print
 

“Me da un poco de miedo la excesiva mitificación de Costa”

Rafael Bardají, dirigiéndose al público.
Rafael Bardají presentó su libro y habló de las etapas de El Ribagorzano



Elena FORTUÑO
08/02/2009

GRAUS.- Riguroso, pero a la vez cercano y muy humano, Rafael Bardají presentó entre amigos y compañeros su libro "El Ribagorzano: Un siglo, interrumpido, de actividad periodística en Ribagorza". En Graus, su pueblo, Bardají se mostró agradecido por la ayuda de la Diputación Provincial de Huesca y de la Asociación de la Prensa de Aragón que le han permitido llevar adelante este proyecto, muy significativo para él. Tímido con la tercera etapa de El Ribagorzano, en la que sujetó las riendas de esta emblemática publicación junto a otros profesionales de la información y personas comprometidas con la Asociación de Amigos de Sobrarbe y Ribagorza, Bardají abundó en las dos primeras etapas de El Ribagorzano, para cuyos responsables expresó su "reconocimiento" y dio "ánimos" a quienes hacen posible que siga viendo la luz en nuestros días.

Rafael Bardají, periodista de Heraldo de Aragón y profesor asociado de los estudios de Periodismo de la Universidad de Zaragoza, es además contertulio habitual en ZTV y en Aragón Televisión. Entre sus publicaciones, figura "Costa y la Prensa", un personaje, Joaquín Costa, con el que sin embargo es muy crítico. Respecto a este libro explicaba que "la relación de Costa con la prensa fue, como todas las relaciones de Costa, difícil, virulenta, tensa y complicada". También El Ribagorzano se ha asociado tradicionalmente a la figura de Costa, pero Bardají trata de ser realista con el personaje. "Me da un poco de miedo la excesiva mitificación de Costa, se le siguen llevando coronas y hay que desmitificarlo porque como todo personaje tiene sus aristas y las de Costa son muy intensas. Era un gran trabajador, una enciclopedia, pero debe servirnos a los de Graus para pensar que a través de él conocemos el mundo y no que a través del mundo conocemos a Costa porque eso puede estrecharnos la visión".

"El Ribagorzano: Un siglo, interrumpido, de actividad periodística en Ribagorza" ha llevado al autor a "bucear en las páginas amarillas de la hemeroteca de la Diputación de Zaragoza" para conocer sus dos primeras épocas, desde 1904 y hasta 1923. De ese exhaustivo trabajo, destaca la figura de Marcelino Gambón que "hizo que El Ribagorzano fuera más que un periódico". De ahí, su compromiso con los sindicatos agrarios". También aludió al "espíritu costista" que permitió que la publicación contara con colaboradores prestigiosos de fuera de la comarca. En estos primeros y florecientes años de El Ribagorzano, Bardají detalló los contenidos de la publicación que recogen fielmente la historia de estas tierras, desde las innovaciones tecnológicas, hasta los sucesos más curiosos o las páginas de sociedad, de las que leyó algunos extractos. El Ribagorzano del primer cuarto de siglo fue un medio "reformista conservador" que tuvo más de una polémica con el periódico católico Cruzado Aragonés de Barbastro.

Respecto a la segunda época que duró un lustro y comenzó en 1981, la definió, al igual que Marcelino Iglesias, como "apasionante". Junto al resto de colaboradores tributó "un recuerdo muy especial" a su hermano, José María Bardají, que publicó algunos artículos médicos y falleció hace varios años. "Por prevención y timidez" habló poco de este periodo que compartió con compañeros de redacción como el propio Iglesias, a quien definió como "amigo, vecino y, coyunturalmente, presidente del Gobierno de Aragón".

Francisco Salamero, impulsor de la cuarta etapa de El Ribagorzano en 1997, es "un hombre entusiasta", dijo, que apostó por esta publicación en una época en la que "la información ha cambiado mucho". Bardají considera que "este periodo de El Ribagorzano vuelve a los orígenes más costistas, defensa del patrimonio, luchas contra la política hidráulica y las líneas de alta tensión e incorpora entrevistas con los alcaldes que acercan la realidad del territorio". El autor deseó "larga vida a El Ribagorzano de la mano de Tomás Castillón".