print
 

La actriz Carmen Barrantes pone en marcha la compañía teatral "9 de 9"

Imagen de archivo de Carmen Barrantes.
La oscense, creadora de la empresa con Hernán Romero, ultima la primera obra

Sigue disfrutando como la primera vez con cada Cabaré de caricia y puntapié que lleva a escena, pero desde hace algo más de un año esta obra comparte sus desvelos con el nuevo proyecto que se trae entre manos. La actriz altoaragonesa Carmen Barrantes, hasta ahora en la nómina de El Gato Negro, ha decidido dar "un paso más" y ha creado junto al también actor Hernán Romero, argentino "que es ya hijo adoptivo de Huesca", la compañía teatral 9 de 9, con la que espera estrenar el próximo mes de noviembre su primera obra, Al dente, un montaje en el que también participarán los actores Laura Gómez Lacueva y Jorge Usón, en la que tendrán nuevamente como director a Alberto Castrillo, y de la que se servirá un adelanto la próxima semana en el Teatro Olimpia de Huesca.



VANESSA GODIA
14/06/2011

HUESCA.- El montaje, que "ha sido posible gracias a la implicación, también económica, de todos los actores" que participarán en la puesta en escena de esta obra, nace de la inquietud de la propia Barrantes, que lejos de renegar de un Cabaré que le ha "dado mucho, hasta un Premio Max", se veía en la necesidad de probarse "en nuevos registros".

Tras rodar durante meses con la obra con cierta independencia, decidió "tomar las riendas" y lanzarse con este proyecto. "Además de apetecernos dar el paso, veíamos que en la situación en la que estamos ahora no hay demasiado movimiento, y si queríamos hacer algo, teníamos que ponernos nosotros a ello, generar el trabajo y sacarlo adelante".

Y es que, aunque no se siente "ni mucho menos encasillada" con su personaje en el Cabaré de caricia y puntapié, Barrantes sentía la necesidad de meterse en otra piel, "hacer otros registros, otros personajes.

"Creo que ha sido más una cuestión de querer aprender, de movernos en otros ámbitos y con otros personajes, en un lugar en el que estuviéramos tan cómodos", apunta la actriz, que justifica en esta afirmación la elección de la obra Al dente.

Cuando planteamos este proyecto hablamos de hacer un segundo cabaré, pero pensamos que las segundas partes siempre son arriesgadas, no queríamos hacer lo mismo de otra manera y tampoco sabíamos si una segunda experiencia en esta misma línea iría bien, así que pensamos en hacer esta obra, que no deja de ser una comedia con mucho trabajo de actor, pero que no es tan frenética como Cabaré", explicó en una entrevista concedida a este periódico la actriz, que asegura sentirse "más acompañada ahora" en el escenario, con cuatro actores dando vida al texto adaptado por Alberto Castrillo, que aceptó la invitación de los actores para asumir la dirección de esta obra, "una comedia más ácida, con un humor un poco más negro que el de Cabaré", avanza Barrantes, que asegura que será "un placer" subirse al escenario con sus compañeros, "todos ellos grandes actores", y hacerlo a las órdenes de Castrillo, "un gran director de actores", con los que "seguir aprendiendo".

Así nace esta obra, tejida en torno a las "conversaciones y las relaciones que establecen cuatro personas durante una cena". Sin embargo, toda la historia se desarrolla "en la cocina".

"Es allí donde se crea el ambiente de la obra, una historia que podría definirse como "naturalista y realista", y con la que creo que mucha gente se va a sentir identificada, porque cuenta lo que puede pasar, o no, en cualquier casa durante una cena con amigos".

Pocas pistas más desvela la actriz de este primer montaje, que no se estrenará oficialmente hasta el próximo mes de noviembre, pero que será llevado a escena para un reducido grupo de personas la próxima semana.

"Es lo que se llama work in progress, algo así como una obra en proceso, y lo que hacemos es representarla ante unas cien personas para ver si lo que nosotros creemos que funciona lo hace realmente, y saber qué opinan ellos del montaje".

Esta prueba de fuego, a la que llegarán "con todo el trabajo hecho, porque los personajes, la trama, todo, está ya cerrado, aunque con la posibilidad de pulir algunos matices", tendrá lugar la próxima semana en el Teatro Olimpia, concretamente, los el martes 21, el miércoles 22 y el jueves 23.

Se venderán cien entradas por sesión al precio "simbólico" de 3 euros, y tras la representación, que "servirá también para probar la escenografía, las luces, todo lo que conlleva la obra, los espectadores, entre los que estará representado un poco todo el público, gente que le gusta más el teatro, profesionales, como en cualquier representación, podrán comentar con el director lo que les ha parecido".

Este intercambio, subraya Barrantes, resulta muy beneficioso para la obra, ya que "muchas veces se tiene la impresión de que al público le ha gustado y no es así, o hay cosas que no se entienden demasiado bien y está bien que te lo puedan decir". Sólo así, asegura, se puede seguir avanzando en un mundo, el de la interpretación, en el que uno nunca puede dar nada por hecho.