print
 

Trece historias dan vida al primer Museo de la Posguerra

Una mujer mira con atención uno de los paneles expuestos.
123
La exposición, que reúne los testimonios de trece aragoneses, se inauguró ayer en el Museo Provincial de Huesca



V.G.
13/03/2011

HUESCA.- "Se han dicho muchas cosas de la Guerra Civil, pero de la posguerra, casi no se ha dicho nada", y es precisamente ese vacío el que han querido cubrir Josán Casabona y Sofía Jiménez con Museo de la posguerra, una exposición basada en la historia de trece aragoneses que comparten sus vivencias de esta época para acercar al visitante la "cotidianidad" de una época no tan lejana en el tiempo, y muy viva en la memoria de muchos.

El Museo Provincial acoge esta muestra, que fue inaugurada ayer, y en la que también han participado los historiadores Irene Abad, Iván Heredia y José Luis Ledesma. Todos ellos ayudaron ayer a dibujar el perfil de este periodo desde distintos puntos de vista, pero sin olvidar el "principal" elemento de la exposición, las trece personas, entre ellas cinco altoaragoneses, que viajan al pasado y navegan en sus recuerdos para dejar testimonio de lo vivido.

"La gente es lo más importante de este museo", resaltó Casabona, que agradeció que algunos de ellos, entre los que se encontraba el altoaragonés Martín Arnal, acudiesen ayer a la puesta de largo de esta exposición, porque son ellos precisamente quienes les han dado "la información, las ganas de seguir adelante y la energía para llevar a cabo este museo", que no es sino el resultado de un amplio trabajo de investigación, y que plantean como "un museo diferente, un museo basado en la memoria".

"Queríamos recuperar recuerdos, los hechos, el imaginario que pervive en la memoria de las personas", apuntó a este respecto Jiménez, "y el recurso a la historia oral resultaba indispensable", porque "permite una mejor aproximación a la realidad de aquellos agentes sociales que estaban alejados de los poderes oficiales y que no pudieron dejar constancia de sus experiencias" y de cómo vivieron aquella época.

"Contar con sus testimonios nos permitía un acercamiento diferente y complementario a las fuentes escritas", añadió Jiménez, que aclaró que "por el momento son 13 las entrevistas que se han hecho", pero habrá más, porque "mientras la exposición esté itinerando, se van a realizar más entrevistas". No obstante, aclaró la historiadora, "lo que prima es la calidad, no la cantidad" de una serie de relatos en la que han dado libertad absoluta a "los informantes" para que fueran ellos mismos quienes decidieran qué cuestiones primar, a cuáles dedicar más tiempo, o cómo ordenar los hechos narrados.

Sus testimonios se acompañan de una serie de paneles en los que se contextualizan diferentes aspectos de este periodo hasta mediada la década de los cincuenta, y de la proyección de las diversas entrevistas y documentales que dan cuerpo al proyecto. Asimismo, se incluyen diversas fotografías antiguas y dos cómic sobre este periodo.

En la presentación también participaron Irene Abad, que se refirió al papel que desempeñaron las mujeres en la posguerra, destacando la "estigmatización" y la discriminación a la que muchas fueron sometidas por su ideario político, Iván Heredia, que recordó una de las partes más truculentas de este periodo ahondando en la represión y los castigos a los que fueron sometidos quienes no eran afines al franquismo, y José Luis Ledesma, que defendió la necesidad de seguir recuperando una memoria que, consideró, nunca debe caer en el olvido.