print
 
CUADERNOS ALTO ARAGONESES

Cuarto centenario de la expulsión de los moriscos

Campanario de Pueyo de Santa Cruz.
1234



Por Francisco CASTILLÓN CORTADA
24/01/2010

A medida que la reconquista aragonesa iba afianzándose por tierras cinqueño-literanas, se fue estructurando la triple comunidad formada por moros, judíos y cristianos, en cada uno de nuestros pueblos. Durante la reconquista no hubo expulsión de judíos y moros, se les dio la oportunidad de poder salir del país o permanecer con barrio propio, sus autoridades, sus mezquitas o sinagogas que poseían antes de la reconquista. En el Cinca-Litera hasta el siglo XVII permaneció un gran número de moriscos, herederos de los musulmanes, la mayoría convertidos al Cristianismo simuladamente. Eran moros en sus vidas, costumbres y religión, pero eran un gran peligro tarde o temprano. A estos moros convertidos se les conocía como mudéjares o marranos (muharran) a partir de 1526.

A cominezo del siglo XVII había en España alrededor de 400 mil moriscos. Los inquisidores el año 1563 decían: asímismo quedaría sin comisario toda la ribera del Cinca desde la montaña hasta Fraga, en la cual ribera hay muchos lugares de cristianos viejos y de moriscos: Alcolea, Ripol, Pueyo de Moros, Huerto... a los cuales, ni el comisario de Lérida ni de Fraga pueden dar recaudo... es necesario haya un comisario en Monçón... Carlos I (1516-56) ordenó el bautismo de todo morisco bajo pena de su expulsión de España. Tiempos anteriores San Vicente Ferrer (1350-1419) predicó por nuestros pueblos la conversión de judíos y moros, pero nada. Muchos se bautizaron a la fuerza, siguiendo como unos vecinos del pueblo, pero no eran verdaderos cristianos. Ante estas actitudes, los reyes y la Iglesia les declaró falsos cristianos y falsos españoles, teniendo que intervenir la Inquisición. Los moriscos hablaban, vestían como los demás vecinos del pueblo, se dedicaban a la agricultura, alfarería, herrería, cerámica... Era el morisco un vasallo laico y eclesiástico. Y esta presencia arrancaba desde la invasión mora (714) hasta su expulsión (1610), es decir, ocho siglos de invasión.

DECRETO DE EXPULSIÓN

Fue el 17 de abril de 1610 cuando Felipe III (1598-1621) firmó el decreto de expulsión... Todos los hombres y mujeres y sus hijos, a los tres días de publicado el bando, salgan de sus casas y vayan a embarcarse a la parte donde el comisario que fuera a tratar desto, ordenare. Y se les permitirá que lleven consigo de sus haciendas, muebles, lo que pudieren en sus personas, pena de muerte al morisco que huya o entierre, queme o destruya hacienda que no pueda llevarse; los menores de cuatro años que quieran quedarse y los padres y curadores se lo autoricen podrán hacerlo. Podrán quedarse los cristianos viejos casados con moriscas, así como éstas con los hijos de ambos; también podrán quedarse los esclavos. El morisco que estuviere con cristiana vieja casado será expelido y los hijos del matrimonio, menores de siete años, quedarán con la madre, si ésta optara permanecer en el reino. Podrán quedarse los que notoriamente fueren buenos cristianos. Ningún cristiano viejo podrá ocultar a moriscos ni hacerse cargo de sus bienes, no aconsejarles en ambos sentidos, bajo pena de seis años de galeras y otras reservadas al arbitrio del virrey. Queda terminantemente prohibido vejar a los moriscos. El bando de este decreto se dio en Zaragoza, el 27 de mayo. El encargado de poner en práctica fue, por lo que respecta a Aragón y Cataluña, el marqués de Aitona, señor de Fraga y Ballobar... El censo morisco de Aragón ascendía a 70.540 moriscos, saliendo de Aragón el 20% de la población. Un total de 60.818. De Fraga salieron 64 casas, es decir, 104 hombres, 103 mujeres, 36 chicos, 29 chicas y 33 niños de teta, total 305 moriscos. De Mequinenza salieron 49 casas, 70 hombres, 100 mujeres, 35 chicos, 27 chicas, 27 de teta, total 240 moriscos. De Alcolea 8 casas, 15 hombres, 20 mujeres, 7 chicos, 10 chicas, 1 de teta, total 52 moriscos. De Albalate de Cinca 49 casas, 59 hombres, 59 mujeres, 40 chicos, 30 chicas, 14 de teta, total 205. De Ripol 10 casas, es decir, todo el pueblo, 14 hombres, 11 mujeres, 8 chicos, 5 chicas, 1 de teta, total 35 moriscos. De Pueyo de Moros (hoy Santa Cruz) 13 casas, 18 hombres, 16 mujeres, 5 chicos, 11 chicas, 4 de teta, total 50 moriscos. De toda la Corona de Aragón salieron 200 mil y de España 400 mil. El año 1618 el vicecanciller informaba al rey... El reino de Aragón es el que más tiempo se halla en España de esta semilla...

Con la marcha de los moriscos quedaron despoblados muchos pueblos de Aragón, esepcialmente los de señorío, que tenían contra sí varios censos cuya paga corría por cuenta de la dominicatura y señorío de moriscos.

El decreto de expulsión fue de verdadero pánico para los moriscos del Cinca, llegando a reunirse de noche en sus mezquitas, practicando el ayuno musulmán durante tres días... rogando a Dios que no diese poder a los cristianos contra ellos... Los moriscos que salieron por el Pirineo navarro fueron de 10 mil; ay de 12 a 14 mil por Canfranc. Los del Cinca, dice el Marqués de Aitona, se podrán juntar en Candasnos que ay a cuatro leguas, de allí a Caspe 5 leguas, a Maella 3, como los de arriba, los de Albalate, Alcolea, Pueyo... y en barcazas hasta el puerto de Alfaques, un total de 41 mil moriscos de Cataluña y Aragón... Según cardona, los desventurados moriscos por un día señalados por los ministros reales, marcharon en orden de procesión desordenada, mezclados los de a pie con los de a caballo, yendo unos entre otros, reventados de dolor y lágrimas.

CAUSAS DE LA EXPULSIÓN

La expulsión, como bien universal, alude a una posición religioso-política. El duque de Lerma, brazo derecho de Felipe III, dice... para que en todos los reinos de España queden tan puros como limpios desta gente como conviene... Los moriscos, descendientes de los musulmanes hispanos, convertidos en apariencia al Cristianismo, fueron un continuo peligro para España. 1) Mantenían comunicación con los africanos con la idea de volver a invadir la Península; 2) Su gran preponderancia industrial y una despoblación de nuestros pueblos, ya que los cristianos iban a luchar a Flandes o a conquistar regiones de América; los moriscos cada vez eran más que habitantes, adversarios. Y 3) Su presencia heterogénea era irreductible, formando una nación dentro de otra nación. La expulsión hemos de enmarcarla en un tiempo en que el poder era rígido e inflexible no toleraba disidentes, al igual que en Francia con los protestantes perseguidos y en Irlanda con los católicos...

Felipe IV (1621-65) el 28 de septiembre de 1622, dirá: Si se mira a las universidades, ciudades y villas, y lugares del reino y a los mismos bienes comunes y propios de estas villas es tan cierto e infalible que han tenido con la expulsión que con ocasión de tenerse que ir poblando el reino se han ido saliendo de estas villas, y lugares cristianos viejso muchas personas particulares que vivían en ellos, a poblar los lugares que quedaron desiertos de moriscos, con lo cual es llano el daño de estas comunidades, pues faltando en ellas esta gente, se han disminuido notablemente las rentas. Vicens Vives ve con la expulsión la unidad religiosa, pero su salida supuso un negocio negativo, especialmente en lo agrícola. Se enriquecieron los ricos-hombres de cada pueblo, es decir, los caciques, que tenían a los moriscos como esclavos, trabajadores de sus tierras.

HUELLAS MORISCAS

Resulta sorprendente la gran cantidad de huellas dejadas por estos moriscos en tierras del Cinca-Litera. Nombres de calles, como La Luna (Zaidín), apellidos, Bamala, Abizanda, Baringo, Medina, Alhama, Salamó, Moret...; partidas de monte y huerta, Campo de Moros, Valdemoros, Almerche, Almoraves, Redam, Mezquita (Fraga, Oso), Mozola...; los campanarios de estilo mudéjar de Pueyo, Monzón, Alcolea... palabras, expresiones, apodos,... poblaciones como Albalate, Alcolea, Zaidín, Alfántega, Almudáfar, Binaced, Binéfar, Vencillón, Almunia, Algayón, Raimat, Gimenells, Almacellas, La Saira, Sucs, Pueyo de Moros.. Cuando Cock, cronista de Felipe II, estuvo en Cortes de Monzón (1585), quedó sorprendido cómo los moriscos de Monzón rompían las vasijas contaminadas por el tocino y el vino en que habían bebido las tropas reales... Y Labaña, a su paso por el Cinca, a comienzos del XVII, se admirió de estas influencias moriscas y la frase, antes ir a la Meca andando, que a misa el domingo... Ilustre morisco poeta de Pueyo de Moros fue el llamado Puey de Monçó, quien compuso varios romances, peregrinó a la Meca, embarcado en Valencia, llegó a Túnez, Alejandría, el Cairo, la Meca, Jerusalén, Monte Sinaí...

EL BAUTIZO DEL ALCALDE DE MONZÓN

Muchos de los morisos expulsados creyeron que pronto retornarían a sus pueblos de origen, pero no fue así. Sabemos que algunas familias secretamente custodiaron a algunos niños moriscos. Un cronista de aquel año dice... Son muchos chicos y chicas que se han quedado en poder de personas pudientes... como vayan creciendo se casan unos con otros, repartidos en algunas casas particulares, qeudan niños inocentes y recuperables... San Juan de Ribera dirá: Los niños menores de siete años podrían venderse en España a buenos precios y en gran cantidad, así serán todos cristianos... Cervantes, en su Coloquio de los perros, escribe... Son ellos su lepra, su polilla, sus picazas y sus comadrejas... En Monzón, uno de estos niños fue creciendo en casa de los Saporta, dando origen a una tradición única en el mundo. Se trata del llamado bautizo del alcalde. El pequeño morisco fue creciendo y al concluir la guerra de Secesión (1643) volvieron los monzoneros al pueblo abandonado ante la presión francesa. Vencidos en este 1643, la población restituyó la vida cotidiana, pero carecían de autoridad. De entre los hombres jóvenes se fijaron los vecinos en un joven de casa Saporta, con grandes cualidades. Pero tenía un inconveniente, que era morisco, no era cristiano. Consultado el Vicario General de Monzón (Vicariato de Monzón creado en 1633 hasta 1856), catequizó al joven y lo bautizó en la Colegiata de Santa María (Colegiata 1607-1851; Catedral 1995). El pueblo celebró el acontecimiento en la Plaza Mayor bajo los balcones de la Casa de la Villa (actual Ayuntamiento). El recién bautizado salió al balcón siendo aclamado por la muchedumbre, quien agradecido, lanzó dulces, castañas, nueces... Y a partir de 1643, cada año, los monzoneros celebran tres acontecimientos: la expulsión de los franceses de su Castillo, la patrona santa Bárbara, pues el día del bautizo del alcalde y la victoria contra el francés, fue precisamente el 4 de diciembre, declarada por el Concejo y el pueblo patrona de Monzón, que lo había sido hasta esa fecha san Juan, y cada año, como digo, celebra el bautizo del alcalde en la misma plaza Mayor, con idéntico jolgorio, lanzamiento por parte del alcalde de muchas cantidades de dulces... Bonita tradición para una fácil fantasía novelística... Pero no olvides, amigo lector, que las tradiciones siembran identidades y virtudes. Si nos alejamos de nuestras tradiciones nos distanciamos de nosotros mismos. Tradición y recuerdo son seres con vida propia...