print
 
TIERRA NUESTRA

Los retablos nuevos de Eriste y Benasque “pasan a la historia”




Elena FORTUÑO
12/08/2007

GRAUS.- La iglesia de San Félix de Eriste fue el lugar elegido para la presentación del libro de Constancio Arigita titulado ‘Los retablos nuevos de Benasque y Eriste’, que ha sido editado por los propios Consistorios de Benasque y Eriste, la Comarca de la Ribagorza y la Diputación Provincial de Huesca. La obra ha supuesto desarrollar el proyecto premiado hace dos años como mejor trabajo de investigación dentro del Premio Literario ‘Villa de Benasque’ y es, además, un exhaustivo recorrido por estos dos retablos obra de Valeriu Prudea, el de Eriste, y de Martín Ruiz Anglada, el benasqués.

A juicio de Constancio Arigita, “ambos retablos se complementan, el de Benasque es el retablo típico de occidente, mientras que el de Eriste es una joya de oriente”. Agradecido por el apoyo de los Ayuntamientos implicados, las comunidades religiosas, y el resto de instituciones, el autor apuntó que se han editado un millar de ejemplares que no se venderán sino que servirán para obsequiar a vecinos, visitantes y autoridades que visiten el valle. El alcalde de Sahún, municipio al que pertenece Eriste, Ricardo Pedrol, se mostró muy satisfecho por esta publicación, que es, a su juicio, “un libro para analizar, escrito en profundidad”. Pedrol se felicitó, asimismo, por que el libro se diera a conocer durante la festividad de San Félix de Eriste, “una jornada muy especial para los vecinos”.

Tanto el alcalde como el autor resaltaron, además, la colaboración del arcipreste de Ribagorza, Ernesto Durán, y el apoyo del Obispo de la Diócesis Barbastro-Monzón, Alfonso Milián, dado que “no es fácil encontrar un obispo suficientemente abierto para que una iglesia católica acoja una obra ortodoxa, pero el nuestro es fraternal y ecuménico y apuesta por la unidad de los cristianos”, apuntó Arigita.

En el texto, el autor se refiere al joven artista rumano Valeri Purdea, de 29 años, como “pintor-escultor, copista-autor”. De su obra ‘La intercesión de María y Juan ante Cristo Señor”, título del retablo que adorna el altar de Eriste, comenta que “la figura de Juan tiene una fuerza difícil de encontrar en obras actuales”. En alusión a Marín Ruiz Anglada, fallecido en 2001, tres años después de la bendición del retablo de Benasque, Arigita comenta que “los libros habrán de recordarle por el valor grande de su firma; los que le hemos conocido, por el mucho mayor de su generosidad”. El retablo, de la Asunción de María madre de Dios de Benasque es, para Arigita “caudaloso”, allí, “Santa María, iluminada y luminosamente ascendida entre los ángeles, encumbra toda la tierra”.

Profesor de Secundaria y en los cursos diocesanos de Formación Cristiana, coordinador en el Aula de Teología, responsable del Centro Ecuménico y el Museo Parroquial de Iconos, artesano de reproducciones religiosas y, a partir de este proyecto, también investigador, Constancio Arigita contempla todas sus actividades “como un solo asunto con muchas buenas personas al que procuro poner ilusión y ellas, paciencia”. En la elaboración de este libro, Arigita se ha fijado en el contraste y la complementariedad, técnica, estética y teológica del retablo de oriente, el de Eriste, y del de occidente, el de Benasque.

El libro ‘Los retablos nuevos de Benasque y Eriste’ será presentado próximamente en la villa benasquesa.