print
 

Los niños de Graus finalizan el curso recibiendo el "papelón"

Los escolares grausinos con su "papelón" entre las manos.
Casi 350 alumnos recogieron este obsequio que entregan las autoridades municipales



Elena FORTUÑO
19/06/2010

GRAUS.- Casi 350 alumnos grausinos recibieron ayer el tradicional "papelón" que las autoridades municipales entregan anualmente coincidiendo con el final de curso. Este obsequio, que nació para paliar el hambre entre los niños en el siglo pasado y que, en tiempos de abundancia, se ha convertido en toda una fiesta, constituye "un reconocimiento" por el trabajo realizado durante el curso, en palabras de la alcaldesa de Graus, María Victoria Celaya.

Los 42 niños de la Escuela Infantil fueron los primeros en recibir el papelón a primera hora de la mañana. Los concejales de Cultura y Servicios, Peña Marín y Joaquín Marro, respectivamente, acompañaron a Celaya a la Escuela Infantil "Ninins", donde los pequeños agradecieron el regalo interpretando varias canciones.

La fiesta de fin de curso de los alumnos de Infantil y Primaria del Colegio Joaquín Costa se desarrolló el Centro Deportivo donde, desde primera hora, disfrutaron del espectáculo "Concierto Chiquilladas", a cargo del grupo Divertimento. A continuación, fue el turno de los alumnos de sexto curso que se despidieron de sus compañeros con chistes, bailes y una entrañable despedida a su profesor Tomás Castillón, que se jubila este año. La entrega del papelón, por parte de varios concejales (Javier Betorz, Joaquín Baldellou, María del Mar González, Marín y Marro) y la propia alcaldesa, puso el colofón a esta jornada para los 303 alumnos del Joaquín Costa que despidieron ayer el curso escolar.

Pese a haber variado mucho en su contenido en este siglo de vida, el "papelón" mantiene su envoltorio original de papel blanco. Tiene su origen en una donación al colegio realizada por una familia grausina a principios del pasado siglo. Este detalle se institucionalizó como reconocimiento a aquellos alumnos que lograban terminar el curso y, en tiempos de necesidad, como un suplemento alimentario. De las galletas que se daban entonces se ha pasado a las "chuches" de los tiempos actuales.