print
 
EL CINCA ENCUENTRO DE CULTURAS

Las vías romanas (7)

Mosaico romano. Villa Fortunatus (Fraga).



Por Francisco CASTILLÓN CORTADA
04/02/2007

Desde 193 (a.C.) Roma dividió Hispania en dos provincias con sus pretores propios: Citerior y Ulterior, la primera con su capital en Tárraco y la segunda en Emérita Augusta (Mérida). Los ciudadanos del Imperio eran cives romani, con derechos civiles y políticos; los latini que formaban el Imperio y los peregrini, extranjeros que vivían en el Imperio. Vespasiano (69-79 d.C.) otorgó la latinidad a todos los hispani, rigiéndose por el derecho romano con sus magistrados y familias convertidos en ciudadanos. Caracalla (211) concedió la ciudadanía a los súbditos del Imperio. El derecho romano otorgó a núcleos urbanos, colonias y municipios, el régimen seguido en Roma.

El medio más práctico y eficaz para extender las ideas, cultura, leyes y costumbres romanas, entre los principales, fueron las vías o caminos. Vía est vita, decían los romanos. Muchas de las actuales carreteras están trazadas sobre las antiguas vías romanas. Estas vías fueron trasiego de comercio, costumbres, leyes, legiones... Todas las vías partían del Foro Romano. Augusto (30 a.C.-14 d.C.) colocó en el centro del Foro un milliarium aureum, origen de todas las vías. Las hubo imperiales y municipales. Las vías en principio se ajustaron a necesidades militares y comerciales. Antonio enumera 34 rutas principales en Hispania. La construcción se concibió a comienzos del siglo IV. Célebres fueron la Adriana, Valeria, Salaria, Aurelia.. Para conocer bien la Vía que pasaba por la Litera, Cinca y Monegros hemos de echar mano del Itinerario de Antonio y de los Vasos Apolinares de tiempos de Caracalla (211-217 d.C.). En el de Antonio (139-161 d.C.) figuran 372 vías públicas, de las cuales, 34 corresponden, como dije, a Hispania, haciendo un total de 6.926 millas (mil por cada millar). Las vías imperiales acogían las legiones romanas y eran cuidadas por el Estado, poseían siete m. de ancho, compuestas por grandes losas y cuatro capas; el terreno era nivelado; poseía mortero fino de cuatro cms. La vía principal venía de Roma, llegaba al Summo Portus, Pirineos (La Pertus), entraba en Hispania, iba por Gerunda, Barcino, Tárraco, accedía por Ilerda, Osca y Cesaraugusta, y de aquí hacia Legio VII Gémina (Léon).

1. Vía Ilerda-Osca
Al llegar a Ilerda, esta vía bifurcaba: una, seguía por calle Mayor hacia Torrente de Cinca-Fraga, y la otra por calle Magdalena, Plá de Monsó, Raimat, Almacelles, La Clamor, santuario de La Alegría de Monzón, Castejón, Selgua, Berbegal, Pertusa y Osca. La Vía contaba con las mansiones de Mendiculeia (Poblas de Esplús), Tolus (ermita de Monzón), Caum (Berbegal), Pertusa, Osca. En estas mansiones los legionarios romanos descansaban y pernoctaban. El ejército formado por cives de pleno derecho y por proletarii. Los hispanos colaboraban como mercenarios y también grupos de indígenas que ayudaban a los legionarios en difíciles momentos. Alrededor de 28 legiones había durante Augusto. Hubo varias muy importantes, como la Legio Gémina, que ya mencionaré, formada por hispani con tropas auxiliares o cohortes (infantería y caballería). La Vía tenía los miliarios que marcaban las distancias, de los que hablaré otro día. Esta Vía venía de Ilerda por Almacellas, seguía por Mendiculeia (Pueblas de Esplús), llegaba a la Cruz de Valfarta (Monzón), hasta el santuario de la Alegría de Monzón (milla CCLXIII). Aquí se hallaba la mansión Tolus, Tolum o Telobis, la vía bifurcaba camino del Cinca salvándolo por la Alcantarilla (el puente) y las Pasaderas, iba hacia Caum (Berbegal), Pertusa y Osca, y el otro tramo corría por la Valfarta, el actual Adamil (ad milliarium), entraba en Mansha (Monzón), iba por Castejón, con puente por el Camín d ´ Osca, Camino de Zaragoza (Selgua), Berbegal, hasta Osca. En Cardiel (Castejón) descansaban las tropas, de ahí cardum, es decir, campamento. Esta Vía fue variada en el tramo que comprendía entre el santuario de la Alegría y las Poblas de Esplús. Por mandato de Jaime II de Aragón el año 1325 hizo pasar la Vía por Binéfar. A este tramo se le conoció en adelante como camino de bandoleros o de contrabandistas.

2. Vía de Ilerda a Cesaraugusta
Salía de Ilerda por calle Mayor, ermita de Butsénit, Alcarrás y detrás de Aytona, Serós, llegaba Masalcoreig hacia Torrente por Torralba. Cruzaba el Cinca más abajo de Torrente y ascendía por la escarpada de este río por Valcarrera hacia el Camino del diablo hasta los Monegros. Paraba en Cardiel (campamento), Candasnos (de cándara, el puente), Peñalba, Bujaraloz, Celsa (Velilla de Ebro), a Cesaraugusta.

3. Caminos imperiales
Cuidados por los municipios, con miliarios, rutas tanto o más importantes que las vías imperiales. Hoy corresponden a las carreteras de segunda, antiguas cabañeras o conocidos como caminos reales.

A- Camino de Tolus a Pompaleon (Pamplona)
Entraba por las Galianas (significa cabañera) de Zaidín, castillo de Calavera, de qalat barid, castillo de la posta, posaba junto a la Balsa de los Caballeros, iba por Marchantona (Marco Antonio ?), entraba en la llanura de la Alegría y se unía a la Vía Imperial, dejándola antes de ir al Pirineo por el Pinar de Salas, Fonz, Estadilla, Estada (strata, el camino), Puente del Diablo hacia Labitolosa (Puebla de Castro) y por el Pirineo hacia Pompaleon (Pamplona). Y de Belver no olvido el sugestivo Camino de Tarragona...

B- Otro camino llamado comercial venía de Fraga por Albalate, Alfántega, Pueyo, Monzón, hacia los Pirineos. Importante, también, el que procedía de Ilerda, por Alfarrás, Albelda, Tamarite, San Esteban de Litera, llegando a Monzón por el antiguo camino de la Valle de Tamarite (Monzón). Otro, que procedente de Fraga, discurría por Velilla, Ballobar, Chalamera, Ontiñena, Sena, Sariñena, hasta Osca.

Topónimos relacionados con la Vía

En la zona de la Litera, entre Almacellas y Suchs, se halla todavía el Camino de Lengua Enjuta, por sus piedras limpias. En Monzón el Camino de Cien Ovejas por el paso de los rebaños romanos y luego medievales, el de Los Quesos, por sus piedras redondas y tersas. El Camín d ´Osca en Castejón y el de Zaragoza en Selgua, claros indicadores de su dirección. El Camino de los Fierros en Candasnos por sus hierros indicadores en medio  de los Monegros. En Monzón todavía se conserva la calle Cabañera y las partidas que evidencian el paso de la Vía: la Calzada, las Tapias, las Cuadras, las Poblas antes de llegar al Puente de Monzón (hoy Castejón), el camino de bandoleros o contrabandistas, que ya mencioné. Camino de Valcarrera (Torrente) por el paso de las carretas romanas. Y antes de llegar a Osca, contamos con las localidades de ascendiente romano referidas a las distancias que hacían mención a la Osca romana: Tierz (a tres millas de Osca), Cuarte (cuatro), Quicena (cinco), Siétamo (siete), Nueno (nueve), Quinzano (quince). La Violada de vía-lata, vía amplia.