print
 

"Es ideal jugar en familia, todos juntos alrededor de la mesa y pasar buen rato"

José Luis Marquina y Armando Lasierra.
José Luis Marquina, creador del juego de mesa Nextbol

La bombilla se iluminó "por casualidad", mientras jugaba con su hijo. Ocurrió hace unos veinte años y desde entonces José Luis Marquina no ha dejado de darle vueltas a la idea hasta conseguir perfeccionarla y hacer del sueño una realidad. Este zaragozano afincado en Huesca desde hace diez años es el artífice de Nextbol, un juego de mesa, a caballo entre el ajedrez y las damas, que conjuga estrategia, diversión y competición.



V. ALLUÉ
15/07/2014

HUESCA.- "Es un juego de estrategia tridimensional", explica el autor, quien apunta que entre sus bondades destacan la de "desarrollar la concentración, la capacidad espacial y la psicomotricidad". Pueden jugar dos o cuatro personas y hay dos formas de ganar, colocando tres palos más del mismo color que tu adversario o alineando cuatro bolas.

Es apropiado tanto para niños de tres a seis años, como para jóvenes, mayores y ancianos. Además, se trata de un divertimento "muy didáctico si se practica en colegios, universidades o residencias", añade, aunque, como buen juego de mesa, "también es ideal para hacer familia, jugar todos juntos alrededor de la mesa y pasar un buen rato".

Nextbol ha ido evolucionando desde que se ideó en 1995, ese año fue presentado en el Eureka Salón de Innovación de Bruselas y obtuvo "una medalla de oro", justo el espaldarazo que necesitaba su creador para montar una empresa en torno al producto.

La falta de experiencia empresarial hizo que esta primera sociedad no llegara a buen puerto. En esta etapa, la producción del juego era manual y no podían cumplir con la demanda. La empresa se disolvió y Marquina, lejos de abandonar su idea, volvió a intentarlo. Esta vez pidió la colaboración de la Universidad de Zaragoza que, a través del CPIFP Corona de Aragón, se encargó de crear una máquina con la que poder fabricar las piezas del juego.

Después de tres años, esta máquina ya es una realidad y de ella ha salido la primera edición, que consta de dos mil ejemplares, y se pueden adquirir en tiendas de Huesca, Vitoria, Pamplona y Benabarre, así como en un stand en la feria del Open Internacional de Ajedrez que se celebró en Benasque hasta el pasado sábado.

El juego suma otro valor añadido y es que, próximamente, pasará a fabricarse en Atades Huesca, donde se trasladará la máquina y serán los usuarios los encargados de "hacerlo, tratarlo y envasarlo". De esta forma, el juego, además de interesante a nivel lúdico y didáctico, pasa a desempeñar una función social "muy importante", destaca Marquina, quien alaba el "excelente trabajo" que están realizando en la asociación oscense y agradece la ayuda de personas como Armando Lasierra, que lleva diez años colaborando con su empresa.