print
 

Las primeras matrículas de grado subirán hasta 540 euros

José Ignacio Wert, con la secretaria de Estado de Educación, FP y Universidades, Montserrat Gomendio, a su derecha.
El Gobierno plantea a las CCAA aumentar la carga docente universitaria



OTR/PRESS
20/04/2012

MADRID.- El Ministerio de Educación, Cultura y Deporte propuso ayer a las Comunidades Autónomas que cada alumno pague hasta 540 euros más por la primera matrícula universitaria a partir del curso 2012-2013, según explicó la secretaria de Estado de Educación, Montserrat Gomendio, al término de la Conferencia Sectorial de Política Universitaria. Tras el anuncio de la medida, el País Vasco adelantó que no prevé subidas superiores al IPC en las tasas universitarias, mientras que Andalucía pidió que cualquier política de precios universitarios incluya becas para "compensar deficiencias".

Concretamente, el Gobierno plantea la posibilidad de ampliar la horquilla que tendrán que pagar los alumnos de su puesto universitario y que irá desde el 15 por ciento hasta el 25 por ciento del coste de este puesto en las universidades públicas. El objetivo es contribuir al recorte de 3.000 millones de euros en materia educativa anunciada por el Ejecutivo.

Además, la horquilla se ampliará entre un 30 y un 40 por ciento para la segunda matrícula, entre un 65 y 75 por ciento para la tercera matrícula y entre un 90 y un 100 por cien en la cuarta matrícula. Para los máster no habilitantes, se plantea hasta un rango máximo del 50 por ciento. Según la secretaria de Estado, se trata de aproximar el precio público de la matrícula al coste real.

Por otro lado, el Gobierno planteó a las comunidades autónomas cambiar la carga docente del personal universitario en función de los sexenios vivos que tengan en relación con la investigación. En este sentido, señaló que se reducirá la carga docente de aquellos que tengan sexenios vivos y se aumentará aquella carga docente de los profesores que no los tengan. Actualmente, según explicó, hay un 50 por ciento de funcionarios profesores universitarios que no tienen sexenios vivos.

En todo caso, la secretaria de Estado indicó que cada una de las medidas serán decididas por las comunidades autónomas, que tomarán las decisiones y el tipo de acciones que quieren implementar dentro del abanico de posibilidades. "Decidirán no sólo las medidas que necesita implementar la comunidad, según las necesidades de las universidades, sino también el grado de intensidad", informó.

CRÍTICAS DESDE LA IZQUIERDA

La subida de las tasas universitarias fue criticada por el PSOE, que advirtió a través de su portavoz de Educación en el Congreso, Mario Bedera, que dicho aumento es "insoportable", por lo que luchará "con todas sus fuerzas" para evitarlo.

"Nos vamos a oponer clarísimamente a esta medida y vamos a luchar con todas nuestras fuerzas para que no se produzca", dijo, para añadir que el aumento de tasas junto a la bajada de becas es un "cóctel explosivo".

Antes de que fuera anunciado dicha subida de las tasas, la portavoz de Educación de la Izquierda Plural en el Congreso, Caridad García Alvarez, ya señalaba que ese posible aumento será inalcanzable para muchas familias españolas. "Va a ser difícil y complicado, por no decir imposible", recalcó.

Tras el anuncio del Ejecutivo, el País Vasco adelantó que prevé aumentar como máximo el porcentaje del IPC en las tasas universitarias.