 1904, aunque siguieron las obras por un tiempo. Es de traza modernista, flanqueada su fachada por dos torreones, posee una espléndida terraza y da acceso a su interior una magnífica puerta en madera decorada por la familia Arnal. En el interior una suntuosa escalera y los adornos y pinturas que se conservan en el mismo estilo modernista.

Edificio Alcoraz, nº 2: Sobre terrenos de huertas se edifica, proyectado por Enrique Vicenti, a petición de Cirilo Retortillo. La licencia es de fecha 6 de octubre de 1934. Se puede encuadrar dentro de la arquitectura racionalista en su versión expresionista. Aunque de estilo moderno, Vicenti no renuncia en la planta baja al ladrillo caravista, en blanco los miradores y fondo gris oscuro en los entrepaños de la parte alta.

Así queda la plaza, hasta que después de la guerra se levantan dos edificios de escaso valor arquitectónico: La Granja Anita y la Telefónica, entre el Aero Club y lo que se conserva del convento de las Carmelitas Descalzas, donde en la posguerra se instaló el Fielato Central (Portaleros o consumeros).

En el centro de la plaza que nos ocupa,y no menos importante que los edificios, se encuadra, decorando un digno espacio, la Fuente de las Ninfas.

Expediente 1146 del Archivo Municipal: Construcción de una fuente monumental en la Plaza de Zaragoza. Así reza el expediente que consta de dos planos a escala 0,1 por m. Proyecto de taza y pedestal de una fuente en la plaza de Zaragoza: proyección vertical del zócalo, proyección horizontal del zócalo y otro de sección de la fuente, firmado por el arquitecto F. Villasante. (Observamos, en el plazo de alzada, que la profundidad que exigen tanto los cimientos como la galería y las conducciones de cañerías y desagües, es de tres metros). Hay un sello de construcciones civiles del Agua de Huesca. Condiciones que han de regir en las obras de fábrica de la fuente que ha de emplazarse (nunca mejor dicho) en la Plaza de Zaragoza: hormigones que sirven de asiento a la obra, mampostería que forma el cimiento del zócalo de la fuente, los muretes y cubiertas de la galería del registro; las de la sillería que constituyen la taza, el zócalo, el embaldosado del pilón, los cojinetes de la cubeta, las rozas necesarias en toda la fábrica, colocación de las válvulas y tubos de desagüe y tubos de alimentación, empotramiento de viguetas de soporte y por último, la excavación que exija el emplazamiento de la taza y galería. Todo conforme a los planos y presupuesto conformado al efecto.

Descripción de la parte metálica: colocación de tubería de hierro que alimenta la fuente, otra que desagüe y vierta el agua a 13 m. de distancia de la fuente. El montaje de la fuente propiamente dicha desde el edificio de la cárcel. El coste de colocación de la válvula para la limpieza de la taza, establecimiento de todas las tuberías necesarias para el interior de la fuente que llevan el agua de ésta a todos los caños y surtidores. Construcción y colocación de una puerta de hierro de acceso a la galería y de unos estribos que se empotrarán en el pozo y que servirán para bajar a la galería. Montaje de la taza, montaje de la fuente, caños y surtidores. Pintado y reparación. Duración de las obras desde el 11 de junio al 8 de agosto de 1885. Multa de trescientas pesetas y por cada día, si no se cumple el plazo, diez pesetas, que se descontarán del precio de contrata. El precio a pagar al contratista será de 1.500 pesetas. Firma el arquitecto. Presupuesto 4.128 pesetas y 15 céntimos. El 23 de junio de 1885 pide permiso el Ayuntamiento al Gobierno Civil para las obras. Se aprueba el presupuesto que presenta el arquitecto en 3.900 pesetas, firma Hecho. Membrete del Gobierno Civil 26 de junio. Dada la apremiante fecha de San Lorenzo debe de salir a subasta por ser superior esta cantidad a 2.000 pesetas, como marca la ley. Firmado Nicolás Cacho. Sello del Ayuntamiento 7 de julio: se requiere al contratista para que retire unos sillares mal labrados, de acuerdo con las condiciones del contrato. Firmado Villa. Escrito al Presidente Comisión de Policía: 10 de julio apremia al contratista a cumplir lo instaurado por el arquitecto. 16 de julio: firma Pascual Beret contratista: impedimentos que no están en su indecisión, no puede cumplir fechas: las lluvias torrenciales de estos días y los caminos intransitables no permiten la extracción de la piedra de Bandaliés. Pide prórroga de un mes. A don Pascual Beret, 24 de julio: en vista de las razones que da en su escrito de 16 de julio, le prorroga la entrega hasta la próxima decena de septiembre. Firmado Hecho y debajo traslado al arquitecto. Con fecha 20 de septiembre: como contratista verbal de las obras metálicas de la colocación de la fuente, tengo el gusto de comunicar, que las obras a mi cargo están completamente concluidas.

Suplico se sirva proceder a su recpeción dado que la contatación es completamente independiente de las obras de su fábrica. Creo que nada se opondrá a dar cumplimiento a mi súplica. E. Blondeau, al excelentísimo Alcalde constitucional. El 7 de septiembre: el Ayuntamiento indica al Presidente de la Comisión de Policía urbana, reciba la obra. Hecho. Instancia al Alcalde: Pascual Beret ruega se reciba la obra después de la inspección. Sello del Ayuntamiento: al objeto de recibirlas y después de la inspección, se delatan las siguientes faltas: presencia de humedades que traspasan el espesor de la sillería de la taza y también por fuera de las juntas de las piedras, sin duda por no haber sido unidas convenientemente con lechadas claras de cal hidráulica. En la parte metálica reemplazar la escalera movible por otra fila. Han quedado restos de piedras que deben conducirse al campo por el contratista. Firmado Villasande. Empresa de Aguas Potables de Huesca: el Ayuntamiento de Huesca a don Enrique Blondeau contratista de traída de aguas de San Julián:

Una fuente vaso, completadas, 6.500.-

Colocación de dicha fuente y aparejarla, 1.500.-

Tres tubos y codos, 29,47.-

Dos escalas de hierro para subir a la fuente fuera de presupuesto, 44.-

Total, 8.073,47.-

Recibida la obra: firma el presidente del excelentísimo Ayuntamiento Domingo del Cacho. A don Pascual Beret y a don Enrique Blondeau la encuentran conforme con la recepción definitiva de la obra, 28 de octubre 1885. Hecho. Arquitecto Villasante.

Julio Brioso comenta que en 1886 el Ayuntamiento autoriza la instalación de jardines en la plaza, que poco a poco se ha ido configurando, y para ello hubo de desviarse el comienzo de la carretera de Zaragoza. En 1890 la plaza se hallaba ya la artística fuente y se iniciaron los primeros ensayos de alumbrado de la misma mediante un arco voltáico.

ANTECEDENTES HISTÓRICOS

María José Calvo Salillas en otro documento del libro “Arte y sociedad, actuaciones urbanísticas en Huesca 1833-1936” dice así: “Dentro del digno mobiliario de la plaza se encuentra la fuente que luce en el centro del jardín. Esta fuente que data de 1885 fue proyectada por el arquitecto Federico Villasante en la parte de la taza y pedestal; su parte figurada, en hierro fundido, es obra de A. Durenne, según inscripción situada al pie de la misma, en la que también se puede leer otro nombre que corresponderá al lugar en donde fue construida. Este nombre, borrado en parte, por su raíz Somma... parece ser algún lugar próximo al río Loira. Puede ser que el municipio encargara a Enrique Blondeau la parte figurada de la fuente, que según tradición local, se compró en una subasta en París. La fuente, con distintos juegos de agua, tiene dos niveles divididos por un cuerpo horizontal a modo de conchas, cobijando el inferior todo un repertorio decorativo ochocentista a base de mascarones de distintos tipos, sirenas con sus cántaros y elementos naturalistas; en la parte superior se aprecian unas figuras que representan a las musas de las artes, dando al conjunto un claro sabor romántico. Rodeándola: un parterre floral (A.M.HU. expte. 1146).

“La llamada fuente de las ninfas fue realizada a finales del siglo XIX, en torno al año 1885, en los talleres de la fundición Averly, siendo su creador Enrique Blondeau. Situada en el centro de la plaza, fue concebida para aportar frescor y sosiego a su entorno, según se indica en la memoria del proyecto redactado por don José Benedicto en 1919. Hoy tal fin es prácticamente imposible, al haber quedado la plaza insularizada por el tráfico, pero su valor ornamental e histórico persiste y su imagen es parte incuestionable del entorno en que se sitúa, así como de la memoria colectiva de los ciudadanos. Éstas son razones suficientes para su rehabilitación”.

Febrero 1995: El arquitecto municipal Pedro Lafuente propone una rehabilitación de la fuente por un importe de 4.565.513 pesetas, consistente en limpieza, iluminación y variedades de chorros y surtidores.