print
 
RIBAGORZA - ARQUEOLOGÍA

Encuentran en Graus unos vestigios que podrían ser restos de termas romanas

Imagen de los vestigios arqueológicos hallados.
Han sido hallados en una antigua cuadra en el barrio de Barrichós



ELENA FORTUÑO
11/12/2012

GRAUS.- En los últimos días, se han encontrado en el grausino barrio del Barrichós unos vestigios arqueológicos que podrían ser restos de termas romanas, según el filólogo e historiador Justo Broto, quien sin embargo se muestra prudente a la espera de contar con los estudios arqueológicos pertinentes. Los restos han sido hallados en una antigua cuadra y su aspecto es el de los vestuarios de los baños públicos de las citadas termas. De confirmarse su origen, se trataría de los primeros restos romanos hallados en Graus.

Broto ha dado con estos vestigios durante la exhaustiva investigación que viene realizando para su libro "La villa de las 11 puertas. El desarrollo urbano de Graus hasta el siglo XVIII", que verá la luz próximamente. "He ido mirando las puertas de Graus con más detenimiento. Los vecinos del Barrichós siempre hablaban del Portal de la Virgen del Muro, derribado en la primera mitad del siglo XIX y documentado", explicó Broto, quien comentó que el hallazgo de ese muro, próximo a la ubicación de la Virgen y su alineación, le llevó a pensar que no era un muro defensivo sino de un caserón anterior a la Edad Media. "Ahí al lado aparecieron los diez arquillos que tienen pinta de ser los restos de unas termas romanas". Los vestigios se hallan en el número 4 del Callizo de la Comadre, en un inmueble propiedad de Ramón Lalueza, en pleno Barrichós.

"Consiste en una pared de piedra, en lo que siempre fue cuadra, que contiene diez hornacinas arqueadas de ladrillo, perfectamente simétricas y alineadas. Su aspecto es absolutamente el de un "apodyterium" o vestuario de baños públicos. Se trataría -agregó- de las "taquillas" donde la gente dejaba la ropa y los útiles personales antes del baño". Las termas ocuparían cuatro o cinco casas del Barrichós, en cuyas bodegas también se han hallado algunos restos. "De ahí se deduce que hubo un Graus hispanorromano. En principio, nunca se ha dado nada por romano, pero las piedras no son suficientes y hay que excavar", comentó. De confirmarse, y aunque fuera una terma modesta, supondría que la población del Graus romano contaba entonces como mínimo con 1.500 habitantes.

Broto ha intentado contactar en los últimos días con la catedrática de arqueología de la UZ María Ángeles Magallón, responsable de las excavaciones en Labitolosa, y espera que ella realice una primera evaluación. Además, como integrante de la Mesa de Patrimonio de Graus, recientemente reactivada, Broto está elaborando un informe para remitir a este organismo grausino. A su juicio, la Mesa del Patrimonio debería gestionar "el estudio por parte de expertos, su protección y catalogación, si cabe, de la mano de la UZ", indicó.