print
 
CRÍTICA DE ARTE

Las "realidades compartidas", de Elena Montull, en la CAI

Obra de Elena Montull.
La exposición de la artista fragatina derrocha intimidad y sensualidad



J.L. ARA OLIVÁN
15/11/2011

HUESCA.- Una excelente exposición de pinturas se muestra durante estos días en la Sala de Exposiciones de Caja Inmaculada. Se trata de las obras que la artista fragatina Elena Montull titula" Realidades compartidas" y que son todo un ejercicio de habilidad en el trazo con el que logra importantes resultados no sólo del retrato de los modelos, sino también en la captación de atmósferas , en las resoluciones lumínicas y ,en definitiva, en la recreación estética, reflejo de la belleza del entorno que recrea.

Hoy en día las muestras de los realismos son amplias. El realismo, aplicado sólo a lo figurativo en contraposición a lo abstracto, alude a la relación del parecido con los personajes u objetos representados. La aplicación del término realista no sólo es manifestación de una trasposición de la realidad mas o menos fiel, que incluso tiene una carga de subjetivismo, sino que se inscribe en un campo mas abierto.

Existe un realismo social, otro expresionista, psicológico, mágico, etcétera. Las variaciones de lo que se entiende por realismo son múltiples. Esta exposición abarca las mas recientes de muchas de estas subtenencias. Intimidad y sensualidad se dan cita en estas realizaciones en las que Montull ejerce el realismo con absoluta y diáfana dignidad, propugnando en su pintura la representación estética de un humanismo contemporáneo. A través de su representatividad, insiste, asiste e indaga en el discurso de lo temporal, hasta en lo anecdótico, como dimensión identificable entre las realidades y los ensueños del acontecer humano y su conciencia de las relaciones. En estas pinturas el tiempo se determina como testigo y entorno donde la mujer- en este caso- se enfrenta a lo inexorable de su condición individual e íntima y en la de su propia socialización.

Poseedora de una técnica relevante estas obras se distinguen por su meticulosidad, su limpieza y fidelidad a lo representado y a los ambientes. Equilibrio notorio entre color ,luz, línea de expresión y composición. De ahí que penetren y se fijen con hondura en la retina del espectador.

Nos parece que en su propia juventud la artista se encuentra artísticamente en plenitud, Cada uno de sus lienzos encierra una historia, descubre una intimidad, relata un compromiso. Un instante integrador desde la visión que los motiva y con la argumentación mas explícita. Nos presenta unos interiores difíciles, donde juega con la luz y las sombras, logrando unos claroscuros que con sus penumbras resultan plenamente sugestivos.

Obra plácida serena y elaborada, son las constantes que se suman al dominio técnico que posee y al buen gusto y exquisitez en el tratamiento de los temas. Sus elegidas protagonistas femeninas carecen de engolamiento y artificialidad para expresarse hermosas y humanas, como sólo ocurre en el arte auténtico.

Puede visitarse esta exposición hasta el próximo jueves, 17 de noviembre.